El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Posts Tagged ‘Cerebus

Spawn, Cerebus, Angela y los demás

Cuando Luis Saavedra me sugirió implementar esta sección de inmediato acudió a mi mente la splashpage doble del Spawn #10 (febrero 1995) con Dave Sim en el guión y Todd McFarlane en lápiz y entintado de la historia denominada Más allá. Pese a esto, el artículo demoró en materializarse ya que para hablar de ese par de páginas tenía que necesariamente referirme a uno de los más engorrosos capítulos de la historia del cómic de superhéroes: la pugna judicial entre Neil Gaiman y Todd McFarlane.

Estoy seguro que el 99% de los lectores de cómics saben quienes son Sim, Gaiman y McFarlane y de seguro deben estar al tanto del pleito judicial que existió entre los dos últimos. Pero como no puede descartarse que nuevos lectores estén ingresando al apasionante mundo del Noveno Arte a través del Calabozo del Androide, descubriendo recién títulos, personajes y creadores, haremos una pequeña presentación de estos sujetos.

Who is who

Sim, McFarlane y Gaiman son tres creadores de gran peso en la industria del cómic norteamericano y podríamos llenar varias páginas sobre ellos, por lo que la versión supercondensada es ésta: Dave Sim es un dibujante y guionista de cómics canadiense pionero en cuanto a la auto-publicación se refiere, fundó su propia editorial (Aardvark-Vanaheim) y su personaje más conocido es Cerebus; Neil Gaiman es un escritor y guionista de cómics británico y su personaje más conocido es Sandman; Todd McFarlane es un dibujante y guionista de origen canadiense, fundó Image Comics junto a otros artistas disidentes de Marvel y su personaje más conocido es Spawn. Cabe mencionar que si bien ninguno de los tres anda corto de dinero, McFarlane es el único que puede considerarse millonario de acuerdo a los estándares estadounidenses, esto gracias a su mercenaria explotación de Spawn (y de los personajes de otros).

Fue justamente en el título de Spawn que se gestaron los problemas entre Gaiman y McFarlane, por lo que el primero decidió demandar al segundo sobre los derechos de Miracleman y tres personajes más creados para Spawn (sobre la complicada historia de Miracleman habaremos en más detalle otra ocasión). La demanda interpuesta por Gaiman alegaba que McFarlane persistentemente violó los términos del acuerdo al que ambas partes habían llegado en 1992 y 1997 respectivamente, pero antes de adentrarnos en detalles, demos un vistazo a los “humildes” comienzo del multimillonario McFarlane (tanto dinero tiene este tipo que en 1998 compró por 3 millones de dólares ciertas pelotas de baseball bateadas por Mark McGwire y Sammy Sosa).

De libertario a mercenario

McFarlane comenzó su carrera en la industria del comic trabajando para Marvel y DC, dibujando títulos como Infinity Inc., The Incredible Hulk, y The Amazing Spider-Man (Marvel, además, le encargó en 1990 la creación de una nueva serie de Spider-Man, que sería todo un éxito y de la cual haría también los guiones). Supuestamente McFarlane concibió la idea de Spawn una década antes de presentarla al público, pero optó por mantener al personaje en su portafolio antes de ofrecerlo a sus empleadores y perder los derechos de su creación. Como resultado de esto, el muy astuto de McFarlane no creó ningún nuevo personaje mientras trabajó para DC o Marvel. Read the rest of this entry »

Written by Amo del Calabozo

April 29, 2011 at 2:20 am

Cerebus, Writing: paseo campestre por una página.

Elegir un cómic cualquiera, de esos que no he visto en años, verles las portadas, revisarle las entrañas, ¿quién me dices que es el guionista?, el dibujante es muy discreto, splash pages, color, sombras. Las líneas cinéticas se mueven a lo largo de las páginas, luego viene un trazo limpio, estático, para dejar paso a una forma monolítica de componer las páginas. Nada de eso me convence y me sigo revolviendo en la indecisión, no tengo ningún tema y ya me parezco a un personaje de Seinfeld, deambulando. Se nota que hace tiempo que no leo nada de cómics, que no estoy al tanto ni de la Casa de las Ideas ni de DC Comics, mucho menos de algún cómic europeo y hermoso como Black Sad: Artic Nation, que me sigue esperando en el estante de aquella revistería, según recuerdo. Elegir un cómic cualquiera, de esos que viste la semana anterior pero pasaste de él porque no estabas de humor, y mucho menos lo estás ahora. Paso el dedo página tras página y luego me llevo una mano a los ojos, rascándome el cansancio. Escribir sobre nada no es un arte, es una derivación ociosa y desesperada.

Entonces me rindo, acepto que me es imposible encontrar un tema sólido, racional, para una columna llena de buenos argumentos, para lectores llenos de conocimientos. Estoy pegado en un número de Cerebus #52. Blanco y negro. Página 4 ó 5. Al final de la página aparece la extraña palabra “FIN”, en castellano, en un comic-book que está en inglés, en donde un enorme gañán de camiseta listada termina por irritar al ser peludo y éste le quiebra una silla en la crisma. ¿Cerebus no debería morir en el 20…? ¡Es ahora, ya pasó! Cerebus muere en el número de marzo de 2004, completando un enorme periplo de 300 números.

Cerebus The Aardvark fue un oso hormiguero humanizado en un mundo lleno de personajes humanos y creado a la sombra del Pato Howard, de Marvel Cómics. En realidad pretendía ser una parodia de Conan el bárbaro, pero en el número 25 las historias se vuelven un poco más serias, sin dejar de ser divertidas, más largas, sin llegar a ser extenuantes –con excepción de la saga Church and State, que demoró cinco filosóficos años–, y salen del pequeño espacio de la Casa de las Ideas para explorar el ámbito que el cómic le ofrecía a su creador. Por supuesto, su creador fue el canadiense Dave Sim, quien, en diciembre de 1977 inició con Cerebus uno de los periplos más largos y personales que un artista de los cómics puede llegar a aspirar con una sola creación, sin ningún apoyo editorial, sencillamente tirando hacia adelante. Cerebus se ha transformado en un símbolo dentro de la industria que varios artistas han tomado como modelo, como lo han sido Terry Moore (Strangers in Paradise) y Jeff Smith (Bone), incluso fue célebre su paso por el título del entonces adalid de la libertad comiquera, Spawn, cuando en su número 10 intentó liberar a muchos conocidos personajes superheroicos de sus ataduras editoriales. Cerebus es Sim y Sim fue Cerebus, de tal forma que mientras el título crecía también lo hacía el artista, experimentando con sus formas narrativas y expresivas, completándose arcos monumentales que duraban años, con alguna obra maestra como la redonda saga Jaka’Story.

La escena pertenece a la mini-historia denominada Writing y muestra a Cerebus sumido en una profunda reflexión sobre las desventuras del papel de gobernar, mientras que un tahúr de los peores se jacta de una cruel aventura con grandes aspavientos. Bueno, la narrativa se mueve en dos planos, incluso en planos supuestamente escindidos en el principio de la historia, pero que luego uno comienza a influenciar al otro. ¿Es esto un meta-lenguaje? ¿Surgió como una forma de jugar en la narrativa como lo mío es una forma de obviar la tesis? Siempre se ha dicho que hay que leer entre líneas o que una novela tiene muchos planos superpuestos, pues en esta página está expuesta en forma prístina aquello de líneas narrativas paralelas, y que sin embargo, no pueden leerse la una sin la otra, ni tampoco una después de otra. Separadas, están íntimamente ligadas como dos piernas de un atleta. Read the rest of this entry »

Written by Amo del Calabozo

April 27, 2011 at 1:47 am

Cerebus does the twist (with a twist)

Cerebus does the twist

Como todos saben, Cerebus murió en el nº 300 de su título, pero Dave Sim lo trajo de vuelta en un “what if” que se pregunta cómo habría sido su vida siendo parte del elenco de la serie Mad Men. Todo esto en Glamourpuss #18 (publicado a principios de este mes pero con fecha de marzo del 2010).

Written by Amo del Calabozo

April 26, 2011 at 8:05 pm

Posted in Cerebus

Tagged with , ,