El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Spider-Man: One More Day

El comic made in USA es una industria y, como tal, no escapa a las leyes del marketing. Una de ésas leyes dice que nunca hay que modificar una fórmula ganadora, so pena de muerte. Y esto es algo que cada lector debe saber, aceptar y comprender para poder vivir una vida sana, fructífera y plena de interacción social. De lo contrario, una decisión editorial puede provocar que nos ahoguemos con nuestra propia bilis.

Dicho de grueso modo: Charles Xavier siempre será paralítico, Alfred siempre será mayordomo, X-Force estará siempre ligada a Cable y Spider-Man seguirá siendo sinónimo de fotógrafo del Bugle (entre otros vicios), etcétera. Cambiarán uno o dos detalles pero el cuento sigue bajo las mismas circunstancias.

¿Y nosotros? ¿Qué puede hacer el tímido lector de cómics para apalear esta verdad? No mucho, cuando nuestra colección favorita adopta una nueva dirección, simplemente, y con la misma displicencia con que decimos “merde!”, asimilamos el cambio, disfrutamos mal que mal el viaje y esperamos al próximo.

¿Esto significa que una colección puede cambiar de ideología en un plim plam plum? ¡Por supuesto! ¡Si es lo que mejor les sale! Lo que a Grant Morrison le costó un año construir en X-Men, a Joss Whedon le costó un Astonishing deshacer. ¿El Green Lantern caído en desgracia de Ron Marz? Vino Geoff Johns y a otra cosa mariposa. Es una regla tácita nuevo autor = nueva dirección. Aunque sería injusto endilgar esta práctica tan irrespetuosa a los guionistas solamente. Que para eso están los editores en Jefe. Pero me estoy adelantando, primero hay que introducir a JM Straczinky.

Being JMS

Hará cosa de seis años, Straczinky (se pronuncia “no-tengo-idea” y se escribe igual) se hizo cargo de Amazing Spider-Man haciéndose notar de inmediato. De arranque nomás, para demostrar que lo suyo iba en serio, modificó el origen del personaje, le hizo abandonar el Bugle y hacerse profesor, Tía May descubrió su identidad secreta y volvió con Mary Jane todo eso en… ¡¡¡un número!!! Bueno, no en Un número… los primeros tres sucesos de la lista sí ocurrieron en su primer episodio, la Tía May descubre la identidad recién al final de la primera saga y Mary Jane vuelve a los brazos de su amor circa la cuarta saga, episodio más episodio menos.

Los lectores teníamos la sensación de que existía un plan, la idea del cambio al origen no era gratuita y conducía a otras dos sagas igual de importantes (la segunda no tanto), había buena química humorística entre Spidey el resto del cast, alguien podía echar de menos los entretelones del Bugle pero, con sinceridad, siempre fueron bastante arquetípicos y repetitivos. Nuevos Aires Buenos, como decía mi tío Clotilde.

Hasta el Amazing Spider-Man #511, el comienzo de la saga Sins Past (Pecados del Pasado). Obviamente, existía ya bastante gente enojada con el JMetcétera pero estos números le hicieron perder la columna vertebral a muchos. ¿Ma perqué? Pregunta el agregado cultural de Italia, dicha saga presentaba una vuelta de tuerca al asesinato de Gwen Stacy: la muchacha estaba embarazada al momento de su trágica muerte y el padre de sus gemelitos no era otro que (redoble de tambores) ¡¡¡¡Norman Osborn!!!! Sí, el mismo. O sea, la tan santita criatura rubia, primer amor de Peter, llorada por generaciones de lectores y a quién manteníamos eternamente en nuestra memoria como un faro que nos recordaba que el camino del héroe es largo y duro (chúpame el camino) pues no lo era tanto…

Hordas y hordas de fans se acordaron de la madre de Straczinky. La cantidad de odio hacia el muchacho era tal, que muchos se alegraron de que los fanáticos de cómics no lean El guardián entre el centeno (este es un mensaje del autor para sus lectores: El Guardián… es y ha sido el libro de cabecera de muchos asesinos seriales americanos, de acuerdo al mito la obra contiene mensajes subliminales que pueden instigar al homicidio; cuentan que, entre otros tantos, el tipo que le disparó a Lennon lo leyó horas antes del magnicidio. Gracias) aunque, como veremos más adelante la culpa no era del Straczinky.

Inmediatamente después de Sins Past, comenzó The Other, saga que culminaba el periplo servicial del autor acerca de los poderes del Spidey y su vinculación con La Araña como tótem religioso. Doce números (que abarcaron las series Friendly Neighbourhood Spider-Man (del # 1 al #4) Marvel Knights Spider-Man (del #19 al #22) y Amazing del #525 al #258) en donde lo único que importa es esto: adiós brazaletes, ¡de ahora en más la telaraña es orgánica! Síp, casi tres años después de comenzar JMS sus modificaciones al origen arácnido del personaje terminamos igual que la película. Al menos, nos consuela que lo hicieron con tiempo, y no de un número al otro.

Inmediatamente después comienza la Civil War, en donde Spidey será un peón muy codiciado. Y aunque los fans todavía reclamaban la cabeza del otrora adorado escritor, los acontecimientos se estaban sucediendo demasiado rápido: el desenmascaramiento, las consecuencias del mismo, la relación con Stark y el Capitán, el cambio de bando; además, el Universo Marvel en sí mismo estaba convulsionado y los fans no sabíamos bien hacia dónde mirar sin que algo nuevo nos sacuda.

“Inmediatamente después”: Back in Black. Harto importante para One More Day. Status quo: Peter es un fugitivo de la ley y TODO el mundo sabe quién es. Ahora, más que nunca, debe cuidar a su tía May y a su mujer. Es blanco fácil. Y, encima, matan al Capitán América, su héroe y guía moral; y, encima, cae prisionero de Hulk durante su World War. Y encima, para rematar un pésimo año, un francotirador hiere de muerte a su tía May. No era su objetivo principal pero, en estos días, ya ni los asesinos vienen como antes. La rueda se pone en movimiento. Furioso, Spidey jura matar a los responsables y, para estar a tono con su nueva actitud años ochenta, decide enfundarse en su viejo traje negro. De ahí el título de la saga.

Pero antes de entrar de lleno de One More Day hay queeeeeeeeee

Being Quesada

Líneas arriba les decía que el final de Sins Past no era culpa de JMS, ¿recuerdan? Y si no: está unos párrafos arriba no sean vagos: suban y vuelvan a este punto. Los espero… ¿listo? Continuamos. No, la decisión de que Gwen haya quedado embarazada de Norman Osborn fue del editor en jefe de Marvel, o sea Joe Quesada. La idea original de JMS, era que Peter fuera el responsable de llenarle la cocina de humo a Gwen pero Quesada dijo “no, jamás ni nunca”. JMS se tragó su vuelta de tuerca y escribió lo que le pidieron. Ya nada fue igual. Los episodios Civil War fueron bastante mediocres, aburridos y carentes de gracia. Peor son los capítulos de Back in Black en donde el pesimismo reinante lastra una historia hecha sólo para justificar el traje negro (casualmente, el Spidey cinematográfico llevaba uno igual) y la resolución final no es ni resolución ni final. Tal vez lo único destacable sea ver a Peter columpiándose por la ciudad a cara descubierta.

One More Day

Quesada es un fanático del sensacionalismo. Adora dar conferencias y mostrarse, y adelantar sucesos y hablar del Universo Marvel como propio. Tras la Civil War, y mientras Spidey se enfundaba de negro, Joe comenzó a tirar imágenes sueltas del GRAN evento arácnido. Carteles con el nuevo leiv motiv de la serie “¿Qué pasaría si tuvieras Un Día Más?” y los cambios en la colección tras la partida de JMS, los nuevos equipos creativos, etcétera, etcétera. Y los blogs y las páginas web comenzaron a especular y mucha gente recordó el trago amargo de Sins Past.

Apareció un Sketchbook bastante críptico, con muy pocas pistas sobre la saga. Quesada iba a hacerse cargo de dibujar los cuatro episodios de la saga. Una saga que supo generar muchísima expectación.

Así en Octubre del 2007 sale a la venta el Amazing Spider-Man #544, primer capítulo de One More Day. Guión de J. Michael Straczynski y dibujos de Joe Quesada, con tintas de Danny Miki. Peter está desesperado: su adorada tía May se muere y él no puede hacer nada para impedirlo. Peor, no tiene ni siquiera algo de dinero para que la pobre reciba digna atención médica. Superado por las circunstancias, acude a Tony Stark esperando algo de ayuda monetaria; mal que mal, parte de lo ocurrido es también responsabilidad de Iron Man. Aunque al principio se niega, habilita dos millones de dólares para la atención hospitalaria de May. Pero es una solución de plástico: la mujer se sigue muriendo. El pronóstico anuncia cielo algo nublado y desmejorando hacia la tarde.

Unas semanas después, pero dentro del mismo mes, sale Friendly Neighbourhood #24, segundo capítulo de One More Day. Guión de JMS, dibujos de Quesada, tintas del Miki. Spider-Man acude al Dr. Strange por algo de “ayuda-del-más-allá”. En realidad, y gracias a un hechizo, Spidey pide ayuda a Mr Fantástico, al Dr Doom, a Morbius, al Dock Ock, a Pantera Negra, a Hank McCoy (todo esto en una página) y siempre vuelve con la misma respuesta: NO. La motivación de Peter se vuelve clara: él no quiere sentirse responsable por la muerte de su tía, en una de las líneas de diálogo del último episodio dirá: “si esto fuera un caso de causas naturales, un ataque al corazón, edad avanzada, eso sería una cosa […] pero eso no fue lo que ocurrió. Ella recibió una bala dirigida a mí”. Este lento episodio termina con una nena de diez años, pelirroja, que afirma poder salvar a May. Nublado y desmejorando, probabilidades de lluvia.

De repente, Marvel anuncia que la saga deberá retrasarse. Hay que hacer cambios de última hora.

Aparentemente, un empleado negligente subió a Newsrama el final de One More Day y, cuando los fans pudimos leerlo, hasta el más pacifista cargó su rifle: Spidey aceptaba un trato con Mefisto para que salve a su tía pero a cambio de “llevarse” su matrimonio con MJ por medio de un hechizo que se los hiciera olvidar; de paso, borraba el desenmascaramiento de la memoria colectiva devolviéndole al personaje su anonimato (ya hablaré de eso).

Los blogs se alzaron en furia y odio. JMS se convirtió en el ser humano más odiado por todos los lectores de comics desde el psicólogo Wertham (ése que hundió a la EC comics). Alertado por la horda de gente furiosa que deseaba asesinarlo, JMS pidió que quitaran su nombre de los dos últimos episodios alegando que “iban en contra de sus ideas”. Fue peor. Los fans pensaban que el retraso era porque Quesada, atento al malestar general, había decidido modificar la historia original. Y que JMS, el villano, se retiraba por no poder faltarle el respeto a esta generación de lectores…. Grosero error.

Tanto Quesada como JMS pensaban que un Spider-Man casado era malo para la franquicia. Pero la trama de One More Day ya estaba planeada para ocurrir con o sin Straczinsky. Incluso Quesada le dio la oportunidad de abandonar el barco tras Back in Black pero el muchacho no pensaba irse de Amazing sin un evento “asombroso”. El verdadero conflicto, que terminó con la partida de JMS, era que ambos tenían ideas muy diferentes de lo que acontecía tras el hechizo.

En una muestra de pésimo profesionalismo, JMS escribió el guión del capítulo final de acuerdo a sus ideas. Para él, Mefisto impedía que Harry Osborn cayera en las drogas y aceptaba realizarse rehabilitación. Por ende, nunca abandona a Mary Jane ni se convierte en el segundo Green Goblin. Por ende, Peter nunca se enamora de la pelirroja ni contrae matrimonio. Por ende, sigue solterito y con su tía sanita.

Mientras tanto, Quesada da luz verde para Brand New Day (la continuación de OMD) pero los autores trabajan al personaje según las ideas de Quesada. O sea: ALGO impidió la boda entre Mary y Peter, ellos siguieron juntos pero jamás se casaron, además otro ALGO los separó para siempre, por lo que existe cierta tensión entre ellos.

Con un año de argumentos ya escritos, JMS no pudo más que tragarse su argumento original. Quesada le jugó feo y a traición, Straczinsky pidió que lo sacaran de los créditos. El Joe (que, todo hay que decirlo, realizó su mejor trabajo como dibujante) no desechó el argumento ya escrito, simplemente, tras el hechizo, se mandó él solito las nueve páginas que sientan las bases de BND Lluvias torrenciales, probabilidad de descargas eléctricas, no salga de su casa.

Y sí: Peter decide sacrificar a su esposa para poder estar con su tía. Menos mal que May no es su madre ¡¡¡¡si no los freudianos estarían en la gloria!!!! Ah! ¡¡Y vuelve Harry Osborn!! Aparentemente, ha estado de rehabilitación en Europa. ¡Ah! Y vuelven los lanzaredes, ya no hay cositas orgánicas ni nada, ¡se acabó! Uno llega a preguntarse: qué relación hay entre que ocurra el casamiento de Peter y, por ejemplo, ¿la Civil War? Porque si Peter es soltero nadie le dispara a su tía.

Brand New Day

A partir de Amazing Spider-Man #546, la colección aparecerá tres veces por mes, con equipos rotativos. Así, en este Enero 2008, Dan Slott al guión y Steve McNiven al dibujo dan comienzo a la nueva etapa. Acá Spider es soltero y desempleado y sin una moneda, Harry Osborn es su mejor amigo y compañero de salidas, la tía May hace trabajo comunitario sirviendo comida a los pobres y Jackpot es una misteriosa súper heroína de turgente figura y cabello pelirrojo (adivinaron). Vuelven las intrigas del Bugle, la tensión sexual entre Peter y alguna otra mina, debuta un nuevo villano, Peter vuelve a quedar como un cobarde por atender a sus deberes de héroe.

El resto de los equipos creativos que irán apareciendo están formados por: Marc Guggenheim y Salvador Larroca, Zeb Wells y Chris Bachalo y Bob Gale plus Phil Jiménez. No hay mucho que decir sobre los guionistas: Slott hizo un muy buen trabajo en Avengers la Iniciativa; Gale y Guggenheim han tenido sus días en televisión y algunos episodios para diferentes series, con resultado dispar; Wells viene de New Warriors y no tengo ni idea de quién le asignó Amazing Spider-Man.

La cosa viene bien por el lado de los dibujantes: McNiven es genial y su trabajo es de excelente para arriba. Larroca dio un vuelco de 180 grados con New Universal, dejó de ser el clon de Carlos Pacheco para convertirse en un artista excepcional y muy interesante; además, se comprometió a dar una versión de Spidey lo más pegada a la cinematográfica. Se nota que Phil Jiménez y Chris Bachalo necesitan adaptarse al arácnido pero son profesionales con muchas páginas a sus espaldas y es lógico esperar de ellos un trabajo excepcional. Eso, claro, si comprara el cómic…

Antes del #546, Marvel sacó por internet un Spider-Man #101, algo así como “quién es quién en el universo Spider”. Es increíblemente gracioso la forma en que solucionan el detalle civil-war-desenmascaramiento: Spidey sí se quitó la máscara delante de las cámaras del mundo entero ¡pero nadie puede recordar su rostro! Ahora, ni siquiera Daredevil sabe quién está bajo las redes… la identidad secreta de Peter es 100% secreta

Un comentario subjetivo

Ni siquiera voy a hablar de los problemas de continuidad que representa esta saga (la solución al asunto Civil War es ridícula y una auténtica falta de respeto). No y no. Quiero detenerme en la caracterización de Peter. En lo personal, no me importa el cambio realizado por Quesada y su group. Ni me interesa la vuelta de Harry, ni los lanza redes metálicos, ni la soltería, ni que Peter sea un adulto de 28 años viviendo con su tía. Me duele que Spidey sea tan egoísta, capaz de sacrificar cualquier cosa (en el segundo episodio, casi arruina el tiempo-espacio) y a cualquiera con tal de tener la conciencia limpia. Y el personaje lo reconoce: si May muere por un ataque cardíaco… llorará pero todo bien, después saldrá a combatir criminales a base de chistes malos, a lo sumo, pasará uno o dos capítulos en el cementerio… Spider-Man en lugar de poner a los demás por sobre sus necesidades, no acepta la carga y parece olvidarse que “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”. Vientos huracanados y terremotos, por su bien, aférrese a aquellos que ama.

© 2008, Roberto Pulitano.

Versión completa de la nota publicada originalmente en Comiqueando Online , 25 de enero, 2008.

Written by Amo del Calabozo

December 30, 2009 at 10:57 pm

Posted in Spider-Man

Tagged with

2 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Es esta una de las grandes fallas de la industria norteamericana. Decisiones mal calculadas y hechas a la ligera, que desencadenan la ira de los lectores y se pasan por no se donde las líneas argumentales. El comic es un negocio serio pero parece que los manda más aún no se dan cuenta o creen que todos somos adolecentes facilmente engañables.

    GTL-282

    January 3, 2010 at 5:09 pm

  2. Eso ocurre siendo algo muy estilo a lo Bush.

    Pero los gringos se lo compran todo.

    Gabriel Bornés

    January 7, 2010 at 5:38 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: