El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Desenvolviendo el caramelo atómico

Saludos, seres vivientes. Hoy os presentaré a un nuevo amigo de esta mazmorra, Miguel Rey, que ha tenido la gentileza de entrevistar al fundador de este blog: Sergio Alejandro Amira, en relación al webcómic que él y Pablo Santander realizan desde hace poco más de un año: Atom Candy.

L. J. Miguel Rey nació en Sampues departamento de Sucre en 1976, en la costa Atlántica de Colombia. Desde muy joven se dedicó a contar historias con la inspiración de la series de tv, animación y los comics de superhéroes de DC editados por la extinta editorial Noravo. Es Locutor del programa GRAVITORIUM, actor de doblaje y voz comercial, diseñador gráfico, Comunicador Social Periodista de la Universidad de Antioquia. Coordina y dirige desde hace cuatro (4) años el proyecto editorial E.G.A (Espectros Gráficos Asociados) propuesta que propende por difundir el proceso de escritura y narración de la historieta como parte del proceso educativo de estimulo a la lectura. Actualmente se encuentra desarrollando el laboratorio de Narración Gráfica del Centro Cultural de Moravia, en la ciudad de Medellín. En 1998 escribió y co-dibujó la historieta Shadow-Black, de la cual se desprendió todo un universo de personajes que se encuentra desarrollando para publicaciones próximas. Desde hace más de 15 años ha formado parte de los procesos de difusión y divulgación de la Narración Gráfica en la ciudad de Medellín. Ha sido conferencista sobre historia del Comic en el marco de Fiesta del Libro y la cultura de Medellín y participó del conversatorio del 75 aniversario de Superman junto a Renato Geudes (Dibujante de DC comics) en Comicon Colombia – 2013.

Habiendo cumplido con las formalidades de rigor, os dejo con Miguel.

 

Gracias, Amo del Calabozo. Hola, soy Miguel Rey y hoy nos acompaña Sergio Alejandro Amira de Chile. Escritor del mundo de la historieta. Sergio, ¿cómo llegas a la historieta y cuáles han sido tus influencias?

Llegué por medio de Peanuts del gran Charles M. Schulz, que leía antes de saber leer a los cuatro o cinco años. Le siguió Iznogud, Asterix, y toneladas de revistas de personajes Disney, Condorito, y uno que otro cómic de superhéroes entremedio. Recuerdo dos cómics en particular que me regalaron a los diez años. Eran en formato novela gráfica, tapa dura, uno de los FF y otro de Spider-Man. El primero se titulaba: El vástago de los Cuatro Fantáticos y reeditaba el Fantastic Four Annual vol. 1 #6 de 1967 junto a una historia de Black Widow de 1976 de la que no tengo memoria alguna. La historia de los FF era una verdadera joya, lo mejor que la Edad de Plata y los personajes que le dieron origen tenía que ofrecer, magníficamente dibujada por un Kirby al máximo de sus capacidades cosmogónicas, llena de conceptos de ciencia ficción delirantes.

El segundo tomo se llamaba El Hombre Araña contra La Antorcha y era mucho menos interesante que el primero. No recuerdo nada de la historia principal salvo que al parecer Johnny Storm se había convertido en actor de Hollywood. Recuerdo mucho más el segundo cómic, protagonizado por Daredevil contra dos supervillanos a falta de uno.

Sobre mis influencias como guionista de cómics, acotadas solamente al noveno arte, suelo citar a Alan Moore, Grant Morrison, Warren Ellis, Kurt Busiek, Brian Bolland, Daniel Clowes y Charles Burns. Debo añadir, además, a Peter David, Brian Michael Bendis y Robert Kirkman. Debe quedárseme alguno en el tintero pero no se ofenderan por la omisión.

 

¿Cuál fue el primer trabajo profesional en el mundo de la historieta?

Haciendo memoria, fue traducir al inglés Red Foot, escrito por Alfredo Rodríguez y dibujado por Diego Toro. Este fue el primer cómic producido completamente por un equipo chileno y comercializado en Norteamérica.

 

¿Cómo nace Atom Candy?

Surge de la voluntad en común con mi amigo y colega Pablo Santander por crear una historia que fuese un work in progress que nos permitiese explorar nuestras capacidades narrativas en equipo. Si bien Pablo ya había dibujado historias mías antes, no fue en calidad de co-creador, esto le dio un impulso distinto a la historia y la ha alimentado desde entonces.

 

¿Cuál ha sido el desafío más grande con Atom Candy?

Mantener la periodicidad.

 

¿Cómo se integra Pablo Santander Tiozzo al proyecto?

Fue una idea que surgió durante una de sus tantas visitas a mi casa, en la ciudad de Viña del Mar (él vive en Santiago).

 

¿Cómo se genera esta atmósfera del mundo de Atom Candy, cuales son sus elementos más representativos y que trata de retratar sus aventuras?

Yo diría que el tema central, o elemento más representativo de Atom Candy, es el amor. Es una historia romántica, no cabe duda de ello. Varias de las situaciones (que son las que en definitiva crean la atmósfera) tienen que ver con los afectos y desafectos, con el deseo. Partimos con la brecha que se ha creado entre dos amigas y de ahí vamos hacia adelante y hacia atrás explorando las razones y consecuencias de este alejamiento tanto para ambas como para los demás personajes que las rodean. También es una historia de eso que los angloparlantes llaman: “coming of age”, la transición de una persona de joven a adulto.

 

¿Crees que se ha generado polémica por la orientación sexual de Javiera, el personaje protagónico?

Yo al menos no tengo noticias de nada semejante. En Chile las polémicas pertenecen casi exclusivamente a la tele y la farándula, creo que la única vez que he sabido de un cómic chileno que causara polémica fue con uno sobre Arturo Pratt, uno de nuestros héroes históricos.

 

¿En el concierto actual de la historieta chilena, cuál es papel de Atom Candy?

Ninguno. Atom Candy es una producción Off-Off-Broadway.

 

¿Hacia donde va la historia y que esperas de ella?

Luego del fin del primer arco argumental no tengo idea para dónde irá, y eso es lo que me motiva para seguir. Y lo que espero de la historia es que me sorprenda, como continuamente lo hace gracias al trabajo conjunto con Pablo.

 

¿Cuántas paginas de Atom Candy se han publicado hasta la fecha?

Ciento treinta y ocho y contando.

 

¿Cómo describirías el proceso creativo para la aparición semanal de las dos páginas que se publican cada vienes?

Ha ido variando con el tiempo pero por lo general yo escribo escenas de entre cinco a diez planas que luego envió a Pablo. Él me entrega las páginas dibujadas, yo las veo, reflexiono, si lo amerita modifico los diálogos originales y le encargo a Pablo más páginas si veo que está pasando algo no contemplado en el guión original. De ahí han surgido algunos de los momentos más memorables de Atom Candy.

 

¿Atom Candy hará aparición en páginas de papel algún día?

Esperamos que sí.

 

¿Cuántas páginas crees que faltan para acabar de contar esta historia de Javiera?

Para el primer arco argumental, faltan unas cientocincuenta páginas aproximadamente.

 

¿Con que compararías el proceso de creación de esta historieta?

Con el Yukimizake, el acto de disfrutar del sake caliente mientras se contempla la nieve caer.

 

¿Cuál es el desafío más grande que has sorteado en el desarrollo de la historieta?

El desafío más grande fue dejar de hacer fintas y meter el gol de una vez por todas.

 

¿Qué proyectos vienen a futuro para Sergio Alejandro Amira como guionista y dibujante?

Prefiero no adelantar nada. Como dice la canción de los Doors: “The future is uncertain and the end is always near”.

 

¿Dónde pueden encontrar información los lectores a cerca delos trabajos de Sergio Alejandro Amira?

Googleando mi nombre o aquí, en el pleonástico Calabozo del Amo del Calabozo.

 

Muchas gracias Sergio, un abrazo grande desde Colombia y estamos al pendiente de lo que valla pasando con Atom Candy a través de la Editorial Pezarbóreo. Muchas gracias por tu tiempo y hasta pronto.

Gracias a ti Miguel y un gran abrazo para todos mis amigos en Colombia.

Written by Amo del Calabozo

March 30, 2014 at 12:46 pm

%d bloggers like this: