El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Reseña Impresionista: Cuentos Chilenos de Fantasía, Antología 2010–2012

Este es un pequeño libro de delgadas tapas, publicado por editorial Tabula Rasa el 2013, y vio la luz con 100 ejemplares y 105 páginas.

Su portada es un fiel reflejo de su interior, una ilustración mediocre que no tiene ninguna referencia a Chile, sino que trata de imitar descaradamente el imaginario anglosajón. Y una pregunta queda sin respuesta, ¿Qué tienen de Chilenos los cuentos chilenos de fantasía?

Mi impresión general de esta compilación es la de comer un plato de papas fritas blandas y aceitosas recalentadas en el microondas. Mientras están tibias es tolerable, pero en la medida que las paginas pasan y las papas se enfrían, el panorama se hace cada vez peor. Sobre todo porque estas mismas historias se han contando una y otra vez hasta el cansancio y de mucho mejor manera.

Mi recomendación es no perder ni el dinero ni el tiempo con esta publicación. Este es un un libro innecesario, un buen ejercicio para los escritores (si están dispuestos a trabajar para mejorar). Pero un muy mal producto final. Los cuentos están llenos de frases repetidas, de situaciones ridículas y sin sentido, de moralismo mojigato e infantil, y lo que es peor, de problemas enormes de estructura y de sentido.

Ahora bien, esta es una compilación, y para ser justo con cada uno de los autores, que valientemente exponen a sus hijos al juicio popular. Trataré presentar mis impresiones (muy personales) de cada uno de ellos en particular.

 

1. El Espadachín y el dragón.

El primero y el mejor de los cuentos, y aunque incomoda ver a un dragón chino comportándose como un dragón occidental, está escrito con una prosa impecable.

El escritor falla en el arte de contar, no en el arte de escribir, ya que cuesta identificarse con el personaje y se echa de menos la exposición del conflicto interior del mismo. Ahora bien, es sin duda un cuento que hace reflexionar al lector sobre la verdadera naturaleza de los héroes, y nos lleva tras las bambalinas del teatro de los cuentos alegóricos, planteando sobre ellos, el espíritu de los tiempos; y ese es su gran logro.

 

2. Pequeño Rey.

La prosa en este relato no es tan depurada como el cuento anterior, y si bien es cierto hay detalles en los diálogos, la lectura fluye. El cuento nos va dejando saber de apoco que estamos ante el mismísimo Rey Arturo. Se nos presenta a un joven que camina junto a Merlín por los nevados caminos romanos de Inglaterra, y eso es atractivo, sin embargo el mero hecho de que caminen no es creíble.

Finalmente, el lector logra un enlace empático con el joven que muere al final del cuento, a quién Arturo ha decidido ayudar y quién es el verdadero protagonista. La arenga que Arturo pronuncia antes de la batalla final está bien construida y es emotiva sin embargo, si sopesamos todos los elementos, finalmente Arturo y Merlín están demás, no solo por que no hacen ninguna diferencia, sino por que están pobremente trabajados como personajes, son “un lujito” para darle mística a la historia, son el actor de veinte millones de dolares convocados para que la gente replete los cines, pero que al final del día, nos damos cuenta que la historia funciona perfectamente sin ellos, y al sacarlos de escena, nos preguntamos ¿por qué Inglaterra? ¿Por qué no algún pueblo austral de Chile? Pero en ese momento recordamos que esta es una compilación sin identidad.

 

3. El Regreso de Sir William Campbell.

Este es un relato anodino, de una redacción mediocre, que imita de mala manera los juegos de rol, los personajes son plásticos y sin vida, y por ende ninguna relación empática se establece con ellos, y por último, el relato no tiene ningún sentido.

No por poner enanos y elfos un relato se hace interesante, y el colocar el apellido Campbell lo único que hace, es acentuar lo malo de la historia.

 

4. El Ángel Caído

Este es el único cuento de la compilación que posee un mundo original, una sociedad Steampunk a la cual lamentablemente no se le saca partido, deja la impresión de ser una novela mal resumida, no un cuento.

El personaje principal no está bien presentado, y el lector jamás logra identificarse con él, la coprotagonista está de más, hay demasiados cabos sueltos y no hay tensión dramática. El acento moralista del relato es infantil, y el giro final es aburrido.

 

5. La última prueba.

Este es sin duda el peor cuento de la compilación. Es aburrido, redundante, no tiene sentido ni es verosímil, el personaje principal está pobremente presentado, y aunque usa una buena estructura, extensamente probada, lo hace de mala manera, por consiguiente, el cuento se alarga y se hace tedioso.

Los nombres exóticos no aportan nada, se usan copiando la formula anglosajona de usar raíces latinas o griegas, lo cual en español no funciona por que es obvio.

La acción está torpemente descrita, la coreografía de la batalla final es derechamente mala y no existe tensión dramática.

El mundo (es decir la fantasía) no está bien balanceado. La incongruencia del personaje raya en lo ridículo, ¿quién corre a enfrentar a su enemigo más terrible con las manos amarradas? ¿qué ser de la naturaleza no sabe la diferencia entre un macho y una hembra? ¿qué tipo de guardián del bosque necesita encender fuego? ¿qué guerrero experimentado cierra los ojos durante un ataque directo? Sin mencionar que a ratos no se entiende lo que pasa producto de la mala descripción.

Durante la narración queda claro que el autor no sabe de lo que habla (los leones son de la sabana y no del bosque por ejemplo, entre otras muchas incoherencias), y al pretender dar clases moralistas que resultan una burda repetición de los hechos (lo cual es imperdonable en un cuento) nos lleva al tedio y al rechazo.

En resumen, este cuento es un verdadero desastre impresentable y vergonzoso.

 

6. Las cosas fantásticas que suceden durante la noche de los fuegos de Bel.

Posee buena prosa y un tono humorístico que logra introducirnos en el mundo fantástico, sin embargo está lleno de clichés e inverosimilitudes. La protagonista es una joven de veinte años, sin embargo, en un mundo medievaloide, veinte años es una edad madura, entre otras cosas.

A pesar del buen comienzo, en la medida que se desarrolla el relato, hay partes que no se entienden, y la complejidad del universo (que es bastante interesante) sobrepasa a la escritora, quien finalmente se tropieza con el entuerto que ha creado para mover la historia (el conflicto) y termina con una solución rebuscada y floja, que no convence.

Al no terminar el relato a tiempo, por no haber encontrado la solución correcta al ingenioso problema planteado, el cuento termina pareciendo una novela incompleta.

 

7. El peso de la magia.

La prosa aquí es clara y la lectura fluye con facilidad, comienza con una formula conocida, el maestro nihilista y el joven aprendiz idealista que en amistoso conflicto plantean la inquietud de saber quién demostrará tener la razón, y se desarrolla desde ahí tratando de poner ante los ojos del lector profundas ideas filosóficas.

La relación sentimental entre el protagonista y el mentor es cursi, se nota que no hay experiencia, ni en su defecto investigación, y por ello se rompe la suspensión de la incredulidad.

En el segundo acto, se trata de compensar la cursilería con crudeza, tal vez para generar contraste, pero la cursilería persiste. Finalmente, este relato está tratado como una alegoría y no un cuento (lo cual no está mal en lo absoluto) pero persiste la pregunta ¿cuál es la reflexión final? ¿cual es el sentido del cuento y la tesis del autor?

 

En conclusión, creo que queda en evidencia que esta publicación no obedece al celo editorial, sino al legítimo deseo de satisfacer el ego personal de alguno o algunos de los autores.

 

17 de Octubre de 2013
Martin Muñoz Kaiser.

Written by @M2Kaiser

October 21, 2013 at 12:23 am

28 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. “En conclusión, creo que queda en evidencia que esta publicación no obedece al celo editorial, sino al legítimo deseo de satisfacer el ego personal de alguno o algunos de los autores”.

    Me gustó mucho la reseña, se nota que hubo trabajo para hacerla.

    Y como he dicho anteriormente. En nuestro país el problema no son los escritores sino los editores o la falta de ellos.

    Saludos.

  2. Puede que tengas razón con tus críticas puntuales sobre los cuentos (no los he leído), pero tu chauvinismo nacionalista es insufrible. Si al escritor le da la gana de escribir fantasía épica (la única que existe, la anglosajona, pues NO EXISTE fantasía épica latinoamericana), y al lector le da la gana leerlo, no por eso es más bueno o más malo. A mi no me interesa leer una burda translocación geográfica de la fantasía épica, no voy a pagar por eso. Si quiero leer realismo mágico lo quiero en Macondo, no entre castillos europeos, pero si leo fantasia heroica… debe ser en escenografías medievales. Lo otro es hacer literatura fusión, y al igual que con la cocina, esas mezclas suelen apestar.

    Rodrigo Juri

    October 23, 2013 at 1:58 am

  3. (Esta no es para publicar aunque eres dueño de hacerlo si lo deseas): Ahora veremos si el crítico acepta críticas ;)

    Rodrigo Juri

    October 23, 2013 at 2:02 am

    • Si, soy chauvinista y nacionalista ¿y qué?. Y creo que si la portada dice Chileno, algo de Chileno tiene que tener el contenido, sino, es una estafa. Y obiamente cada uno lee lo que se le pega la regalada gana Rodrigo. La perdida de dinero no es porque Chile no esté en el contenido, ni porque no me guste el género. Los argumentos están bien claros. Por otro lado tu visión de la épica es bien estrecha parece.

      ventadepomadas

      October 23, 2013 at 2:43 am

      • Chilenos son los autores! Sobre la calidad específica de los relatos partí diciendo que no los he leído y que no opinaré de ellos. Mi tema es tu chauvinismo literario, el que has aceptado, y por lo tanto nada más que debatir.

        Rodrigo Juri

        October 23, 2013 at 12:18 pm

  4. A ver Rodrigo Juri. Yo viví en el extranjero y el Amo del calabozo también. Y vimos el aspecto “épico” al que te refieres, y no es nada mas que eso que llamas como “nacionalismo”.

    Y si no hay un fantasía épica latinoamericana, entonces como se le llama a Pacha Pulai o La Ciudad de los Cesares y muchas otras. Pensar eso es como creer que no hay historias de terror en nuestro contienente porque eso lo hizo Poe o Lovecraft, y entonces que hay de Horacio Quiroga con su Almohadon de Plumas, y que también hizo lo mismo y en muy buena forma con sus cuentos sobre animales como Kipling?? O lo futurista que fue Salvador de Madariaga con su Jirafa Sagrada o el Buho de plata, que no tiene nada que envidiarle a H.G Wells o a Julio Verne.

    Y más cercano a nuestro país en ese género, el gran Hugo Correa, que tuvo prologos hasta de Ray Bradbury.

    Lo épico al igual que la fantasía…no tienen apellido y no pertencen a ninguna cultura en general. Sino lee las novelas “épicas” chinas y japonesas, que son por mucho tan o más antiguas que las anglosajonas.

    Y finalmente si la épica es anglosajona, el pico es chileno.

    • “Yo viví en el extranjero y el Amo del calabozo también”… QUE CLASE DE ARGUMENTO ES ESE. Yo viví un año en EEUU y dos años en Japón… toma! Tal demostración de vanidad personal hace innecesario ningún otro comentario de mi parte, por lo tanto solo me remitiré a copiar lo que dije en otra parte: “Cuidado. Lo que me parece que estas proponiendo es un proceso de infiltración y amalgamamiento de tradiciones literarias establecidas. Puedes intentarlo, sin duda. Pero si lo haces bien lo que surgirá de allí no será fantasía heroica, será otra cosa. Creo que un ejemplo lo da Baradit, quien creo que entiende este punto y bautiza el cibershamanismo… no es ciencia ficción anglo ni tampoco realismo mágico y por tanto merecía otro nombre.”

      Rodrigo Juri

      October 23, 2013 at 12:13 pm

      • No olvidar que la Araucana es un poema épico tambien. Y que la épica de Gilgamesh y las epopeyas asiaticas y griegas no fueron escritas en una ambientación medievaloide. La épica es un concepto que traspasa fronteras. Ahora bien, si ati en particular solo te gusta la épica con ambientación medieval, Bakan por ti.

        ventadepomadas

        October 23, 2013 at 3:55 pm

        • No confundamos las cosas. Una cosa es la “fantasía”, otra cosa es la “épica” (El Cid es épica y no es, en esencia, una obra de fantasia), y otra cosa, relacionada sin duda pero que no es lo mismo, es la “fantasía épica o heroica”. Ciertamente que la ambientación medieval no es una condición sine qua non para escribir fantasía épica. Necesitamos que la motivación principal del texto sea el sentido de lo maravilloso (no el asombro ni la sorpresa, no el miedo ni la angustia), necesitamos un universo que funcione sobre leyes sobrenaturales (pero estables y confiables, a diferencia del realismo mágico), necesitamos una dialéctica definida sobre el bien y el mal, y necesitamos heroísmo y viaje. Todos elementos que aparecen conjugados por primera vez, y con esa intencionalidad, en la literatura anglosajona. ¿Podemos trasplantar a otro escenario? Si, sin duda. Pero es solo eso, un trasplante, donde lo esencial de la estructura definida por la fantasía épica anglosajona debe ser respetada. Si no es respetada, ya no es fantasía épica.

          Rodrigo Juri

          October 23, 2013 at 4:24 pm

          • La Iliada Y la Odisea tienen todo eso que tu dices. creo que estas obnubilado por Tolkien. Eres un fan. y eso te impide hacer un análisis objetivo del asunto.

            ventadepomadas

            October 24, 2013 at 12:38 am

  5. Solo quiero opinar de la portada, porque no he leído ninguno de los cuentos.
    Es sexista y machista. Y es el resumen paradigmático que expresa por qué no me gusta la fantasía épica en general.
    Espero conseguir algún ejemplar del libro para opinar sobre el contenido.

    Dan Guajars (@guajars)

    October 23, 2013 at 4:12 pm

    • Si, es una mala portada sin duda… no en el sentido artístico, sino en el simbólico.

      Rodrigo Juri

      October 23, 2013 at 6:28 pm

    • yo te lo paso en la FILSA

      ventadepomadas

      October 24, 2013 at 12:39 am

      • Supongo que Rodrigo sabe mas de arte, anatomía, composición y pintura que yo.

        ventadepomadas

        October 24, 2013 at 12:41 am

        • por que no es que este mal pintado, es que el bárbaro usa medias XD

          ventadepomadas

          October 24, 2013 at 12:43 am

  6. Simple, haganlo mejor para la próxima y dejanos callados!! Porque en las crisis están las oportunidades.

    P.D: Los chinos usan la misma palabra para crisis y oportunidad, pero de seguro Rodrigo Juri lo sabía pues vivió 2 años en Oriente.

    P.D2: Tengo otras cosas que hacer, así que no postearé de nuevo sobre el asunto. Saludos, suerte y éxito.

    • Bornes man, creo que soy el primer autor en postear aqui y de verdad creo que está enteramente claro que nadie se está quejando porque lo critiquen.

      Una puntualizacion, eso si, sobre la discusion sobre el género. La épica no es necesariamente fantástica y la fantasia no es necesariamente épica. La fantasía es un género, la épica es una forma narrativa.
      ¿Cual es la principal diferencia entre todos los ejemplos que están sacando y (por ej) El Señor de Los Anillos? Facil: la Iliada y la Odisea y el Amadís y la Araucana, basicamente sucedieron. Ciertamente que no hay evidencia histórica contundente al respecto, pero todas responden a crónicas de hecho reales y/o pseudohistóricos.
      En Grecia los dioses no eran fantasía. Punto.

      En ese sentido, considero que en esta discusion hay mas “respuestas inteligentes” e ironía picota que verdaderos argumentos.

      Y lo digo de nuevo, el libro se llama Cuentos Chilenos de Fantasía, no Cuentos de Fantasía Chilena. Ciertamente que eso no cambia que los cuentos sean buenos o malos o lo que se les venga en gana. Se reciben las criticas formales. El resto de apreciaciones, valen tanto como cualquiera.

      Saludos.

      Roderick Usher

      October 25, 2013 at 1:36 pm

      • Los griegos tenían bien claro que los dioses eran alegorías, los tratados de los filósofos lo dejan bien claro. y se podría saber que tienen de chilenos los cuentos? todavia tengo la duda de por que CHile está mencionado en el título. es para enfatizar el hacho de que es una copia?

        ventadepomadas

        October 26, 2013 at 9:45 pm

        • Tiene tanto de chileno como las empanadas.
          O como Los Altísimos.
          O como los mapuches.
          O como el ciclo del héroe.

          O como sin ir mas lejos, como los autores. ¿De verdad tengo que citar de nuevo el título?

          Y demás que eran alegorías, lo cual no los pone dentro del género literario fantástico. Lo cual no quita que fuesen basicamente epica fundacional, “historia”.
          Sigo viendo que se te sale la ironía picota loco, de verdad están mañoseando solos Rodrigo y tu. Me siento como cuando uno le abre la puerta a los testigos de jehová.

          Saludos.

          Roderick Usher

          October 27, 2013 at 12:51 am

          • Ninguno de aquellos libros o temas, dice Chilenos en el título. solo pregunto, porque algo tan importante como el título de una obra no puede ser puesto por que si. Si dice Chilenos de Fantasía, es o por que los cuentos tienen algo de Chilenos, o por que es una selección que representa la fantasía hecha en Chile, y que estos cuentos representen la fantasía hecha en chile es una pretensión que prefiero no calificar. (mi naturaleza es la ironía, no confundas mi divertimento con pica, a mi me da exactamente lo mismo lo que la gente haga o deje de hacer, sin embargo, no por eso no voy a hacer las preguntas que creo pertinentes, lo divertido es ver como tratan de responder).

            ventadepomadas

            October 28, 2013 at 1:45 pm

  7. No alcancé a postear en facebook. Me parece que la discusión en Facebook se quedo solo en el supuesto “fascismo” del reseñador/critico por una parte de la reseña que concierne al titulo “Cuentos Chilenos de Fantasía” que en realidad es un poco confuso ya que uno como lector esperaría leer justamente cuentos de Fantasía Chilenos en un contexto, Aymara, Selknam, Mapuche incluso Español o de la guerra distintas guerras Chilenas, o actual! con un titulo así o no? y si se hubiera titulado “Cuentos de Fantasía de Autores Chilenos” o algo así la discusión se tendría que haber llevado necesariamente a la calidad de los relatos o si cumplen con la lógica de los universos propuestos por los autores o etc, cosas que uds como escritores saben mas que yo de su propio oficio.
    Como moraleja les propongo asesorarse por profesionales de distintas areas sobre todo de las artes visuales y comunicacionales, porque lamentablemente los editores acá en Chile solo funcionan como correctores de texto, impresores y distribuidores. Las obras gráficas (y de arte en general), sean estas, novelas, comics o antologías debería ante de un todo, obedecer a un Concepto Central Creativo que las ordene donde todo esta pensado, desde la tipografía, la portada, la diagramación y el Titulo en incluso los cuentos seleccionados. No se si esta antología tiene prologo, pero por favor a los escritores que pasan por acá les digo como su lector/publico objetivo/cliente/consumidor por favor incluyan prologos, ayudan mucho a poner la obra en contexto.
    Una pregunta ya que no he leido el libro, (y no se equivoquen por que las criticas sean lapidarias, como lector, mas ganas me dan de leer, una critica de relaciones publicas no me llama para nada la atención) en la portada aparece me imagino todos los elementos en la ilustración estarán inspirados en los diferentes relatos para darle una unión conceptual? si es asi, genial! si no, bien igual, esta bien compuesta, pero no va con el titulo por lo antes señalado.

    saludos y sigan publicando obras y criticas, pero repito no se queden con lo mas fácil de rebatir, vayan a la calidad de los relatos mejor.

    Rodrigo Carmona

    October 24, 2013 at 1:47 pm

    • Holas:

      Man, los cuentos son hechos en Chile. El género no.
      Y si no me equivoco, si, la portada tiene elementos de cada cuento.

      Roderick Usher

      October 27, 2013 at 12:56 am

  8. sobre la “anglosajona” ilustracion de portada, Lovecraft, Howard y Smith por muy gringos que sean, sus historias, canon de lo Barbárico y a lo que hace alusión la portada, no tienen precisamente indios sioux rindiendo culto a Crom, Cthuluh, Ubo-Satla o a Zathougga, o la Capital de Hyperborea está habitada por cowboys e inmigrantes italianos o hay una pequeña casa en la pradera en Mu-Thulan, de hecho hablan de continentes perdidos, razas inventadas y civilizaciones pleistocénicas que perecieron ante los glaciares de Polarión , desastres naturales y sus cultos destructivos a lo que vino de las estrellas o de las profundidades de la tierra. Incluso Arkham o Ulthar no aparecen en ningún puto mapa. Ven? la imaginación sobrepasa cualquier pasaporte.

    Carlos Eulefi

    October 24, 2013 at 2:09 pm

    • Los gringos son anglosajones, mataron a todos los indios americanos o los encerraron en reservas (no mestizaje). Su identidad es anglosajona y occidental, y como tales rescatan tanto los mitos griegos como las tradiciones oscuras paganas. ahí hay identidad por que ellos saben lo que son y desde ese conocimiento fantasea y construyen. En este caso en particular, salvo uno o dos. todos los relatos son imitaciones de un imaginario Imperialista. Lo cual es completamente valido. Ahora bien como son malas imitaciones, queda un gusto muy muy malo despues de leerlo.

      Chile por el contrario es un país donde todas las sangres están mezcladas y por tanto es necesario discutir, definir y trabajar sobre nuestra identidad, tomando los elementos que a cada quien se le antoje, por que finalmente la mejor discusión es por medio de propuestas.

      ventadepomadas

      October 29, 2013 at 1:58 pm

      • ¿En serio? ¿Piensas entonces que si vas a Ralco o a Nahuelbuta te recibirían como uno de los suyos?
        Aqui hay mestizaje yanacona al norte del Itata y ya. Pero los mapuche no ven a los chilenos como compatriotas, sino como ese mismo imperialismo que criticas en EEUU. El resto NO tenemos una tradicion milenaria ni que carajo. Ellos tampoco. La trajeron de argentina hace no mas de mil. Y como dije antes, incluso tienen caballos en su panteón.

        Finalmente, los gringos son de ascendencia más mezclada incluso que la nuestra. Holandeses, ingleses, franceses… Su imaginario, sus costumbres y tradiciones son tan bastardas y tan “antiguas” como las nuestras. No hay identidad gringa, a menos que cuentes a las cheerleaders o a los cowboys. América es un amasijo de costumbres y la identidad se define de a poco, como un proceso. No la definen los predicadores de plaza. Menos los escritores. A lo mas Franklin inventó la palabra “americano” para designar a la gente y darles un poco de homogeneidad nominal, pero identidad…

        Me parece perfecto que intentes definir y trabajar TU identidad, pero si cada uno puede tomar los elementos que se le antoje entonces no vengas con cosas como: ” ¿Por qué no algún pueblo austral de Chile?” La respuesta es obvia: porque al autor le da la gana y porque no tiene ningun interés ni urgencia en supeditar su creación a tus particulares visiones de como debe ser un movimiento literario. Criticar eso es fascismo, no tiene otro nombre. No es un supuesto. Como dije antes, es la misma actitud de la dictadura argentina prohibiendo la musica en inglés. O Franco haciendo doblar todas las peliculas al español. Creando una España artificial donde no habian autonomías.

        No se trata de propuestas. Si es asi, aqui está la mia: les propongo que seamos todos aymarás, pero que escribamos como españoles del siglo XVI. ¿Quien se une?

        Sobre el tema de porqué la compilacion es chilena al parecer no te sirve ninguna respuesta, asi que ahí va el tema. Sobre la calidad de los relatos ya estamos claro que según tu son malos con ganas. Malos porque si, porque son inverosimiles, porque son cliché, porque el imaginario es copiado, dale, lo que quieras.

        Gracias por comprar una copia de todas formas.

        Roderick Usher

        October 29, 2013 at 2:29 pm

  9. Esta reseña “adversa” en cuatro días ha sido compartida 128 veces en fb. Al momento contabiliza 294 views y tiene 20 comentarios. Esta otra reseña “positiva” ha sido compartida 15 veces desde marzo del año pasado, contabiliza 136 views en diecisiete meses y tiene un solo comentario. Supongo que hay varios factores que inciden en estos números, el hecho que el libro reseñado por Martin sea una antología puede que sea uno, el que el libro de Pedro lo haya publicado una editorial con cero interés en promover sus títulos y autores puede que sea otro, pero en el fondo yo creo que lo que llama la atención es cuando se habla mal de algo y no viceversa (lo que ciertamente me parece lamentable). Gabriel Bornes nos puede explicar de cómo es noticia cuando un hombre muerde al perro y no al revés. Al Calabozo no le interesa atraer lectores por estos motivos ciertamente, obtengo más views posteando algo de The Walking Dead o Wolverine si es por eso y me ahorro la mala onda, lo que nos interesa, es que se hable de los libros, sobretodo chilenos, que se publican. Creo que cualquier crítica, por más adversa o malintencionada que sea, es mejor que la indiferencia. Yo mismo he comprado y leído libros luego de leer críticas que los han despedazado, y por lo general estos libros nunca han sido tan malos como el crítico señalaba. Todo pasa por un filtro, cada lector es un filtro y no sé si exista una crítica que se pueda desprender totalmente del momento, las circunstancias, el estado de animo, etc. de quien la redacta. Ahora bien, hay críticos profesionales como Camilo Marks o Patricia Espinosa que supongo serán más imparciales (aunque no he visto señales de eso) o al menos vienen de la academia lo que en cierta forma los legitimiza. Asi como Roderick es un músico que escribe, yo soy un pintor que escribe. No me considero escritor, ni artista, ni ninguna de esas categorías tan desgastadas. Me considero un bárbaro y en ese sentido me siento muy identificado con el personaje de la portada y espero poder comprar este libro en mi próxima visita a la FILSA.

    Peace!

    Amo del Calabozo

    October 25, 2013 at 2:04 pm

    • También quiero comprar el libro, indiferente que no me agrade la portada y que la crítica sea desfavorable. He leído a la mayoría de los autores en la antología y conozco sus estilos, no me voy a sorprender con sus épicas adjetivaciones. Será como leerlos en el blog.
      Alguna vez declaré en el difunto Tauzero, en su cara a un crítico literario, creo que de el mercurio, que la crítica literaria en Chile se usa como medio de censura; cuando dices “este libro es pésimo” estás diciendo “no lean este libro”. El crítico casi abandona el planeta de pura rabia. Personalmente creo que hay un libro para cada persona y los estilos, por muy extraños que nos parezcan, tienen su público, tienen su nicho, y estoy seguro que este libro en particular tiene un grupo de lectores esperando a leerlo.
      Y ése es el principal asunto con esta reseña/crítica, el autor no es el público objetivo de la obra. Me pasó lo mismo cuando le pedí a Paula (de Fantasía Austral) que reseñara mi libro de cuentos En la Sangre, el esfuerzo que tuvo que hacer, el estrés al que se vio sometida por leer un género en el que no se siente cómoda, fue grande y se nota en su reseña.
      Por eso ya no hago reseñas de libros de amigos o conocidos. Yo espero ansioso que me digan lo que hice mal, para mejorarlo. Otras personas no reaccionan de la misma manera y estoy chato de esconderme de trolls y psicópatas que escriben y no saben lidiar con la crítica negativa.
      Prefiero leer reseñas y no críticas.
      Saludines

      Daniel Guajardo

      October 29, 2013 at 6:58 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: