El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Don’t say the Z word!

Sabido es que lo usual en las películas de zombies es no llamar a los zombies “zombies”. De acuerdo a tvtropes, esto responde al tropo “Not using the Z Word” que a su vez es un subtropo del “Sci Fi Ghetto” y se usa básicamente para poner énfasis en que la película de cf o zombies (o mashup de ambos géneros) es algo “serio”. ¿Puede una película con cadáveres caníbales ser algo serio? Pues claro que sí, eso no está en discusión pero al parecer, sólo por si acaso, si uno elimina ciertos términos como “Zombie”, “Vampiro” o “Robot” de obras que claramente tratan sobre “Zombies”, “Vampiros” y “Robots”, se asegura un mayor grado de respetabilidad. Uno de mis ejemplos favoritos, además de los zombies (y que está citado por supuesto en tvtropes), es que en Cloverfield nadie menciona a “Godzilla”, “King Kong” o incluso dice “monstruo gigante” (sí se menciona a Superman aunque no esté del todo relacionado con la trama).

La versión televisiva de The Walking Dead hasta ahora ha seguido la tendencia de no usar la palabra Z prefiriendo términos como “walkers” o “geeks” y demostrando el tropo de “Céguera al Género” tan común precisamente en las películas de género (Shaun of the Dead subvierte esto al ser una de esas escasas películas que va más allá del género). En el cómic de The Walking Dead, sin embargo, sí se utiliza la palabra Z al menos una vez hasta lo que he leído so far. Yep, voy en el tercer número recién pero pronto me habré puesto al día con los setenta y tantos números restantes.

Written by Amo del Calabozo

November 18, 2010 at 2:58 pm

13 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. A riesgo de hacer uso de la salida del chiste fácil y de repostear:

    Martillo

    November 19, 2010 at 1:01 am

  2. Ya voy en The Walking Dead #13 y he contado la palabra zombie unas 5 o 6 veces así que supongo ya es seguro decir que la versión en cómic al menos no adolece del tropo aludido.

    Sergio

    November 19, 2010 at 1:15 am

  3. Tengo una opción clara en cuanto al uso de la palabra zombie en una obra: Proviene de la cultura popular haitiana, describiendo a un individuo esclavizado por el voodoo. Estos pobres personajes deambulan como MUERTOS VIVOS por las calles, sin conciencia, sin apetito, sin alma. Recomendable es ver “The Serpent and The Rainbow” de Wes Craven, donde se aborda este ámbito primitivo del mito de los zombies.
    Cuando los no-muertos tienen estos rasgos, creo correcto utilizar la denominación de zombie. Cuerpos bajo un influjo x, obedientes a un maestro. hay una película muy mala (como el comun de las asociadas a este género) llamada ZOMBIEZ, donde un gangsta conforma un ejercito de muertos por medio de la magia negra.

    Ahora, cuando los muertos vivientes son fruto de plagas, rabia, desechos tóxicos, etc. Asumo que no deberían denominarse ZOMBIES. Son cadáveres reanimados, pero no cumplen con la característica de ser esclavos de un maestro.

    Tal vez los zombies de Lucio Fulci puedan ser también nombrados de esta forma, ya que, dentro de lo que sus retorcidas y neblinosas tramas se entiende, los muertos caminan, auspiciados por el demonio (the Beyond), por espiritus chocarreros (House By The Cemetery) o por una venganza Voodoo (Zombie Flesh Eaters)

    fraternodraconsaccis

    November 19, 2010 at 2:14 pm

    • Estoy de acuerdo en que el origen de la expresión implica un comportamiento diferente al que hoy en día se le atribuye al “zombie”, ahora la pregunta entonces sería por que nadie se tomó el trabajo de establecer la diferenciación puesto que a partir de ahí podría dar origen a un género que aunque similar no es exactamente igual.

      Por ende dicha brecha permitiría un mejor desarrollo de los dos tipos de narración, uno enfocado a lo sobrenatural y su efecto sobre la materia reanimada y otro que reemplazara esa fuerza con el empuje atribuído a los “científicos locos” para emular al demiurgo.

      Digo, no?

      Martillo

      November 21, 2010 at 4:17 pm

      • En este punto concuerdo con Martillo. Independiente que el orígen del zombie efectivamente se encuentre en el Vodoo la cultura popular a identificado a este tipo de monstruo con el que Romero por vez primera presentó en pantalla. Y como sabemos que el lenguaje es algo vivo y que los conceptos cambian, el zombie ahora es el cadáver canibal reanimado por cualquier razón, las que usualmente tampoco quedan claras. De hecho, en la película de Romero no me parece que se explique el origen del fenómeno por lo que podrían ser cadáveres reanimados obedeciendo perfectamente a un maestro. ¿Y no era el lema de una de las películas de Romero: “cuando el infierno esté lleno, los muertos caminarán sobre la tierra? El aspecto religioso-ritual-sobrenatural del Vodoo es algo presente en esta obra seminal sin lugar a dudas.

        Por otro lado está el asunto del tropo “nuestros monstruos son diferentes” que comenté anteriormente en un post dónde alguien me dijo que no, que los hombres lobo de Twiligiht no eran en realidad hombres lobo sino “quileutes”. Esta fue mi respuesta:

        Cuando S. Meyer habla del clan Quileute está invocando un tropo (para quien no entienda, revisen How To Read Superhero Comics and Why de Geoff Klock, que explica la manera en que los tropos operan en la literatura “popular” o de masas tal y como es la obra aludida). Y el tropo invocado no es otro sino el manido “nuestros monstruos son diferentes” que cuenta con numerosos ejemplos que, por supuesto, incluye “nuestros hombres lobos son diferentes”. ¿Porque recurre un autor a este tropo? lo dice la página de tvtropes: “A writer invokes this trope any time they want to use a famous critter or race without having to deal with the all of the various baggage said critter has accumulated in folklore and pop culture over the years, allowing them to leverage existing tropes and characteristics only as much as they want to”.

        Un humanoide que se convierte en lobo es un hombre lobo ya que responde a ese arquetipo por más que lo quieran llamar Lycan, Quileute o Jaimito. Llamar las cosas por su nombre no resta riqueza a nada que tenga la fuerza suficiente para resistirlo y por lo mismo es tan común el tropo de “nuestro monstruo es diferente”.

        Para mí, un cadáver ambulante antropófago es un zombie no importa su origen, y si actúa como zombie tal como es el caso de 28 Days Later es un pseudo-zombie, as simple as that.

        Sergio

        November 21, 2010 at 4:44 pm

  4. vas encaminado a una bonita historia, llena de amor, compañerismo y tripas

    roberto

    November 20, 2010 at 2:02 am

  5. Esto me recuerda una frase de Groucho Marx que decía más o menos así: “Si es que alguien actúa como imbécil y habla como imbécil es muy probable que sea un imbécil”.

    Sir Stewart Wallace

    November 21, 2010 at 5:16 pm

    • Excelente ejemplo.

      Martillo

      November 21, 2010 at 11:15 pm

  6. En Land of the Dead de Romero dicen “the Z word”. Dennis Hooper se manda 1 “Zombies, man… they creep me out”.
    Y creo que es la única de Romero donde se los menciona así.

    Gabriel

    November 23, 2010 at 3:37 pm

    • Anoche la pillé en el cable, nunca la he visto completa. Tom Savini de zombie se parecía al vampiro en que se covierte Sex Machine en “From Dusk Till Dawn”. Los vampiros de esta última película por cierto se comportan más bien como zombies que otra cosa.

      Sergio

      November 23, 2010 at 5:07 pm

      • Cierto, esos vampiros mas que deseos de sangre muestran ansias de carne.

        Lo que nunca logré aclarar es si en los mitos mexicanos hay criaturas de tal naturaleza.

        Martillo

        November 25, 2010 at 1:36 am

  7. De hecho Boyle no reconoce como zombies a sus vástagos de 28 days/weeks Later. Pero para todos nosotros igual caben en el género.
    Mi punto en el mensaje anterior, es que si hay que elegir entre usar o no la palabra con Z en un relato, por ejemplo, ese es el criterio que elijo.

    fraternodraconsaccis

    November 25, 2010 at 5:35 pm

  8. Dicen la palabra “zombie” onda número x medio.
    te envidio x ir en el número 3. tienes mucha, mucha, MUCHA diversión por delante.

    Pues ya voy en el nº 40, aún así queda harto.

    Jorge Luis Freire

    November 26, 2010 at 11:41 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: