El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

El Hombre Lobo en la Ciencia ficción

Mi cuento Licantropía contemporánea sin duda no es ciencia ficción, tampoco terror. No sé que diablos será y puede que sátira sea la forma más adecuada para definirlo. Sea como sea e independiente de la taxonomía debo mencionar que es el único cuento de mi producción (en su versión original al menos) que le ha agradado minimamente al riguroso y taciturno ex-pope de la ciencia ficción chilena, Luis Saavedra.

Licantropía contemporánea data del año 1997, y sufrió varias correcciones menores hasta su versión definitiva del 2004. Encuentro particular deleite en los cuentos que toman ideas cliché o tópicos gastados dándoles una vuelta de tuerca y eso fue lo que pretendí con Licantropía… La idea original surgió tras la lectura en un suplemento de viajes que detallaba las ofertas turísticas de Transilvania. De inmediato imaginé a un personaje chileno viajando a las tierras del Conde Drácula y siendo mordido por un hombre lobo. ¿Por qué no por un vampiro?, no sé, hubiera sido lo más lógico pero yo no tenía en mente escribir sobre vampiros sino sobre hombres lobo.

A la hora de diseñar al personaje pensé: ¿quién sería el tipo menos probable como para convertirse en un hombre lobo? La respuesta: un acaudalado cirujano plástico. El resto surgió sólo. Hasta ese momento la única obra de ficción que había leído sobre el tema de la licantropía era A la deriva entre los islotes de Lagerhans: Latitud 38º 54’N, longitud 77º 00’13 O, cuento de Harlan Ellison incluido en Los Premios Hugo 1973-1975 (según Asimov esta narración ganó el Hugo ya que cuando se imprimió el título no quedó espacio para el resto de los nominados). A la deriva… comienza con el siguiente párrafo: “Cierta mañana, al despertarse en su cama de algas después de tener sueños inquietos, Moby Dick se halló transformada en el capitán Ahab”. ¡Grande Ellison!, ¡que buena alegoría! Pero hasta ahí no más las alabanzas para el diminuto y temperamental escritor. Nada más de lo suyo que he leído me ha gustado, ni siquiera su mediocre antología Visiones Peligrosas, que salvo el cuento de Sturgeon no ofrece nada realmente “peligroso” e incluye algunas narraciones bochornosamente malas.

Mi idea era escribir algo parecido a A la deriva… entonces, pero por suerte lo que salió fue muy distinto. Lo que más apreciaba del cuento de Ellison era la sutileza con que trata el tema del licántropo haciéndolo tan imperceptible que se transforma casi en un ruido de fondo, algo muy distinto a lo que ocurre en mi narración, donde el hombre lobo es una estridencia omnipresente que se hace sentir desde el título, que adopté del poeta surrealista Louis Aragón. Obsérvese sus versos:

Recuerdo que en mil quinientos cuarenta y uno
cerca de Pavia
cuando me apresaron en la campiña por donde deambulaba víctima de los primeros efectos
[del mal
los campesinos no quisieron creerme cuando les dije
[la verdad
Rehusaron tomarme por lobo furioso
a causa de mi piel humana y Santos Tomases eternos de la ciencia experimental.
Cuando les confesé que mi piel lupina estaba oculta
entre pellejo y carne
con sus puñales me hicieron tajos en los miembros
[y el cuerpo
para verificar mis melancólicas afirmaciones
no me tocaron la cara
espantados por la atroz poesía de mis rasgos.

Luego de escribir Licantropía contemporánea, y mientras husmeaba entre los escasos títulos de ciencia ficción de la librería Catalonia, encontré El Hombre Lobo Insólito, y sin dudarlo dos veces desembolsé el oneroso precio que por él exigían. Este libro forma parte de una tríada sobre monstruos clásicos que completan Frankenstein Insólito y Drácula Insólito, de hecho posteriormente encontraría estos tres títulos en otra librería, ¡por el mismo precio que yo había comprado El Hombre Lobo Insólito!

Volví a encontrarme en esta recopilación con A la deriva…, el cuento de Harlan Ellison, quien además escribe el prólogo. Aunque no queda del todo claro me parece que Ellison no actuó como antologador en este caso, dicha función no está acreditada y sólo figuran como responsables los Editores Asociados: David Keller, Megan Miller y John Betancourt, que asumo habrán seleccionado los cuentos. De cualquier forma y como suele ocurrir en estos casos la calidad de las narraciones es muy dispar correspondiendo las más afortunadas no a los “grandes nombres” anunciados en la portada como Robert Silverberg o Philip José Farmer, sino a los menos conocidos (el cuento de Silverberg de hecho es malísimo).

El único relato de esta antología que trata el tema del hombre lobo en clave de ciencia ficción es Y la luna llena brillará de Brad Strickland. Están Ellison y Niven también, pero en el caso del primero la condición licantrópica del protagonista es un mero vehículo para justificar un viaje al interior del “alma” humana (literalmente), y en lo que al autor de Mundo Anillo respecta, su relato no involucra hombres lobos propiamente tales sino seres humanoides que evolucionaron del lobo en vez del mono.

El cuento de Strickland relata las desventuras del último hombre lobo sobre la faz de la Tierra, sometido a estudios psíquicos y biológicos por parte de un indolente científico. “Usted no posee derechos”. señala el doctor a Kazak, el hombre lobo, “La Constitución planetaria garantiza derechos a los humanos, y usted es un licántropo. Algo muy diferente. Tal vez un Homo sapiens ferox”. El doctor Iglace también nos revela que la licantropía no es una maldición sino una condición, genética por un lado, y contagiosa por el otro. La mordedura de un hombre lobo en su forma lupina, explica el doctor, conlleva una secreción de las glándulas salivares que altera el ADN de manera sutil pero crucial en las personas que poseen el gen licantrópico recesivo. Otras características de la licantropía explicadas de manera verosímil por Strickland son:

La voracidad del hombre lobo: la transformación exige un gran gasto de energía y el licántropo debe comer por lo menos un tercio de su peso humano normal para hacer la transición de hombre a lobo y de lobo a hombre sin efectos secundarios nocivos. La biomasa perdida al cambiar de hombre a lobo va a parar a la formación del pelaje y la reorganización del esqueleto y musculatura.

La plata como método para eliminar a un hombre lobo: la plata actúa como catalizador y debilita dos de las hormonas del licántropo. La plata en si misma no se ve afectada por la reacción pero la estimula, cortocircuitando la capacidad regenerativa del hombre lobo.

La Luna llena como agente catalizador de la metamorfosis: esto se debe a una forma sutil de radiación provocada por la luz solar al incidir en la superficie lunar, activando un proceso que hace desprenderse determinadas partículas subatómicas del suelo de la Luna. “Cuando la Luna esta en cuarto creciente, incluso en tres cuartos, la radiación es demasiado débil para influirle. Sólo cuando la luna está enteramente plena la reacción llega a la Tierra con la intensidad suficiente para generar la transformación”. La única solución para escapar al influjo de las radiaciones propuesta por el Dr. Iglace sería estar protegido por una capa de material de mil kilómetros de espesor o volar alrededor de la tierra una vez al mes en un avión rápido de modo que la Tierra se interpusiera constantemente con la luna. Posible pero poco práctico.

El otro relato de ciencia ficción referente a hombres lobo que he leído es Plenisol, de Brian Aldiss. Plenisol transcurre en un mundo dominado por gigantescas ciudades mecanizadas en las que el hombre se ha recluido amputándose finalmente del todo de la naturaleza. “…una ciudad estaba separada de otra ciudad por extensiones de vegetación que las aislaban mutuamente como un planeta está aislado de otro planeta. Muy pocos de los habitantes de las ciudades pensaban siquiera en el exterior; los que iban físicamente al exterior tenían algún elemento de anormalidad en ellos.” Estos sujetos eran los hombres lobos al que el protagonista, el oficial Balank junto a su robot, esperan dar caza adentrándose en el bosque.

Los hombres lobos del cuento de Aldiss eran y habían sido siempre enemigos del hombre, quienes lo llamaban El Hermano Oscuro. Las máquinas les daban caza de un modo implacable pero los hombres-lobo poseían poderes que no estaban al alcance de hombres o máquinas y que les permitían sobrevivir sin la ayuda de las ciudades.

En este cuento, además, las máquinas han conseguido avanzar ocho millones de años en su exploración del tiempo, interrumpido su avance por una desviación en los quanta del espectro electromagnético. Plataforma Uno; la máquina situada a muchos centenares de siglos adelante que por primera vez había traspasado la barrera del tiempo y establecido contacto con todas las civilizaciones gobernadas por máquinas posteriores a su propia época, había decidido que las operaciones debían limitarse ahora al espacio de tiempo que había quedado abierto. Las imágenes transmitidas desde el lejano futuro mostraban desiertos de hielo sobre los que brillaba un pequeño sol azul, tan brillante como la luna llena. El sol había pasado por sus fases de blanca y enana avanzando hacia el período principal de su existencia en que se convertiría en una enana roja.

“Entonces alcanzaría la madurez y arrojaría sobre su tercer planeta la luz de una perpetua luna llena.” Las ciudades aún existían, y las máquinas, objetos similares a los dinosaurios que vagaban por los yermo paisajes y ascendían al espacio, “construyendo allí monstruosos brazos unidos por membranas que se extendían lejos de la órbita de la Tierra para recoger energía y el envolver al pobre sol en una amplia red de fuerza magnética.”

De los seres humanos de aquel distante futuro no había señal alguna. En la escena final el robot confiesa a Balank, quien tenía sus sospechas sobre las motivaciones reales del androide, que los hombres lobo representan una amenaza para las máquinas mucho mayor que los humanos. Hombre y máquina se disponen a luchar mientras sin saberlo son observados por el hombre lobo al que pretendían dar caza. Para el hombre lobo el desenlace de aquella pequeña lucha carece de importancia ya que sabe que su raza ha ganado ya su guerra contra el género humano y que la verdadera batalla aún estaba por venir, la batalla contra las máquinas. “Pero aquel momento llegaría. Y entonces derrotarían a las máquinas. En los largos días en que el sol brillaría siempre sobre la bendita Tierra como una luna llena… en aquellos días, su raza vería terminada su espera y entraría en su propio reino salvaje”.

Por supuesto que un artículo titulado “El hombre lobo en la CF” no puede obviar la novela Darker Than You Think (1940) de Jack Williamson que es una obra smeinal en lo que a transformaciones se refiere. La tengo en una edición de Orb de 1999 con unas magníficas ilustraciones de David G. Klein. En Darker Than You Think los “shape-shifters” pueden adoptar no sólo formas lobunas, sino también las de anacondas, pterodáctilos y tigres dientes de sable y se emparenta con la ciencia ficción ya que Williamson ofrece una explicación pseudocientífica del fenómeno licantrópico que se remonta a los albores de la humanidad. Los hombres lobos (witch folk) no existen como meros depredadores de la humanidad sino como los seres destinados a regir el mundo. Williamson retoma el tema de los hombres lobo en su novela de 1994 Demon Moon, en la cual licántropos, unicornios y wyverns son todos alienígenas inteligentes. Otras obras que tratan el tema y que están en las antípodas la una de la otra son WerewolveSS (1990) de Jerry y Sharon Ahern y The Runton Werewolf (1994) de Ritchie Perry. WerewolveSS trata sobre hombres lobo creados mediante ingeniería genética por Hitler para ser utilizados como su más letal cuerpo de guerreros (de ahí la doble “S” de werewolf, ¡que originales estos Ahern!) mientras que The Runton Werewolf es un libro infantil en el cual los vampiros y hombres lobo son los inofensivos descendientes de una pareja de alienígenas atrapados en la Tierra.

No puedo terminar este artículo sin referirme a la injustamente olvidada serie de dibujos animados La Conspiración Roswell (1999). Yo solía verla a eso de la medianoche en el verano del 2000 y si mal no recuerdo la transmitían en el Cartoon Network antes de Men in Black. La calidad de la animación de Roswell no era tan buena como la de MIB, pero como ciencia ficción era muy superior a esta disparatada serie basada en la no menos disparatada película basada a su vez en un cómic del cual no tengo ningún conocimiento pero del cual cabe la posibilidad que sea también un disparate (esta clase de trasvasijes nunca me ha convencido del todo).


La Conspiración Roswell
iba sobre un grupo de agentes que descubre la existencia en la Tierra de distintas razas alienígenas que usan a los humanos con fines alimenticios, deportivos y propósitos aún más siniestros. Para combatir a los extraterrestres se forma una entidad multi-nacional oculta bajo tierra llamada la Alianza Global, compuesta por científicos, militares, policías y agencias de inteligencia cuya base de operaciones es un bunker en la pequeña localidad de Roswell. La existencia de distintos monstruos y criaturas míticas como vampiros, zombies, yetis, minotauros, banshees y cíclopes en esta serie es justificada a través de la invasión alienígena (una de las más memorable relecturas fue la del último hijo de Kryptón, que es presentado como un solitario alienígena superpoderoso impulsado a obrar el bien que finalmente sufre el rechazo de sus protegidos al descubrirse su verdadera y repugnante forma).

Los licántropos de La Conspiración Roswell son seres bípedos de dos metros de altura, copioso pelaje, garras, y protuberantes espinas dorsales. Viven diez años, son violentos, carnívoros y pueden adoptar la forma del primer humano al que ven (la avanzada tecnología de los licántropos les permitió esclavizar a los sasquatchs y yetis, con una descarga EMP que revirtió la polaridad magnética de su planeta).

Y llegamos al final del presente texto, espero que haya servido como ejemplo de la forma en que la ciencia ficción puede absorber y regurgitar hasta los temas más vetustos y desgastados.

© 2005, Sergio Alejandro Amira.

Publicado originalmente en TauZero #12, febrero 2005.

Written by Amo del Calabozo

March 10, 2010 at 2:34 pm

Posted in Ciencia ficción, Literatura

Tagged with

9 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Un artículo muy interesante, muy rico en datos que abren el(licantrópico) apetito. Es cierto eso que la CF regurgita y convierte en su propia carne los mitos y las leyendas. Lo ha hecho con el hombre lobo y lo ha hecho con el vampiro (Un artículo sobre los vampiros en la CF haría parejita con éste ¿no? Sobre el tercer monstruo clásico (Frankenstein) la cosa es un poco distinta puesto que el buen doctor y su criatura ya son CF…Es cierto que esas antologías de la Timun Mas son muy disparejas.Un cuento que me gustó en El Hombre Lobo Insólito es “Luz de Luna sobre el Auditorio” de Mel Gilden,pero claro que no es CF. Pero disiento contigo en que el relato de Strickland (que me parece interesante) sea el único del género en el libro. También lo es “Hay un Lobo en mi Máquina del Tiempo” de Larry Niven.

    Magno Tiros

    March 10, 2010 at 5:48 pm

    • Como digo en el artículo, si bien el relato de Niven es cf (involucra una máquina del tiempo) lo descarté porque “no involucra hombres lobos propiamente tales sino seres humanoides que evolucionaron del lobo en vez del mono”. El hombre lobo tal y como lo entiendo yo para efectos de esta nota es un hombre que se transforma en lobo, un shapeshifter, y no una criatura que evolucionó a partir del lobo en vez del mono como en el relato de Niven, y que además no cambian de forma.

      Sergio

      March 10, 2010 at 5:51 pm

  2. A propósito, más de Magno Tiros y hombres lobos aquí, siempre en tono de chacota, como le gusta a LUN.

    Sir Stewart Wallace

    March 10, 2010 at 5:58 pm

  3. Recorde “hombre lobo apocalipsis” el juego de Rol

    http://es.wikipedia.org/wiki/Hombre_lobo_El_Apocalipsis

    scooller

    March 10, 2010 at 6:57 pm

  4. Yo veía tambien “La Conspiración Roswell” y un detalle de los licantropos es que si bien tomaban forma humana, era la forma del primer humano que viesen.

    Fue gracias a eso que lograon ganar la guerra contra la “super raza maligna” que iba a destruir y conquistar a todos.

    En cuanto a eso de los mitos me lleva de regreso a “Babilonia 5″ y a lo que hicieron los borlons las sombras.

    También para mi el Hombre Lobo es uno de mis, ¿”mounstruos”?, favoritos de todos los tiempos.

    Finalmente recuerdo a Colmillo, el Lobo Solitario como cartoon tratando de comerse a su amigo Putsy.

    Buscare su cuento para leerlo, ya que me interesa ver su opinión sobre ese respecto.

    Gabriel Bornes

    March 10, 2010 at 9:18 pm

    • ¡Así que tú eras el otro que veía Conspiración Roswell!

      Sergio

      March 10, 2010 at 9:33 pm

  5. No, eramos varios.

    Mi cuñado tambien, y uno que dos amigos más.

    Gabriel Bornes

    March 10, 2010 at 10:30 pm

    • ¿Y cuantos de esos han leído alguno de los libros citados? Respuesta: 0.

      Sergio

      March 10, 2010 at 10:32 pm

  6. Lamentablemente…tiene razón.

    No leen ni las etiquetas de la cervezas…son lo que diriamos “Homos No Sapiens Chilensis”

    Gabriel Bornes

    March 11, 2010 at 12:00 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: