El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

George Reeves y las aventuras de Superman

Pese a publicarse por primera vez en 1938, Superman parece uno de esos personajes que hubiesen existido desde siempre. Sus aventuras comenzaron en el terreno de los comics, aunque luego paso a la radio, al cine y, finalmente, a la televisión. Cuando Superman hizo su aparición en la TV, el 9 de febrero de 1953, miles de niños –los que tuvieran la suerte de contar con un aparato, o con un amiguito que tuviera dicho aparato– recibieron un mensaje que les quedaría grabado por siempre en sus cortezas cerebrales: “Más rápido que una bala, más poderoso que una locomotora, capaz de saltar edificios de un solo salto… Miren al cielo… ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, ¡Es Superman!.

La serie

La primera aparición de Superman en el cine se había producido en 1941, en una serie de 17 cortos cinematográficos producidos por los hermanos. Fleischer, los cuales fueron seguidos, a mediados de los 40’s, por un par de seriales de muy bajo presupuesto protagonizados por Kirk Alyn y Noel Neill. Pero no fue hasta 1951 en que apareció el más famoso de todos los Superman de la pantalla: George Reeves. Lo hizo en el largometraje (es un decir, ya que duraba apenas 58 minutos) “Superman and the mole men”, y lo secundo Phillys Coates como Luisa Lane. Gracias al éxito de este film, que se rodó en apenas 11 días, Superman volaría hacia la TV dos años mas tarde, con los mismos actores cubriendo nuevamente sus ya familiares roles. Coates interpreto a una ácida y corrosiva Luisa Lane, mientras que Reeves compuso un Clark Kent apocado, pero inteligente y respetado por todos… excepto por Luisa, a la que solo le interesaba Superman! La actuación de Reeves fue muy inteligente, pues las limitaciones presupuestarias respecto de FX no permitirían que Superman apareciera mucho tiempo en pantalla, de forma que, si hubiese interpretado a un Clark pusilánime como el de los comics, difícilmente hubiese logrado mantener el interés del público durante todo un episodio. En la segunda temporada, Phillys Coates fue reemplazada por Noel Neill, que repitió así su rol de los seriales, aunque, pese a su rojiza cabellera, nunca fue tan irónica ni tórrida como su antecesora.

El primer capítulo de la serie, relacionado con los orígenes de Superman, tuvo una respuesta eléctrica. En pocas semanas, ya se había convertido en la serie más vista de última hora de la tarde.

La serie fue rodada en la parte trasera de los estudios de la MGM, el mismo lugar que en 1939 albergo a Tara, el hogar de Scarlett O’Hara en “Lo que el viento se llevo”, la película en la que Reeves actúo como uno de los gemelos Tarleton (¿Cómo se habrá sentido al regresar al lugar, convertido en ídolo de los niños y no en la gran estrella que había soñado ser?). Los episodios eran rodados en rápida sucesión, a un ritmo de cuatro cada diez días y con un costo de U$S 15000 cada uno. El presupuesto era tan limitado que, para completar los 26 episodios de la primera temporada, se utilizo la película “Superman and The Mole Men” como un capitulo en dos partes.

En esa primera temporada, los guiones la serie fueron esencialmente aventuras con trasfondo policíaco. Bob Maxwell, que produjo Superman para la radio y se mantuvo a cargo de la serie durante la primera temporada, veía el programa como una aventura para adultos, la cual debería tener suficientes elementos de comic para contentar a la platea menuda mientras merendaba su cereal. Como resultado de esto, sus 26 episodios de “Las Aventuras de Superman” presentaron unos cuantos cadáveres. La National Comics, que entonces operaba el copyright de Superman, no se mostró muy de acuerdo con este violento enfoque, y decidió reemplazar a Maxwell por Whitney Ellsworth, quien se desempeño como productor a partir de la segunda temporada. A raíz de esto, los villanos dejaron de ser tipos rudos para convertirse en bufones, Luisa Lane dejo de tener tanta personalidad, y los argumentos se volvieron más ligeros. Pero los cambios funcionaron bien, la serie siguió cosechando buenos ratings ¡y hasta aumentaron las ventas del cereal que auspiciaba el programa! Y también se emitieron algunos episodios memorables, con tramas de ciencia ficción, como “Superman In Exile” y “Panic In The Sky”. En el primero, Superman es contaminado por isótopos radioactivos, mientras que en el segundo pierde la memoria tras destruir un gigantesco meteorito que amenaza a la Tierra. Los efectos especiales de estos capítulos fueron interesantes, pero raramente volvieron a ser usados, a excepción, claro, de aquellos trucos que le permitirían a George Reeves levantar vuelo y hacerlo lucir musculoso (colocándole un relleno de músculos falsos debajo de sus ropas).

Para que Superman pudiera volar, fue convocado el especialista Thol (Si) Simonson. Al principio, los “despegues” del Hombre de Acero fueron realizados mediante un sistema de arneses, usando un cinturón de cuero y cuerdas para sostener a Reeves y elevarlo. El resultado era espectacular, pero el proceso también era riesgoso, así que Simonson desarrollo un nuevo método, mas seguro, en el que Reeves debía pegar un salto sobre una tarima con resortes, elevándose gracias a ese impulso (una idea que en realidad se origino gracias a uno de los directores del staff, Thomas Carr). La famosa escena en la que Superman salía volando a través de una ventana era rodada de la misma manera, solo que esta vez Reeves surcaba el aire a través de una ventana falsa, para caer luego sobre un mullido colchón, fuera del alcance de la cámara. Finalmente, para lograr que Superman volara por sobre Metrópolis, se opto por acostar a Reeves sobre una mesa de vidrio -invisible a la cámara- en la cual se lo acomodaba de forma que sus extremidades sobresalieran de la misma, para que así pudiera moverlas y simular que planeaba. Estas escenas eran rodadas frente a una pantalla azul, que luego se reemplazaba por tomas aéreas de la ciudad de Metrópolis –o mas bien, las de su versión made en Hollywood.

La tercera temporada, rodada en 1954, trajo la novedad de haber sido filmada en color, y de esa forma los pocos afortunados niños que tuvieron una TV con esas características pudieron ver por primera vez a Superman con su uniforme rojo, azul y amarillo. Y a Luisa con su rojiza cabellera. Pero a medida que las temporadas se iban sucediendo, las historias de Whitney Ellsworth se iban volviendo más y más infantiles, provocando el fastidio de Reeves, quien cada vez se aburría más con su rol.

Finalmente, “Las Aventuras de Superman” fue cancelada en 1957, después de seis exitosas temporadas, pero la asociación de George Reeves con la serie continuo, aunque trágicamente. El actor quedo tan encasillado con su personaje, que le resultaba muy difícil conseguir otros papeles, al punto que ya estaba pensando en desempeñarse como luchador profesional. Reeves amaba la actuación, labor que llevaba ejerciendo durante casi 28 años, y el tener que abandonarla debió ser un golpe muy duro para él. A pesar de que hubo reportes contradictorios, y de que no dejo ninguna nota, este pudo haber sido el motivo que lo llevo a suicidarse de un balazo en la cabeza el 16 de junio de 1959, solo dos años después de haber sido cancelada la serie. Irónicamente, hasta en su muerte fue identificado con Superman, al punto que un periódico titulo la noticia “Superman kills self”, mientras que otro se despacho con una broma de lo mas cruel: “He blews his top”. Si con la muerte el actor deseaba escapar de su rol, jamás lo logro.

¿La maldición?

La muerte de Reeves fue la primera de una serie de “extrañas coincidencias” que afectaron a varios actores que interpretaron al hombre de acero, o que trabajaron en algunas de sus películas. Es el caso de Christopher Reeve, quien interpreto a Superman en la superproducción de 1978, y que sufrió un accidente ecuestre que lo dejo parapléjico, confinado a una silla de ruedas y con diversos problemas de salud que causaron su prematura muerte a los 52 años. Otros actores que interpretaron al hombre de acero la sacaron un poco mas barata, ya que solo vieron morir sus carreras: Kirk Alyn (2 seriales a mediados de los 40’s), John Haymes Newton y Gerard Christopher (en la serie sindicada “Superboy” de los 80’s) y Dean Cain (en la serie de los 90’s “Lois & Clark: Las Nuevas Aventuras de Superman”).

Esto es lo que se conoce como “la maldición de Superman”.

Pero en el caso de George Reeves, quizás no sea exacto hablar de maldición. Gracias a Superman, será recordado por siempre. Y en todo caso, la muerte no hizo más que agigantar su leyenda.

© 2009, José Luis Tasinazzo.

Written by Amo del Calabozo

January 3, 2010 at 12:02 am

Posted in Superman

Tagged with ,

3 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Realmente a superman no lo puedo pasar. No sé, pero consumir más de 80 años en comic del mismo héroe no me agrada. Sin embargo, no puedo negar el inmenso legado y figura que es. Más allá de Boy Scout yo lo considero como una pureza que se mantiene aún bajo el retorcido mundo en el que estamos hoy. La Edad de Oro murió hace mucho, pero una pequeña llama sigue en su pecho, creo que eso se debe rescatar.

    La Maldición quizá sea verdad, es mucha coincidencia. Lo que nunca supe eso sí, fue el PORQUÉ de ella. Espero que sea una historia que valga la pena leer algún día.

    GTL-282

    January 3, 2010 at 5:23 pm

  2. Hay una pelicula llamada Hollywoodland, donde se narra la historia de este superman y su misteriosa muerte, y la posibilidad de que haya sido asesinado. Tambien la historia de “Panic in the sky” fue plagiada, o mas bien rehusada en Las nuevas aventuras de superman, con Dean Cain.

    jm lagos a.

    January 4, 2010 at 12:11 am

  3. No me cae mal Supers, pero tampoco soy así fanatico de él.

    Prefiero los heroes más humanos.

    Ahora si hablamos de Clark kent, bueno eso es otra cosa.

    Es como un conocido mio solía decir:

    “Odio al Profesor X, pero Xavier me agrada mucho”

    Gabriel Bornés

    January 8, 2010 at 9:12 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: