El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Marvels: Instantáneas de un lector

La primera vez que leí Marvels fue el 2001, en la edición de Vid publicada entre noviembre de 1998 y marzo de 1999. Desde entonces que tenía deseos de escribir algo sobre esta miniserie de Alex Ross y Kurt Busiek de sobra conocida por los aficionados al cómic de superhéroes. Sólo por si acaso, ya que nunca podemos descartar que algún alienígena recién llegado al planeta Tierra esté leyendo esto, cabe mencionar que Marvels fue publicada originalmente entre los meses de enero y abril de 1994 y narra la historia de la entelequia conocida como Universo Marvel desde la perspectiva de la gente “normal”, encarnada en el periodista gráfico Phil Sheldon. El éxito de Marvels permitió a Busiek realizar su muy recomendable Astro City que le ha permitido seguir desarrollando la fórmula de lo que sucede tras el escenario de la gran épica superheroica y como esto afecta a la gente cómun y corriente, aunque sin descuidar a los propios superhéroes y villanos.

Recuerdo la discusión de dos amigos hace un tiempo, uno estaba escribiendo una reseña de Tlön, Uqbar, Orbis Tertius para la revista literaria donde trabajaba. El otro le espetó que escribir sobre Borges era una tarea innecesaria ya que rápidamente se cae en lo que ya han dicho otros. “Te aseguro que lo que yo tengo que decir sobre Borges aún no ha sido dicho”, aseguró el primero. “Todo está dicho sobre Borges, estaba dicho antes que Borges naciera incluso”, aseveró el segundo.

Ahora bien, tengo la certeza que poco es lo que puedo aportar sobre Marvels que no haya sido dicho diez años atrás y mucho menos llegar a la disección cuasi-microscópica que ñoños como Jess Nevlin han realizado de sus títulos favoritos (sí, ya sé que ese “ñoño” ha logrado que le publiquen un libro con sus ñoñeses, pero el vive en la tierra de las oportunidades y yo en la de “vayase a la punta del cerro”, o cómo diría mi abuelo: “andá a peinar calavera”).

¿Cual será el cometido al cual me veré avocado en la presente nota entonces? Pues el de comentar ciertas viñetas, ciertos detalles y personajes que llamaron mi atención sin recurrir a erudiciones ni deconstruccionismo-estructuralismo-posmodernista-de-la-onceava-hora, o al menos eso espero.

MARVELS LIBRO PRIMERO: ÉPOCA DE MARVELS

Namor

Primero que todo, no sé porqué Ross optó por dibujar a Namor desnudo cuando siempre se le ha visto con su escamoso bañador verde. Si era para darle realismo al personaje, pues no entiendo como conservó los uniformes ridículos de otros héroes y villanos. Tal vez fuera una afrenta más del príncipe atlante hacia los humanos el pasearse (y volar) insolentemente desnudo por ahí, sobretodo en los puritanos años 1950s. De cualquier forma esta primera viñeta es impresionante, vemos como Namor se voltea enfurecido ante los disparos de la policía pese a que las balas no le hacen daño alguno. En el suelo hay una chica vendada que no sé quien podrá haber sido (reconozco que mis conocimientos del Universo Marvel no van tan atrás) pero luce exactamente como una pin-up girl, de esas tan populares en los 1950s. Como la secuencia de Namor es un flashback relatado por la novia de Phil Sheldon, que presenció todo, está narrada con una paleta que podríamos considerar “blanco y negro”, lo que añade más dramatismo a la escena. En la segunda viñeta Namor arroja un auto-patrulla sobre los policías y en la tercera se marcha nadando como si los efectivos policiales “…solo fueran una molestia para él.”

Halcones nocturnos

Esta es la clásica viñeta basada en el cuadro de Edward Hopper Nighthawks (1942) que de tanto imitarla se ha convertido en una mala broma. Supongo que Ross no pudo evitarlo de la misma manera que Roger Rabitt no resistió cuando el juez interpretado por Christopher Lloyd, que luego era un toon, golpeteaba rítmicamente las paredes esperando el remate (los que vieron la película saben a que me refiero). Hay un libro titulado Final de verano donde Philippe Besson da vida a los personajes del cuadro de Hopper. Como toda buena novela francesa incluye el entremezclado de las unidades de tiempo y lugar del teatro con las evocaciones proustianas a la vez que propone lo que podría haber sido la historia de la mujer de rojo, su acompañante, el tipo que da la espalda y el barman. ¿Es esto un fanfiction?, ¡no que es literatura seria, tío!

La capa y la sombra

Esta viñeta más que ninguna otra ejemplifica el espíritu, el sello si se quiere, de Marvels. Una sombra y la punta de una capa roja sobre el tejado de un edificio, en un plano superior al de los “pobres mortales” obligados a moverse por la terrenal acera. Arriba, sobre las cabezas de los anónimos peatones, se desplazan los héroes, los super-hombres y super-mujeres, los dioses. De hecho, prácticamente cada vez que vemos un superhéroe irrumpir en escena en Marvels es en un plano superior al de los personajes comunes y corrientes: Capitán América brincando sobre las cabezas de los maravillados transeúntes, Giant-Man caminando por sobre los edificios, Spider-Man trepando murallas… los marvels son como dicen en inglés, “larger than life” y Ross no deja lugar a la duda.

No puedo dejar de concebir a ese anónimo pero arquetípico superhéroe como un torero que con su capa de un intenso color rojo recorre la arena, conformada por la ciudad, atrayendo a sus adversarios. Al mal del que sólo él puede protegernos.

MARVELS LIBRO SEGUNDO: MONSTRUOS

Santo Rico

Phil Sheldon intenta vender su idea para un libro dedicado a los marvels y en la oficina de Bennett Schwed podemos ver a la izquierda un titular enmarcado en que puede leerse: “Santo Rico, country in crisis.” Hasta donde yo sé no hay ningún país que se llame Santo Rico y una primera lectura de dicha portada de periódico nos puede hacer pensar en que “Santo Rico” es el típico nombre que a un guionista norteamericano podría ocurrírsele a la hora de bautizar un país, ciudad o pueblo latinoamericano para no utilizar uno verdadero y herir susceptibilidades o simplemente para no abandonar la caricatura de “país bananero tercermundista regido por dictaduras, guerrillas y narcotráfico” tan familiar para sus lectores.

Pero voy a creer que Busiek y Ross son más inteligentes y que mediante su “Santo Rico en crisis” aluden a una de las primeras aventuras del primer superhéroe de todos: Superman. En dicha historia publicada en Action Comics #2 (1939), Clark Kent es enviado por su editor George Taylor a cubrir una guerra en un pequeño país “genérico” de América del Sur denominado San Monte que se asemeja mucho a la España franquista de aquella época. El Superhombre secuestra a los líderes de ambas facciones en conflicto y los conmina a terminar la guerra, una vez que los líderes admiten que no recuerdan la causa por la cual comenzó el conflicto éste termina. ¡Qué enseñanza más cursi sobre los motivos que propician la guerra!

Homo Superior

En la inauguración de la muestra de escultura de Alicia Masters, Phil se topa con varios supertipos de los cuales los únicos con identidades públicas son los 4F. Podemos ver entre los invitados a Tony Stark (Iron-Man), Matt Murdock (Daredevil), Norman Osborn (Duende Verde), Stephen Strange (Doctor Extraño) y por último: Charles Xavier y los dos primeros estudiantes de su academia: Jean y Scott. Antes que Bryan Singer lo eligiera para encarnar al Profesor X en la pantalla grande, Patrick Stewart ya había sido seleccionado por Alex Ross para encarnar al calvo telépata (de la misma forma que Michael Keaton es Namor y Timothy Dalton es Tony Stark).

En estas tres viñetas vemos ejemplificado uno de los absurdos más célebres del Universo Marvel: el prejuicio contra la gente con superpoderes que no los hayan obtenido mediante experimentos genéticos, accidentes freaks o magia, o sea, los mutantes.

Las damas de alta sociedad están espantadas ante la presencia de Ben Grimm pero concluyen que “al menos no es uno de esos horribles mutantes”, al mismo tiempo que Xavier las fulmina con la mirada. Los marvels son aceptables sólo si no son mutantes, aunque la mayoría de las veces no pueda distinguirse a uno de otro. Sheldon resume esta dicotomía cuando reflexiona: “Pero había algo respecto a los mutantes. Eran el lado oscuro de los marvels. Mientras Captain America y Mister Fantastic representaban la grandeza en nuestro interior… los mutantes eran la muerte. Y no tenían que hacer nada. Según los científicos, ellos nos iban a reemplazar. Eran el siguiente paso en la evolución. Los homo sapiens éramos obsoletos. Ellos eran el futuro. Ellos iban a poner tierra sobre nuestras tumbas.” La lógica tras esto es que un Spider-Man o un Hulk son “accidentes” inusuales que no se perpetuarán, mientras que los mutantes son el cambio definitivo, la transición de una especie a otra.

Niña mutante

Y hablando de mutantes, tras unirse a una “turba enfurecida” y apedrear a los X-Men, Phil regresa a casa para descubrir que sus vecinos han conformado un comité de linchamiento en busca de un mutante ¡que se esconde en su propio sótano! El mutante en cuestión es una inofensiva niña a la que las hijas de Sheldon han otorgado refugio y que en apariencia es igual a la mutante de ¡Aborrecible!, historia con guión de Bill Gaines y Al Feldstein y dibujo de Wally Wood. Este fue un descubrimiento que hice gracias al libro Clásicos de la Ciencia-Ficción de EC (Weird Science) #4 en la colección Biblioteca Grandes del Cómic de Planeta DeAgostini. Weird Science es uno de los títulos clásicos de cómics de ciencia-ficción (adaptando en varias ocasiones cuentos de Ray Bradbury), publicada bi-mensualmente junto a su revista-hermana Weird Fantasy desde mayo de 1950 hasta diciembre de 1953. Comparado a los famosos títulos de horror de EC (que propiciaron el enjuiciamiento que se hizo de los cómics cómo influencia negativa en la juventud) ambas revistas no vendían tan bien por lo que a partir del número 23 se combinaron en un sólo título Weird Science-Fantasy.

En la lacrimosa historia de Weird Science, la pequeña mutante muere horriblemente empalada al caer de un árbol tras ser perseguida por el personal del orfanato, supongo que su símil de Marvels habría corrido una suerte similar a manos de los vecinos de Phil si éste la hubiese entregado. Al final la pequeña Maggie desaparece, al igual que el personaje que homenajea, dejando una nota de despedida. Cuando la hija mayor de Phil le pregunta si acaso su amiguita va a estar bien, su padre, acongojado pero sincero le responde: “no lo sé” mientras la abraza.

¿Qué habrá sido de ella? Me gustaría verla en algunos de los múltiples títulos-X, tal vez en los Exiles.

Amenaza Mutante

Algo de Marvels que sí fue incorporado a la historia-oficial o Universo 616 Marvel fue el artículo del Daily Globe titulado “Amenaza Mutante”, específicamente la página que muestra la “Interpretación del destino de la humanidad si no se vence a los mutantes según el Dr. Bolivar Trask”, la que vuelve a aparecer en manos del problemático estudiante Quentin Quire en New X-Men #134 (enero 2003). Cabe mencionar eso sí que mientras en Marvels el periódico es el Daily Globe en el New X-Men de Grant Morrison es la portada del Daily Bugle del día en que Quentin nació según explica el joven mutante a sus compañeros, uno de los cuales describe certeramente al “tipo del látigo” como Satán o el príncipe Namor.

Luego, en New X-Men #135, Quentin aparece en clases luciendo un corte de cabello e indumentaria similar al personaje del látigo, confrontado por Xavier explica que todo es parte de un proyecto creativo de historia, “Creo que es tiempo que los jóvenes mutantes reclamemos la imaginería ofensiva producida por los “propagandistas racistas” de los medios.” Claro que Quentin no se detiene ahí, reúne a otros de sus compañeros, les entrega uniformes como el suyo, forma una pandilla, alienta el uso de la droga que amplifica los poderes mutantes y termina provocando una revuelta en la academia y la muerte de una de sus compañeras, además de la propia.

MARVELS LIBRO TERCERO: DÍA DEL JUICIO

Ka-Zar

Una vez más me detengo en la portada de un periódico. Esta vez es The Times que titula “Salvaje medio desnudo capturado en la costa británica.” Como vemos el salvaje en cuestión está muy bien atado por fuertes cadenas de acero y custodiado por un par de “bobbies”. Junto a esta noticia viene otra donde se acusa a Daredevil de asesinato. El “salvaje” no es otro sino Ka-Zar, un personaje de pulp que debutó en octubre de 1936 para luego ser adaptado al cómic por Ben Thompson. Ka-Zar re-debutó en la mítica Marvel Comics #1 (octubre 1939) junto a la Antorcha Humana original, Namor y el detective enmascarado The Angel.

En contraste a la publicación del Times en la reciente House of M #3 (septiembre 2005) podemos ver en el periódico The Pulse a un Ka-Zar, o Lord Kevin Plunder, sin cadena alguna posando junto a su felino dientes de sable Zabu. De acuerdo a The Pulse, Lord Plunder ha conseguido asilarse en los Estados Unidos huyendo de Pangea donde es un reconocido activista de los derechos humanos (lo que en la realidad de House of M equivale defender a una minoría).

MARVELS LIBRO CUARTO: EL DÍA QUE ELLA MURIÓ

Xemmu

En esta viñeta vemos a la hija menor de Phil Sheldon mirando televisión con un curioso muñeco de peluche entre los brazos. Ciertamente no es un teddy bear sino una representación de Xemnu que fue el primer personaje Marvel en ostentar el pseudónimo de “Hulk” y uno de los pocos monstruos pre-superhéroes que logró sobrevivir a su época de gloria. Xemnu es un alienígena que apareció en Journey Into Mystery #62 (I Was a Slave of the Living Hulk) pero tras el debut y posterior éxito del Hulk que todos conocemos, Xemnu fue degradado de “The living Hulk”, a “The living Titan”.

Xemnu comenzó siendo mucho más grande y de color rojo para luego ser blanco y algo más pequeño tras ser vaporizado. Una de las últimas veces que se le vio, Xemnu, tras ser derrotado por Hulka, fue incorporado a la colección de peluches de un gigantesco extraterrestre conocido como Elinwen (anagrama de Len Wein, famoso por relanzar a los X-Men). Posteriormente hizo una aparición como alfombra del Antiguo del Universo conocido como el Coleccionista.

Watchmen

Phil Sheldon está determinado a demostrar la inocencia de Spider-Man, quien es culpado por la muerte del capitán de policía George Stacy. Para ello se entrevista con la preciosa “all-american girl” Gwen Stacy, novia de Peter Parker. Juntos caminan por el centro de Nueva York hasta que se encuentran con una invasión atlante. “Sub-mariner había invadido la ciudad… se supo que lo hizo para reclamar a los ciudadanos atlantes que la O.N.U tenía prisioneros. Fue algo relativamente pacífico y no duró mucho. Sin muertes. Pocos daños materiales, los que Namor pagó por completo.” Mientras toda la gente huye despavorida ante el despliegue de la maquinaria de guerra, Gwen, maravillada se queda donde está y dice: “es como… estar en un globo de nieve… tan hermoso, extraño e irreal… que es como si no pasara… Es como un sueño de algo que pasó alguna vez.” Al contemplar el asombro de aquella bella muchacha Phil tiene una epifanía: “Sí, había quienes despreciaban a los marvels. Que los ignoraban. Que no los consideraban importantes. Pero los marvels no buscaban la aprobación de los de mente estrecha. Su misión era salvar inocentes. Salvar a la gente como Gwen.” Como dato anecdótico cabe mencionar la presencia de un vehículo muy similar al de Nite Owl de Watchmen, a quien podemos ver en la cabina de la nave junto a su novia Silk Spectre II.

Danny Ketch

Al final de Marvels un desencantado Phil Sheldon decide retirarse. Le pide a su asistente continúe con su legado y tome una foto del momento junto a su esposa Doris, en ese momento va pasando un niño repartidor de periódicos en bicicleta. “Cómo te llamas hijo”, pregunta Phil, “Este… Daniel, Señor. Danny Ketch”, responde el muchacho. “Toma nuestra foto junto al joven señor Ketch. Un niño normal, común y corriente”, solicita Phil a su asistente. La ironía de este momento, es que Danny Ketch no tiene nada de normal ya que algún día será anfitrión para el demonio Zarathos, convirtiéndose así en el célebre Ghost Rider, pionero de los personajes demoníacos y violentos que representaran la era sucesora a la Edad de Plata, que se tiende a denominar “Grim and Gritty”.

© 2005, Sergio Alejandro Amira

Publicado originalmente en Calabozo del Androide #25 (septiembre, 2005)

Written by Amo del Calabozo

September 14, 2009 at 12:48 am

Posted in Marvel, Reseña

Tagged with , ,

2 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sincronía: justo estaba hojeando el libro Mythology de Alex Ross antes de dar con esta entrada

    Jorge Luis Freire

    September 14, 2009 at 3:50 am

  2. Buen articulo que nunca pasa de moda, y es mas que simplemente indicar algunos cameos :)

    Dellius

    September 15, 2009 at 1:04 am


Comments are closed.

%d bloggers like this: