El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

MitomanoComics: what’s the deal

El 7 de octubre del 2008 me llegó un e-mail de un tal Francisco Fernández que se identificaba como co-creador/ilustrador del proyecto de comic de superhéroes chilenos, Mitomanocomics. Junto con saludarme, e invitarme a navegar por su página (www.mitomanocomics.cl), Francisco me propuso un intercambio de links u banners, además de recalcarme el estar muy dispuesto a recibir críticas u opiniones respecto a su trabajo. Una vez concluída la lectura del mail de Francisco visité el sitio de MitomanoComic y pasé un buen rato viendo y leyendo las fichas de cada uno de los personajes del “Supraverso”. Lo que vi motivó que escribiera y publicara aquel mismo día en el antiguo Calabozo del Androide el siguiente post, que se hubiese perdido para siempre de no ser porque fue reproducido por Pancho Ortega en su Fortegaverso:

El superhéroe cómo lo conocemos es un invento de los norteamericanos, de eso no cabe duda, pero en un nivel más profundo los superhéroes no son sino una reactualización de los mitos y los grandes héroes que han existido desde los albores de la humanidad. Tomemos a Superman, por ejemplo, el superhéroe por antonomasia. Dentro de los mitos estructurados en torno a él podemos mencionar el del paraíso perdido, el destierro del héroe y la supervivencia tras el cataclismo (Noé, Ut-Napishtim, etc.). La cámara matriz o cápsula en la que Superman viaja por el espacio hasta estrellarse en nuestro planeta no es otra cosa sino la frágil canasta de Moisés, siendo el abandono de un niño por otro lado, un cliché mítico que anticipa la relevancia que éste ha de adquirir y que es tema reincidente en varios de los relatos sobre personajes célebres como Ciro, Dioniso, Edipo, Perseo, Romulo y Remo, el mismo Moisés, e incluso Gokú.

No discuto que personajes como Superman hayan sido creados en un principio para entretener al público infantil y adolescente (lo que por lo demás no tiene nada de malo), pero la existencia de los superhéroes desde la Edad de Plata en adelante sobrepasa dicha definición. Joseph Campbell en su libro The Hero With a Thousand Faces (1949) propone la existencia de un patrón monomítico, algo así como un círculo compuesto por una serie de eventos que reunidos forman la base de todas las estructuras mitológicas. Como diría Pedro Angosto Muñoz: “No sólo los superhéroes provienen de las mitologías antiguas (y los supergrupos de las Órdenes de Caballería y las asambleas de héroes tipo ‘Argonautas’, claro) sino que, en su constante búsqueda de aventuras se han unido a ellas, ya desde que en la década de 1940 Billy Batson obtuviera al grito de ¡Shazam! los poderes del Capitán Marvel (que a su vez provenían de Salomón, Hércules, Aquiles, Zeus, Atlas y Mercurio). La amazona Wonder Woman o posteriormente Thor o Hércules en Marvel son los mejores ejemplos de esta consanguinidad.”

Tomando en consideración todo lo dicho anteriormente no puedo sino felicitar a los amigos de MitomanoComics por tener como base de fundación al mito como concepto regulador de su obra. Más aún si los mitos chilenos (y latinoamericanos) ocupan su principal objetivo a la hora del diseño de personajes. Porque de momento eso es lo que podemos contemplar en el sitio de MitomanoComics, una amplia galería de personajes con sus respectivas descripciones tanto de poderes como antecedentes personales que además incluyen las fuentes utilizadas a la hora de su creación.

Debo decir que me impresionó la impecable calidad de estos nuevos superhéroes y villanos de poderes tecnológicos y sobrenaturales. Desde Ranok, protector de los semidioses de Rapa-Nui, hasta el monstruoso Vichuquén. Desde el arriero psicópata Chacal (que seguro le puede dar una buena pelea a Wolverine) hasta Ayayemá, la semidiosa que le debe sus poderes a un genio maligno kaweshkar.

A partir de ese momento comenzamos a intercambiar correspondencia con Francisco y aprovechando su excelente disposición le remití algunos bocetos de personajes inventados por mí en 1995 para un cómic que nunca vio la luz pública. Francisco realizó sus versiones de mis personajes y quedamos de acuerdo que podría utilizarlos en MitomanoComics si las circunstacias lo ameritaban. Luego de esto vino un perídodo de silencio hasta que Francisco me manifestó su interés por reactivar MitomanoComics que debido a un cúmulo de circunstancias ajenas al proyecto (entre ellas el poco tiempo que deja el trabajo formal, y la partida de su guionista a Argentina), le impedía lanzar los cómics pretendidos para la red con la periodicidad y calidad debida. Lo publicado en la fenecida Caleuche, además, le había dejado muy disconforme debido a la limitación de tiempo con la que contó y al hecho que tuvo que crear una historia especialmente para la ocasión que reunía personajes que aún no estaban listos para funcionar en grupo. “Todo ello dió como resultado un producto demasiado forzado que no ha cumplido para nada con las perspectivas que tenía para la obra”, me comentó Francisco en aquel mail del 4 de febrero del 2009.

En resumen, Francisco pretendía lanzar una versión 2.0 de MitomanoComics lo antes posible, pero integrando gente conocedora del tema, y yo fui la primera persona a la cual le propuso formar parte activa del proyecto. Estuve de acuerdo y nos pusimos a trabajar en el diseño de algunos personajes y una historia que subsanara los errores cometidos en aquel cómic para Caleuche. También le sugerí hacer de esto un proyecto para el Fondo del Libro en cuya elaboración participé pero como ha sido la historia de mi vida con los fondos concursables no ganamos. Por suerte nuestra creatividad y motivación no está supreditada a mamar de las ubres de la vaca estatal por lo que hemos seguido adelante. La semana pasada MitomanoComics saltó a los medios escritos como evidencian las notas de La Nación y Las últimas noticias. Mientras nosotros seguimos trabajando sin prisa pero sin pausa tanto en MitomanoComics como en Atómica dónde Francisco colabora activamente con el concept art. Tenemos en carpeta una novela gráfica y algunos webcomics bastante interesantes, uno de los cuales es un crossover de Ranok con Atómica.

Eso es todo cuanto puedo contarles de momento, y como me dijo Francisco: “a hacer historia se a dicho señores”.

Written by Amo del Calabozo

September 21, 2009 at 8:25 pm

%d bloggers like this: