El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Los vampiros me chupan un huevo

Vampiros, ¿alguien más está hasta más arriba de la corona con los vampiros? Yo sí, o más bien no, lo que me molesta es la frasecita esa que “los vampiros están de moda”. Los vampiros siempre han estado de moda, y más aún desde que Stoker publicó su libro. Y como con todo gran mito, el vampiro tiene muchas aristas que pueden ser exploradas. En este nuevo “revival” al parecer la preocupación está centrada en los aspectos más superficiales del vampiro. Con un amigo lo comentábamos bebiendo cerveza frente al cine del mall de Chillán mientras veíamos el afiche de la segunda película de la saga Crepúsculo. ¿Por qué estos vampiros tanto hombres como mujeres tienen que ser tan imposiblemente “bellos”? Si uno lee Drácula se da cuenta que el personaje de Stoker es un ser más bien salvaje y brutal como corresponde a una fuerza de la naturaleza y así lo entendió Murnau cuando llevó a Drácula al cine bajo el nombre de Conde Orlock. Lo que está de moda hoy son los vampiros emos, los vampiros carilindos y románticos. ¡Sí hasta los vampiros de Anne Rice tenían más profundidad que estos remedos edulcorados para jovencitas!

Y como estos vampiros son tan superficiales, arrastran consigo a los hombres lobo porque no se la pueden solos, como ocurría en Underworld dónde vampiros y licántropos sólo están al servicio del combo y la patada y las piruetas y verse cool en trajes de cuero a lo post-Matrix. Y mientras el canal 7 tiene a su Conde Trolok, los del 13 van a contraatacar con una teleserie de hombres lobo, pero dónde las transformaciones serán más “sugerentes” que otra cosa y no por motivos dramáticos como argumentan sino porque no tienen los recursos para hacerlo como se debe. Igual cuando uno ve la extensa y dolorosa metamorfosis en lobo del protagonista de Un Hombre Lobo Americano en Londres -totalmente análoga- y la compara con la que se ve en el trailer de Luna Nueva, digital y en indoloro medio segundo, uno piensa que los efectos especiales en el cine han evolucionado para peor. Es cómo si la metamorfosis en lobo no tuviese ninguna importancia, no hay drama ahí, yo me convierto en lobo cuando me da la gana, no cuando hay luna llena necesariamente. Me recuerda una conversación que sostuve en Quillota con Magno Tiros, al que LUN ya tiene de casero cada vez que hay que hablar de vampiros. Me quejaba yo de los zombies con Magno, de cómo no admitían muchos cambios salvo el ser más rápidos. “Es que si el zombie deja de ser una criatura sin mente cuya única motivación es la de comerse a los vivos, entonces no es un zombie, es otra cosa”. Y lo mismo se aplica con el Conde Trolok según leo hoy en una nota de LUN dónde ciertos “especialistas” que van desde el propio Magno Tiros a Felipe Avello y Jaime Coloma se quejan de lo poco “vampiro” que es el personaje de Rudolphy que no tiene colmillos largos, no le teme a los crucifijos ni el agua bendita y hasta come ajo. Aquí se aplica lo dicho por Magno Tiros, si el vampiro no actúa como vampiro, entonces no es un vampiro.

Y otra cosa que leí en ese mismo artículo de LUN y que hace rato veo repetirse en los medios es sobre la condición de “primera novela de vampiros” de Sinfonía Eterna de Rebeca San Román. Esto es algo muy típico aquí en Chile dónde la demolición sistemática de todo lo construido previamente pareciera ser el deporte favorito, no sólo de nuestros urbanistas, sino también de los periodistas que deberían hacer mejor su pega que es la de informar hechos veraces. Yo no soy periodista, pero aún así me doy el trabajo de investigar para cada uno de los temas que he tocado en el tiempo que llevo de “divulgador” y si la señorita San Román no desmiente los dichos de estos periodistas pues se hace cómplice de la mentira. A mí me ocurrió algo similar a esto con mi novela Identidad suspendida que la editorial tuvo la desfachatez de nombrar como “la primera novela de cf en Chile” contra mi conocimiento. Esa dichosa frase por la que he tenido que dar explicaciones hasta el día de hoy fue algo que no autoricé de ninguna manera y que fue agregado a la maleta tras dar mi visto bueno a la portada. Es por esa razón, por que he sido víctima de ese estúpido afán por proclamarse “el primero” que me molesta particularmente que se diga que Sinfonía eterna es la primera novela de vampiros en Chile.

Yo no soy un especialista en vampiros como Magno Tiros ni tampoco hice mi tesis sobre vampiros como Jaime Coloma. Sí he escrito varios cuentos sobre vampiros, uno de los cuales fue elegido para formar parte de la antología Bordecerro de Mago Editores y otro que ganó el segundo lugar en un concurso organizado por vampiros.cl y que luego fue adaptado a guión de In Absentia Mortis y ahora a una novela pronta a ser publicada. No soy un especialista, como he dicho, pero sé que existe una novela llamada Tras esos Muros de Carolina Yancovic publicada por Ediciones Universidad de Magallanes el 2005 que trata sobre vampiros. No sé si será la primera novela de vampiros en Chile, es posible que haya otra, pero sí sé que Tras esos muros antecede en tres años a Sinfonía eterna.

Puro marketing, se entiende que a las editoriales les interese esto de “primera novela de (inserte género aquí)” y que busquen autores que sean fotogénicos y tengan un personaje armado como parece ser el caso de la autora de la “segunda novela de vampiros en Chile”. Por eso las editoriales apuestan por este tipo de obras y no por la antología de Alberto Rojas por ejemplo que aún espera que le den el visto bueno, cosa que harán al parecer cuando lo que esté de moda sean las momias chinchorro.

Written by Amo del Calabozo

November 25, 2009 at 9:00 pm

Posted in But I digress

Tagged with

13 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. saludos amo ke bueno ke kai post nuevo.
    segun esto en krepuskulo no son hombres lobo, keske son..komo se llaman??…multiformas o algo asi, eso lo xplikan en un libro mas adelante, de kualkier manera si es una historia para niñas (despues de leer el final me di kuenta…ratas!!!).
    hablando de temas mas relevantes, komo diablos hago para nkontrar eskristos suyos aka en mexiko??

    paz

    Roberto

    December 17, 2009 at 4:52 pm

    • Roberto, ¿la letra K le paga a usted algo asi como “product placement”?

      En el trailer que hube de sufrir antes de ver “Inglorious Basterds” había unos tipos que se transformaban en lobos y no me importa si en el libro o la película (ninguno de los cuales tengo la intención de leer o ver) se llaman multiformas o shapeshifters o huachinangos, lo que se vio en pantalla era un tipo que se transformaba en lobo y eso in my book es un hombre lobo.

      Para enkontrar eskritos míos en mexiko vaya a León de Guanajuato y pregunte por Dorian Kano, el le podrá pasar algunos.

      Sergio

      December 18, 2009 at 3:49 am

  2. Crepusculo, historia para chicas calientes…

    Ultimamente estoy leyendo The Strain (O Nocturna) Libro escrito por Memo del Toro, y bueno, los vampiros son a la Blade 2, Blancos, Calvos, y hasta sientes aveces que lees dracula, un historia muy definida de un virus con un origen, como los mitos antiguos

    Manuel

    December 18, 2009 at 2:30 am

  3. A esta altura de mi corta pero intensa vida, los Vampiros y los Zombies y los Hombres Lobo me pueden chupar la guadaña hasta que se atoren, no hay temática fantástica más manoseada y truculenta que el uso de los monstruos pseudoinmortales que para colmo ahora son mijitos ricos que sueñan con ser mortales otra vez, patrañas, acompañados de una pendejita suelta de cascos que sueña con el amor eterno. La pucha. Por lo menos True Blood es entretenida, aunque es una paja bajo el agua igual que The Vampire Diaries, la saga de Crepúsculo y los fletos con colmillos de Anne Rice (pido disculpas a los homosexuales que lean esto, pero un vampiro maricón como personaje literario y cinematográfico huele igual de mal que el vampirito “adolescente” enamorado).
    Ni hablar de los zombies, en todas sus variables, rápidos o lentos, inmortales y virulentos. Para lo único que sirven es para asolar y comerse a los gilipollas, un escalón más arriba de la cadena trófica. Bien podrían ser lauchas mutantes y sería el mismo resultado. O culebras en un avión, caracho.
    Los licántropos, con o sin control sobre sus cuerpos transformados, sirven para hacer félpudos. En Luna Nueva hay un grave problema de conservación de materia cuando el pendejo musculoso se transforma en un lobito que pesa diez veces más, y un carajo que sea “sobrenatural”, con esa excusa hago que el Viejo Pascuero se la coma con mayonesa.

    GuajaRs

    December 18, 2009 at 1:10 pm

  4. Reivindicando las películas chorras de lobos adolescentes

    Hércules Roquefort

    December 20, 2009 at 7:21 pm

  5. Vampiros adolecentes que se comportan como hadas? la escritora o quien esta a cargo de la direccion no es mormon(a)? no quiere pervertir la analogia de lo que es un vampiro? (vampiros mormones, hibrido inamible…yo conoci a uno!) o las adolecentes no sueñan con el chico rebelde pero sensible para decir “yo puedo cambiarlo”?…
    Por supuesto vaya uno a preguntarles sobre La novia del Corintio…

    Dellius

    December 24, 2009 at 6:32 am

  6. Lo ideal serría una historia donde los vampiros fueran más débiles que los humanos.

    Gabriel Bornés

    December 24, 2009 at 2:10 pm

    • en “From Dusk Till Dawn” los vampiros físicamente son muy débiles, por cierto esa es una de las mejores películas de vampiros

      Hércules Roquefort

      December 27, 2009 at 2:18 am

  7. Estas leyendas ya han perdido su magia. Han sido ultrajadas por tanto tiempo que ya no les queda ni una gota de los que querían transmitir. Del miedo de que alguien pueda chuparte la sangre hasta que quedar pasa a un objeto sexual. La industria a bastardizado casi todo lo bueno que tenía el planeta. ¿Que es lo que nos queda a estas alturas que no haya sido manoseado con tanta desfachatez ya?

    GTL-282

    December 31, 2009 at 8:31 pm

  8. Mmmmmmmm siempre hay algo que no se ha dicho sobre una historia.

    Algo así como El Vampiro que vino a Cenar, o el Padrino Vampiro, quien sabe.

    Recuerdo una teleserie brazleña de hace algunos años que mostraba una veta comica sobre los chupasangres, Vamp creo que se llamaba.

    Por supuesto también está la Danza de los Vampiros, una de mis favoritas.

    Gabriel Bornés

    January 10, 2010 at 3:24 pm

  9. De una u otra forma, el hecho de que los “lobos” que aparecen en la saga Crepusculo, no sean precisamente hombres lobos si importa. La mitología que se exhibe en libros y peliculas de ficción de forma indudable se ha trastocado con el paso del tiempo. Y si bien, es imposible comparar a Dracula o Carmilla, con Edward Cullen o Lestat, ellos pertenecen a la misma “familia”, entiendase esto ultimo, como una base comparativa pues comparten la misma genealogía (la misma base mitica. Para quien no entieda, revisen la historia de Vlad el empalador, o el mito hebreico, que -entre otros tantos- terminan por dar forma al mito vampirico). ¿A qué voy? Cuando S. Meyer, habla del clan Quileute, menciona de forma tacita que no son hombres lobos, no comparten sus caracteristicas. Para cualquiera que sea un poco entendido en historia, sabe bien que los quileutes son una tribu nativa originaria real. Lo que en conclusión deriva al hecho del uso de sus propias leyendas en la saga “crepusculo”, leyendas que no hacen mención a los hombres lobos. Por lo demás la postura de “unos tipos que se transforman en lobos, son hombres lobos” cae en el gerarquizmo de lo básico. Las criaturas que pueblan el mundo mitologico, sin importar la cultura a la que pertenescan tienden a compartir caracteristicas comunes, pero ese no es motivo para generalizarlas, porque de ese modo se le resta riqueza al folcklore de cualquier cultura.

    H.S

    February 22, 2010 at 12:36 am

    • Cuando S. Meyer habla del clan Quileute está invocando un tropo (para quien no entienda, revisen How To Read Superhero Comics and Why de Geoff Klock, que explica la manera en que los tropos operan en la literatura “popular” o de masas tal y como es la obra aludida). Y el tropo invocado no es otro sino el manido “nuestros monstruos son diferentes” que cuenta con numerosos ejemplos que, por supuesto, incluye “nuestros hombres lobos son diferentes”. ¿Porque recurre un autor a este tropo? lo dice la página de tvtropes: “A writer invokes this trope any time they want to use a famous critter or race without having to deal with the all of the various baggage said critter has accumulated in folklore and pop culture over the years, allowing them to leverage existing tropes and characteristics only as much as they want to”.

      Un humanoide que se convierte en lobo es un hombre lobo ya que responde a ese arquetipo por más que lo quieran llamar Lycan, Quileute o Jaimito. Llamar las cosas por su nombre no resta riqueza a nada que tenga la fuerza suficiente para resistirlo y por lo mismo es tan común el tropo de “nuestro monstruo es diferente”.

      Sergio

      February 22, 2010 at 5:35 pm

      • Este post es muy bueno… al fin encuentro algo de cordura en referencia a este tema.

        Lo que hay en Crepusculo y en los escritos de Anne Rice (en una menor proporcion) es un asco, una melcocha diseñada para atrapar a todas las adolescentes sin neuronas, las viejas solteronas y los hombres… algo peculiares.

        Estamos hablando de os seres más tenebrosos de la imaginacion y cultura del hombre… no de perfectos, bellos y jovenes inmortales con superpoderes que parecen tomados de X-men y que brillan a la luz del dia… es absurdo!!!

        Guillermo Salazar II

        March 17, 2010 at 5:06 am


Comments are closed.

%d bloggers like this: