El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Girls, girls, girls

Emma Frost: cold as ice
Empecemos este alucinante recorrido por las chicas del cómic y los dibujos animados con Emma Frost, alias la Reina Blanca, ¿Qué puedo agregar que Luis ya no haya dicho? Emma es una de mis X-Women favoritas, excepto cuando la dibuja Frank Quitely con ese look nipón que definitivamente no le queda. Greg Horn en cambio sí que ha sabido plasmarla muy bien en las portadas de su propio cómic, no así Salvador Larroca. Este sujeto dibuja muy bien, extraordinariamente bien, pero por alguna extraña razón hay algo que no termina de gustarme de su trabajo.

¿Emma Frost y Jean Grey peleándose por Cíclope? Ésta debe haber sido una de las veces en que un guionista ha sabido retratar más fielmente la más patética fantasía de todo onanista comiquero (el cual, por supuesto, se identifica por completo con el looser de Scott Summers): dos bellísimas y poderosas mujeres disputándose a un idiota, uffff. Si yo hubiera estado a cargo de los guiones en vez del sobrevalorado Grant Morrison, habría hecho que Jean y Emma se olvidaran del boy-scout Summers y encontraran placer la una en los brazos de la otra, if you know what I mean.

Claro que el affaire entre Scott y Emma fue “psíquico” y no “carnal” como suele ocurrir en el tremendamente sexuado pero contradictoriamente casto mundo de los X-Men. Sé que Morrison hubiera cambiado todo eso de haber tenido una libertad completa mientras guionizó New X-Men, pero “the powers that be at Marvel” nunca lo habrían permitido por más progresista que sea el amigo Joe Quesada. Por lo menos Morrison nos dio ciertos indicios de que los X-Men sí tenían una vida sexual (a diferencia de Marcelo López), como cuando Emma Frost menciona que Wolverine y Domino están haciendo “ruidos de animales de granja juntos” en el hotel de Hong Kong en el que se estaban hospedando.

Me he estado refiriendo aquí al New X-Men #139, el primero de una saga de tres ejemplares titulada Asesinato en la mansión que comienza con Jean sorprendiendo a su esposo en la cama con una Emma disfrazada de Phoenix (todo esto en el plano psíquico, claro) y termina con el descubrimiento de Bestia del cuerpo destrozado de la Reina Blanca en sus aposentos luego de la violenta disputa entre ella y Jean. La principal preocupación de la pelirroja era saber que había ocurrido entre Emma y Scott en Hong Kong, cuando Cíclope finalmente logra entrar a la habitación en que ambas mujeres discutían mentalmente, le exige a Jean que busque la respuesta a su pregunta en su cabeza, Jean husmea en la mente de su marido y descubre que este efectiva y estúpidamente se resistió a los encantos de la Reina Blanca que tendida sobre su cama (y ataviada de un diminuto vestido de noche) le sugería relajarse con “un poco de vino y adulterio”. “Emma, estoy hablando en serio sobre el celibato. Es Jean o nada.” Le dice Cíclope a la cachonda mutante.

Luego que la verdad es revelada (y en clara referencia a la película), Scott se apodera de la moto de Wolverine y se marcha de la Mansión. “¡Oh, no! ¡No la búsqueda de Cíclope de nuevo!”, exclama Xavier aludiendo al arco argumental que siguió a Los Doce luego que Apocalipsis se fusionara al más puro estilo Dragon Ball Z con Cíclope. Y aunque Jean comprueba que su esposo le fue fiel en Hong Kong, sigue molesta ya que pese a que no tuvieron sexo “pensaron en hacerlo todo el tiempo”. Como solía decir mi sabio abuelo cuando alguna fémina se molestaba ante sus lascivas miradas: “¡Shi! ¿Por qué te miro te tiro?”


Lara Croft: she bangs
Sí, soy de esos que han jugado casi todas las entregas de Tomb Raider, un juego en que uno no puede dejar de contemplar el bien formado trasero de Lara. Los cómics que publica Top Cow no los he leído, pero si fui a ver la película, ¡como no iba a hacerlo si Angelina Jolie es una de las mujeres más bellas del planeta además de ser lo más parecido en carne y hueso que se podría obtener como símil de Lara Croft! El problema es que la película era malísima, y metían a los Illuminati y como yo justo estaba leyendo un libro de Robert Anton Wilson sobre esta organización secreta me pareció todo aún más tonto de lo que puede permitirse Hollywood. La segunda parte ya no la fui a ver, como tampoco veré la tercera ni la cuarta ni la quinta. Me bastó con el video de Korn para el tema que incluyeron en la banda sonora.
¿Qué más puedo agregar sobre Lara? Que sin duda es el personaje de video-juegos más popular desde Mario Bros (y sin duda que mucho más atractiva). Pero si de elegir una belleza de video-juegos se trata me quedo lejos con Chun-li de Street-Fighter y todas sus posteriores versiones.


Psylocke: cambiando de cuerpos
Dentro del amplio ramillete de mutantes presentes en los títulos-X mi favorita (luego de Emma Frost) es sin lugar a dudas Psylocke (seguida muy de cerca por Mystique). Psylocke, Elizabeth “Betsy” Braddock, es la hija de un tal Dr. James Braddock, que podría pasar por un ciudadano inglés normal de no ser porque realmente es un ser de otra dimensión enviado a la Tierra por Merlín (que puede o no puede ser el mago de las leyendas artúricas) para ser el padre de Captain Britain, algo así como el equivalente del Capitán América del Reino Unido. Pues bien, el Dr. este no sólo procreó con una mujer humana al Capitán Bretaña sino a su hermana gemela, la querida Betsy (es curioso notar como los seres extra-dimensionales o alienígenas no tienen problema alguna para engendrar hijos en los cómics).

Los hermanos Bradock (es decir los gemelos más Jaime, el hijo mayor) heredaron los genes “extradimensionales” de su padre que les otorgaron superpoderes, en el caso de Betsy, habilidades psiónicas que empleó al servicio de S.T.R.I.K.E., división británica de S.H.I.E.L.D, al mismo tiempo que trabaja como modelo. Después que su hermano renunciara al cargo de Capitán Bretaña, los miembros de la agencia gubernamental británica llamada R.C.X., le ofrecieron a Betsy ser su sucesora. Gracias a un traje especial que provenía, adivinen de donde, correcto, de otra dimensión, Betsy obtuvo fuerza sobrehumana y la habilidad de volar. La carrera de Betsy como Capitán Bretaña e interrumpió prontamente tras su enfrentamiento con dos de los enemigos de su hermano que le dejó ciega y al borde de la muerte. Brian Braddock la rescató y resumió su rol superheroico, Betsy se marchó a Suiza para recuperarse y allí fue prisionera de una criatura procedente de, aunque no lo crean, otra dimensión llamado Mojo. Este gordinflón con patas arácnidas restauró la vista a Betsy otorgándole ojos artificiales pero manteniendola como su esclava, los Nuevos Mutantes la rescataron y de ahí Betsy pasó a formar parte de los X-Men donde adoptó el nombre código de Psylocke. Posteriormente nuestra heroína es capturada por un señor del crimen llamado Matsu’o Tsurayaba y aquí es donde comienza a confundirse la cosa. En un intento por salvar al vida de su amante, la asesina llamada Kwannon, Tsurayaba cambió las mentes de ella y Psylocke. En el proceso ambas mentes se “amoldaron” la una con la otra, otorgándoles las mismas memorias y habilidades telepáticas. Tsurayaba le lavó el cerebro a Psylocke y se la entregó al archienemigo de Iron-Man, el Mandarin. Bajo el nombre de Lady Mandarin, Psylocke sirvió al villano de los anillos hasta que recuperó su voluntad propia y regresó con los X-Men. Kwannon, en el cuerpo de Psylocke, también se convirtió en una aliada de los X-Men que se quebraban la cabeza intentando averiguar cual era la verdadera Betsy Braddock. Finalmente, Kwannon descubrió que estaba infectada con el Virus del Legado e hizo que Tsurayaba la matara. De esta forma el cuerpo original de Psylocke murió mientras su mente (¿espíritu?) continuaba vivo en el escultural cuerpo asiático de Kwannon. El niño rico de los X-Men, Ángel, se enamoró de Psylocke (¡cómo no!) y durante años mantuvieron una relación, pero durante el regreso de Claremont, Warren decidió terminar con Betsy que le andaba coqueteando mucho al nuevo X-Men procedente de la india. En la época en que Joe Madureira estaba a cargo de los lápices, Betsy tuvo una confrontación con Sabretooth que la dejó al borde de la muerte pero fue sanada gracias a las fuerzas místicas de (sí, no estoy mintiendo) otra dimensión llamada Crimson Dawn. Debido a esto se sumaron a los poderes telepáticos que ya poseía la habilidad para teletransportarse a través de las sombras. Betsy perdió sus habilidades telepáticas durante un enfrentamiento con el Rey Sombra, pero Claremont le otorgó luego habilidades telekinéticas (que quitó a Jean). Betsy murió para nuestro pesar en las páginas de X-treme X-Men, el reducto del otrora glorioso Chris Claremont, pero estoy seguro que regresará muy pronto.


Vampirella: del planeta Drakulon con amor
Esta sexy vampiro debutó en el decidor año de 1969 con portadas del maestro del fantasy art Frank Frazetta y según lo que he averiguado es la creación de un tal Jim Warren, dueño de Warren Magazines aunque el verdadero responsable de dotar de personalidad a Vampi fue Archie Goodwind, que se hizo cargo de los guiones a partir del segundo número.

Vampirella era una refugiada al estilo Superman del destruido planeta Drakulon (¡que nombre más ridículo!), donde todo el mundo bebía sangre y podía desplegar alas de murciélago de la espalda a voluntad, además de vestir muy poca ropa. Vampirella, al igual que el azuloso era un alienígena “bueno” y se dedicaba a eliminar a los malvados vampiros terrestres, cosa que hizo hasta 1983, cuando Warren abandonó el negocio editorial. Pero Harris Publications, Ltd. Compró los derechos de los personajes de Warren y relanzaron a Vampirella a full color en 1991 con Vampirella: Morning in America. En este nuevo comienzo el origen de Vampi fue explicado como memorias artificialmente inducidas siendo reemplazando por una imbricada y compleja historia que aún no se aclara del todo. Sé que hay una película de 1996 con Talisa Soto como Vampirella pero no la he visto y de seguro que no vale la pena.


Mystique: the shape of my heart
De Mystique ya hablé en el artículo sobre Nigthcrawler en el Calabozo del Androide #1. Luis Saavedra también le dedica unos cuantos párrafos en su reseña a los filmes de Bryan Singer “Paseándose desnuda por ambas películas, se ha convertido en un personaje de apoyo que resplandece con méritos propios, como lo hiciera Wedge Antilles de la saga de la Guerra de las Galaxias.” ¿Wedge Antilles? Disculpen mi ignorancia, pero, ¿Quién diablos era ese? No creo que haya resplandecido mucho si yo no logro recordarlo, aunque deno admitir que mi nivel de ñoñería no llega a los niveles de Saavedra.

Lo cierto es que la Mystique interpretada por Rebecca Romijn-Stamos es la encarnación más erótica de una mina de cómic de todas las que he visto y en X-2 Singer se encarga de poner bien en claro las amplias posibilidades sexuales que podría brindar un amante metamorfo, como “acostarse” con cualquier mujer que deseemos por ejemplo, ya sea Jean Grey, Marylin Monroe u otras opciones que dejo a discreción de los lectores.

Hasta donde entiendo Mystique sólo puede cambiar a formas humanas, sin distinción de sexo, pero existe otro personaje en los X-Men llamado Morfo que puede hacer esto y además convertirse en animales u objetos inanimados y ahí sí que las posibilidades de divertimento sexual crecen exponencialmente hasta poder saciar gran parte de las parafilias documentadas. ¿Quiere tener sexo con una vaca o un toro, una ballena o un panda? No hay problema, Morfo puede satisfacerlo(a), ¿quiere copular con el automóvil donde se mató James Dean al más puro estilo Crash?, Morfo también puede ayudarlo(a), incluso puede convertirse en James Dean al mismo tiempo que en el vehículo. Claro que Morfo, pese a no responder al biotipo del macho recio marveliano, no es una chica por lo que no deberíamos estar hablando de él aquí. ¡Si el pobre hasta intentó ligar con la japonecista Sunfire!, pero esta lo rechazó. Y eso pese a que Morfo le ofreció convertirse en Jennifer Aniston, Hale Berry, Lucy Liu e incluso la vulcano de Enterprise para satisfacerla (sí, Sunfire es lesbiana).

Yo me contentaría con la Mystique del filme (sin necesidad que cambiara de forma ya que su estado natural es lo más bello que podría desear este servidor), o al menos con Rebecca Romijn-Stamos…

La popularidad de Mystique se acrecentó sin lugar a dudas luego de la película y por fin obtuvo su propio título que se inauguró con Brian K. Vaughan en los guiones, Jorge Lucas en los lápices y Joseph Michael Linsner en las portadas (esas portadas están increíbles).


Demona: Mystique con alas y cola
Si te gusta Mystique no puede dejar de gustarte Demona de las Gárgolas ya que, básicamente, es Mystique con alas y cola. Posee la misma actitud desafiante y auto-suficiente, el mismo rencor hacia los humanos y la misma convicción que su raza debe gobernar el mundo (además del mismo tono azul de piel y cabello rojo).

Demona nació en 938 en Wyvern, Scotland y la conocimos a los 37 años humanos o 18 ½ de gárgola como pareja de Goliat y aprendiz del hechicero del Castillo Wyvern. Demona hastiada de los humanos que su clan protegía se involucró en un plan con el comandante de la guardia del castillo para permitir que un grupo de vikingos lo saquearan mientras ella y las demás gárgolas estaban fuera, el plan fue un éxito excepto para las gárgolas que fueron destruidas en su totalidad mientras estaban convertidas en piedra salvándose sólo Demona y Goliat, y las gárgolas que en el futuro serían bautizadas como Hudson, Lexington, Brooklyn y Broadway. Estos últimos fueron convertidos permanentemente en piedra y Demona, llena de odio hacia los humanos a quienes culpaba de todo lo ocurrido, abandonó Wyvern luego de darle un beso de despedida al pétreo Goliat. Durante los próximos 26 años, Demona reunió a los remanentes de otros clanes de gárgolas y formó su propio clan que lideró en varios ataques contra los humanos. Eventualmente Demona comenzó a ser perseguida por un sujeto llamado el Cazador, que no era otro sino el niño ya adulto a quien ella había arañado el rostro 26 años antes. Demona luego se involucró en una trama shakesperiana que incluía a Macbeth y a las tres famosas brujas que en esta versión eran gárgolas. Fueron ellas quienes le devolvieron su juventud (para 1040 Demona ya tenía 35 años, es decir, 70 años humanos) y la hicieron inmortal, pero al mismo tiempo condicionaron esta inmortalidad a la de Macbeth de forma tal que si uno de ellos moría el otro correría igual suerte (esto probó más adelante no ser cierto del todo). Demona se convirtió en aliada de Macbeth y lo ayudó a convertirse en rey de Escocia pero luego de varias de las traiciones usuales en las tramas palaciegas (que culminaron en la destrucción por parte del ejercito inglés de las últimas gárgolas sobrevivientes), se enemistaron para siempre. Demona se paso los siguientes 937 años viajando a traves del mundo, ampliando sus conocimientos sobre hechicería y amasando fortuna, eso sí que siempre perseguida por los descendientes del Cazador. En 1994 Demona conoció a David Xanatos por intermedio de Owen Burnett (que en realidad era el elfo Puck) y formaron una alianza que contemplaba el traslado a Nueva York del Castillo Wyvern y la reanimación de las gárgolas que aún permanecían allí. Estas fueron revividas pero pronto se dieron cuenta de los engaños de Demona y Xanatos y se convirtieron en rivales. A partir de ese momento Demona intentó varias veces de matar a su ex-novio y a la nueva “amiga” de este, la detective Elisa Maza. Otra cosa digna de mencionarse es que gracias a un hechizo de Puck, Demona en vez de convertirse en piedra de día comenzó a transformarse en humana, cosa que la disgustó mucho en un principio pero que luego facilitó sus maquiavélicos planes.

Ya durante la decadencia de esta serie, pletórica de gárgolas robots, humanos transgénicos similares a gárgolas, gárgolas que habían permanecido ocultas en el reino de Avalon (incluyendo a la hija de Goliat y Demona) y clones “malvados” de gárgolas, Demona se enamoraría del perverso clon de Goliat llamado Tailog (Goliat al revés, ¡que original!).


Betty Boop: boop-oop-a-doop
Si de rigurosidad histórica se trata la primera heroína que deberíamos mencionar es Betty Boop a la cual muchos deben haber visto por primera y última vez en la película de 1988 ¿Quien Engañó a Roger Rabbit?, pero lo cierto es que el debut en la pantalla grande de Betty fue mucho antes, unos 58 años antes.

La paternidad de Betty Boop es atribuida al animador Myron “Grim” Natwick y su primera aparición fue en el cartoon o corto animado del mítico Max Fleischer Dizzy Dishes del 9 de agosto de 1930. En dicho corto, Betty cantaba en un cabaret lleno de animales antropomórficos o “funny animals”. El primer rol de Betty fue bastante breve, no era la estrella del corto y además lucía como otro funny animal más, pero su característico “Boop-oop-a-doop” estaba ahí desde el comienzo. Seis cortos más tarde, en Mask-A-Raid de 1931, se decidió “humanizar” a Betty. Sus orejas perrunas se transformaron en aretes y su novio, Bimbo, en su mascota. El adorable “Boop-oop-a-doop” se mantuvo, por supuesto. A partir de este punto fue difícil determinar si Betty y Bimbo eran efectivamente amo y mascota, o compañeros de aventuras, amigos con ventaja o simplemente novios como en un principio. El Payaso Koko, un antiguo personaje del Estudio Fleischer incapaz de sostener su carrera como estrella de sus propios cortos se convirtió en actor invitado en los de Betty.

Los cartoons de esta época iban del melodrama de She Wronged Him Right (1934) hasta el surrealismo de Snow White (1933) y muchos, como señala Don Markstein, funcionaban como lo que hoy en día conocemos como videoclips musicales. Con la arremetida de la censura en Hollywood la sexy Betty hubo de alargar sus minúsculas faldas y ocultar un poco sus pronunciadas curvas. Obligada a representar papeles de chica buena y hasta de ama de casa, Betty perdió su seductor encanto y fue llamada a retiro. Su último corto animado de la era Fleischer fue Rhythm on the Reservation de 1939.

Betty también protagonizó una comic strip de corta vida sindicada por King Features y dibujada por Bud Counihan, asistente de Chic Young en Blondie. Cabe mencionar que la popularidad de Betty fue aprovechada para impulsar la carrera de varios personajes de las comic strips de King Features de los cuales sólo Popeye alcanzó el estrellato.

Hace unos días vi en el History Channel un documental sobre Betty y su presencia en todo tipo de merchandising contemporáneo es sorprendente. Al parecer es un personaje muy reconocible y apreciado hasta el día de hoy, por lo menos en lo que a los Estados Unidos respecta.


She-Ra: princesa del poder
La hermana de He-Man es otra heroína ochentena como la Pitufina, pero de mediados y no principios de los 1980’s. Puede que hubiese pasado algo de tiempo entre la creación de una y otra, pero compartían un par de características claves: ambas eran rubias y ambas usaban minifaldas blancas, aunque debo mencionar que She-Ra tenía mejores piernas.

A She-Ra la conocí en la que era supuestamente una película animada de He-Man (por lo menos así se promocionó) allá por 1985. Durante aquella época me había convertido en un ávido coleccionista de la figuras de acción de Masters of the Universe tras recibir como regalo de cumpleaños a He-Man, Battlecat y Skeletor. Tiempo después vi el dibujo animado durante mis vacaciones en la ciudad de Concepción (a Punta Arenas no llegaba el Canal 13 que era donde se transmitía la serie) pero me pareció bastante mediocre y para nada a la altura de las ilustraciones e historias de los mini-comics (en varios de los cuales trabajó Bruce Timm, responsable de las series animadas de fines de los 1990’s y principios del 2000 de Batman, Superman y la Liga de la Justicia). Pese a todo, de igual forma acudí a ver The Secret of the Sword al cine y recuerdo que no me pareció tan mala debido a la inclusión de Hordak y sus secuaces de la Evil Horde. Hordak era el maestro de Skeletor que había raptado a la hermana gemela de Adam llevándosela a otra dimensión conocida como Etheria y era muy similar a En-Sabah-Nur alias Apocalipsis de los X-Men, un villano con rasgos robóticos capaz de transformar sus miembros y cuerpo entero en maquinaria (me pregunto quién habrá sido primero).

La película The Secret of The Sword en realidad era una amalgama de los cinco primeros capítulos de She-Ra Princess of Power con los que Filmation y Mattel pretendían capitalizar el éxito de Masters of the Universe haciendo una versión para “niñas” del poderoso He-Man. Larry DiTillio, quien escribió The Secret of The Sword lamentó el traspaso a la pantalla grande ya que a su juicio la historia no funcionaba como película al ser originalmente una saga de cinco partes para televisión. Si bien no puedo asegurarlo, tengo la impresión que la película sí funcionaba, pese a lo pueril de la historia propia de un culebrón.

En cuanto a She-Ra no puedo decir gran cosa fuera de su condición de versión femenina de He-Man. Su nombre era Adora, tenía una espada similar a la de su hermano con la que podía transformarse en su poderoso alter-ego y, además, convertir a su caballo en un unicornio alado. Siguiendo con las contrapartes, una lechuza con grandes orejas similares a alas de mariposa hacía las veces de Orko. El interés romántico de She-Ra parecía ser un sujeto llamado Bow que lucía un bochornoso corazón rojo en medio del pecho y un bigotillo tipo Clark Gable.

Sabiamente en la nueva encarnación de la serie animada de He-Man prefirió obviarse a la Princesa del Poder.


La Pitufina: única en su clase
A comienzos de los 1980’s yo contaba con siete años y fui uno de los miles de pre-púberes que esperaban ansiosos el día domingo a que finalizara el programa de videoclips Magnetoscopio Musical con Rodolfo Roth para poder ver Los Pitufos. Gracias a esta espera fue que conocí tempranamente a grupos como Iron Maiden, AC-DC, Accept, Quiet Riot etc. (el heavy metal estaba en pleno auge durante aquella época).

Los Pitufos o “Les Schtroumpfs”, como se les denomina originalmente en francés, son la creación del belga Pierre Cullif alias Peyo y aparecieron por primera vez el 23 de octubre de 1958 en la revista de lengua francesa Spirou. Al igual que otros tantos personajes famosos los Pitufos comenzaron como segundones, en su caso como co-protagonistas del cómic Johan et Pirlouit donde no eran más que una tribu de duendes azules encontrados causalmente en un bosque.

Durante los 1960’s, las aventuras de los Pitufos fueron reunidas en álbumes independientes que fueron comercializados en toda Europa con notable éxito, lo que se tradujo todo tipo de merchandising que fue la forma en que los Pitufos llegaron a los Estados Unidos donde se convirtieron en un fenómeno inmediato pese a no contar con la publicación de sus aventuras. Para fines de los 1970’s, los Pitufos adquirieron tal popularidad que se convirtieron en dibujo animado de los sábados en la mañana, producido por los estudios Hanna-Barbera, el show de los Pitufos debutó en NBC el 12 de septiembre de 1981. Supongo que al año siguiente llegaron a Chile, donde se produjo el mismo fenómeno que en todo el mundo. A lo largo de una década se produjeron más de 200 episodios del show Los Pitufos, que revitalizó a Hanna-Barbera y subió considerablemente el rating de NBC.

Recuerdo muy bien mi primer encuentro con los Pitufos. Fue en el caracol de Punta Arenas (los caracoles eran unas galerías comerciales pre-mall que tenían justamente la forma de la concha del molusco del cual tomaban el nombre) en la forma de pequeñas figuritas de plástico de unos cinco centímetros y medio de alto. No había mucha variedad en los Pitufos exhibidos en el escaparate, pero sí en el afiche pegado en la puerta de vidrio donde podían contemplarse unos cincuenta de estos personajes. Fuera de llamarme la atención no exigí a mis padres que me compraran uno, cosa que sí hizo mi hermana para la cual adquirieron a Papá Pitufo y una Pitufina enfermera (las figuras de los Pitufos solían representar distintos oficios). Poco después de esto fue que los Pitufos comenzaron a ser transmitidos por TVN y al convertirse en estrellas de la televisión obviamente quise tener mis propios Pitufos. Entre mi hermana y yo llegamos a reunir en un breve tiempo una cantidad apreciable de juguetes de los Pitufos, incluyendo las casas en forma de hongos y algunas anacrónicas figuras que, como la ya citada Pitufina enfermera, representaban a los Pitufos en posesión de artefactos y oficios inexistentes en la Edad Media (estamos viviendo en una Nueva Edad Media, a propósito, lean a Umberto Eco).

Mi hermana tenía todo tipo de Pitufinas, la Pitufina secretaria, la Pitufina con carro de supermercado, etc. Mientras que yo tenía al Pitufo Jefe Indio, el Pitufo Karateka, el Pitufo Espía y a Pitufos en motocicletas, automóviles o practicando kayak. También era asiduo lector de los cómics de los Pitufos que deben haber sido reimpresiones de las historias originales que aparecían en Spirou. Recuerdo varias que hasta el día de hoy me parecen notables, como aquella de un Pitufo que deseaba ser astronauta y viajar a otro mundo y toda la puesta en escena que hacen sus compañeros para hacerle creer que su viaje a sido exitoso; o esa otra donde el pueblo de los Pitufos se divide en dos a causa de una guerra causada por el idioma; o cuando encuentran un huevo mágico y se someten a bizarras transformaciones; o cuando Papá Pitufo se convierte en Gargamel y viceversa… También acudí al cine a ver la película Los Pitufos y la Flauta Mágica (realizada en Bélgica en 1976) que me aburrió terriblemente y donde los Pitufos no aparecían hasta la mitad del filme. Dejé de comprar la revista de los Pitufos cuando al parecer se agotaron las historias originales de Peyo y comenzaron a publicar fotogramas de la serie. Dejé de ver la serie cuando metieron a Johan y Pirlouit y dejé de interesarme en los rígidos e infantiles juguetes de los Pitufos con el estreno de El Imperio Contraataca y el arribo de las espectaculares figuras de acción articuladas de Star Wars.

¿Y la Pitufina? Hasta donde yo recuerdo no había Pitufina en los cómics de Peyo, ni en la película. Al parecer fue una adición de la serie de TV, ¿impuesta por Hanna-Barbera? No sería nada de extraño. Un show con cien Pitufos “machos” y ni una sola “hembra” habría sido sexista y supongo que no hubiesen faltado los imbéciles que habrían especulado en torno a la supuesta naturaleza homosexual de los Pitufos. Durante la década de 1980 ningún dibujo animado podía ser transmitido sin el visto bueno de los nefastos Grupos de Acción Parental. Ya me imagino un focus group con esta clase de gente, señoras de mediana edad con mucho tiempo libre tipo Maud Flanders. ¿Duendecitos azules que viven en una aldea? No me parece malo, pero ¿porqué no hay ninguna duendecita? ¿Cómo es que hay un Papá Pitufo y no una Mamá Pitufa?, ¿cómo es que vienen al mundo los Pitufos entonces?

Esta última pregunta ocupó mi mente desde muy temprano, sobretodo al ver que la Pitufina era un homúnculo, una suerte de gólem miniatura creado por Gargamel y no un ser natural. Simplemente no existían Pitufos femeninos y la única en existencia era un constructo mágico. Pero esta Pitufina era “fea”, su nariz era del mismo largo que las de los otros Pitufos y poseía una cabellera desgreñada y negra como la noche. No podía ser de otra forma, era ella la maligna creación anti-natura de un diabólico mago después de todo y ella misma mostraba cierta corrupción moral y espiritual heredada de su padre. Pero todo esto cambió con la cirugía estético-mágica realizada por Papá Pitufo que volvió a la Pitufina bella de acuerdo a los estándares más cliché que existen: nariz pequeña y respingada, pestañas largas, cabello rubio y bien peinado.

La apreciación de los Pitufos de la criatura de Gargamel cambió radicalmente con este nuevo look y de inmediato comenzaron a pelearse para obtener sus favores. La misma Pitufina que ahora era “bella por fuera” dejó de ser “fea por dentro” y decidió traicionar a su amo y quedarse con los Pitufos. Ahora que lo observo en retrospectiva, ¿que clase de mensaje de mierda es este? “Hallarás la aceptación de los demás siempre y cuando seas hermosa(o)”, “las personas feas (o de cabello oscuro) son malas”, “tintúrate rubia(o), hazte la cirugía plástica y serás mejor persona”. De acuerdo, nadie puede negar que la nueva Pitufina rubia fuera más atractiva que la anterior, pero un programa infantil que supuestamente inculcaba valores y ganó varios Emmys por esto no debería haber promovido esta clase de visión clasista, sexista y racista. La lección enseñada por los Pitufos más allá de segundas lecturas e interpretaciones hermenéuticas es la siguiente: “una mujer será aceptada por un grupo de hombres siempre y cuando sea hermosa”.

En cuanto a la forma en que los Pitufos se reproducían, tal vez fuera a través de partenogénesis como los alienígenas Riim de la fundacional novela El viaje del Beagle Espacial de A. E. Van Vogt, o cómo los Gremlins de la película homónima. De ser correcta esta hipótesis no habría existido necesidad de una Pitufina excepto como objeto de deseo romántico u erótico o ambos. Cómo es que los Pitufos sentían atracción por una inexistente contraparte sexual es tan dudoso como la pasión que desataban las heroínas de los viejos pulps y películas de ciencia ficción en extraterrestres y robots. En palabras de David Lagford: “…absurdos tales como lúbricos alienígenas yendo babeantes tras mujeres terrestres (cosa tan lógica como un lúbrico hombre yendo babeante tras una langosta hembra, pero no macho), y uniones con fines de procreación entre humanos y alienígenas (genéticamente imposible), formaron parte durante un tiempo de la tradición de la ciencia ficción.”


Tigra: belleza a rayas

“¡Tigre! ¡Tigre! Ardiendo brillante en los bosques de la noche, ¿qué inmortal mano u ojo podrá reflejar tu terrible simetría? “. Palabras de William Blake con las que se da inicio a la novela de Alfred Bester Tigre Tigre, una de las mejores que me ha tocado leer y posicionada muy alto en mi top-20. El tigre no sólo inspiró a Blake (que a su vez inspiró a Jim Morrison), sino también a Borges que declara haberse sentido atraído desde siempre por el felino. Entre sus páginas en prosa podemos encontrar una breve narración que lleva por título Dreamtigers y no podemos olvidar al tigre que fue Zahir en el cuento homónimo, o al del cuento La escritura del dios… no, ese es un jaguar, no un tigre. Pero da igual. Tzinacán, el mago de la pirámide de Qaholom bien podría haber sido un sacerdote del templo de Shiva que ha descubierto la sentencia mágica escrita por la deidad, no en las manchas del jaguar, sino en las rayas del tigre.

El tigre es también uno de mis animales totémicos desde que vi a Shere-Khan en la versión de Disney para El Libro de la Selva. Mi cuadro favorito de Dalí es Sueño causado por el vuelo de una abeja en torno a una granada, un segundo antes del despertar de 1944. En dicha pintura un tigre surge de las fauces de otro tigre, contemplé esta pintura por vez primera en 1982, en un libro de medicina llamado La máquina del cuerpo, publicado me parece a raíz de una serie de televisión del mismo nombre. El cuadro de Dalí ilustraba una sección sobre el cerebro y su necesidad de soñar. En mi novela Los hijos del cielo y de la tierra hay un tanacht, un tigre con rostro humano que vi en un capítulo de la serie animada del Capitán Futuro. Tigro era el Thundercat más cool de todos, con un poder tan formidable que lo usó una vez nada más. ¿Y que hay de Tigra?

Tigra, o mejor dicho, Greer Grant Nelson, trabajaba de asistente para la Dra. Joanne Marie Tumolo en la ejecución un programa de condicionamiento físico que permitiría a un ser humano alcanzar su máximo potencial mental y físico. Como todo científico jugando a ser Dios que se respete, La Dra. andaba media escasa de fondos por lo que aceptó financiamiento de un tal Malcom Donalbain, ex-ejecutivo de la Corporación Brand (donde también trabajo Henry McCoy, alias Bestia, durante un tiempo) que planeaba crear un ejército de mujeres guerreras que fuesen sus esclavas. No confiando en la cobaya humana proporcionada por Donalbain, la Dra. Tumolo usó secretamente a la buena de Greer (¿qué clase de nombre es ese?) en el experimento. Las dos mujeres obtuvieron habilidades físicas superhumanas, pero la que trabajaba para Donalbain falleció mientras era sometida a algunas pruebas. Para encubrir la muerte de su empleada, Donalbain ordenó a sus lacayos dinamitar el laboratorio. Creyendo que su mentora había perecido en la explosión, Greer se vistió con uno de los trajes de gato especiales diseñados por el maloso y fue a por él. Lo metió tras las rejas y se enteró que la Dra. Tumolo no había muerto sino que estaba hospitalizada aparentemente con daño cerebral. Greer adoptando la identidad de la Gata, se dedicó brevemente a combatir el crimen en Chicago.

Lo que Greer no sabía es que la Dra. Tumolo era nada más ni nada menos que una miembro ¡de la raza de la Gente Gato! Así es, Gente Gato, una raza de humanoides evolucionados mágicamente a partir de gatos en la Europa medieval (resultó después que en realidad eran demonios). Ahora bien, la Dra. Tumolo estaba envuelta en un lío con la organización subversiva HYDRA y por ello fingió (¿?) tener daño cerebral, pero los villanos no se dejaron impresionar por esto y la raptaron de su cama en el hospital. La Gata acudió entonces en ayuda de su mentora pero los agentes de HYDRA le dispararon con un arma de “radiaciones alfa”. Para salvarle la vida, Tumolo y la Gente Gato la convirtieron mediante un amuleto místico en la legendaria guerrera llamada Tigra. Como Tigra, Greer ayudó a la Gente Gato a barrer el suelo con los agentes de HYDRA.

Pese a que podía usar el amuleto para cambiar de forma a voluntad, Greer decidió pasar todo el tiempo como Tigra, abandonó Chicago, y se enfrascó en múltiples aventuras que la llevaron a enfrentarse, entre otros, al cazador Kraven y al Super-Skrull, además de hacerse amiga de Spider-Man y los 4F.,Tigra luego se unió a los Vengadores (coercionada por la telépata Moondragon) y luego se unió a la recientemente fundada rama de Los Vengadores Costa Oeste liderada por Hawkeye, donde disfrutó de la atención amorosa de Henry Pym y Wonder Man simultáneamente.

A partir de este punto se sucede un sinfín de aventuras que sería monótono resumir. Tigra goza de las usuales superfuerza, superreflejos y supersentidos propios de otros personajes ferales como Wolverine, Sabretooth y Bestia. Además puede ver en la oscuridad y supongo que siempre cae de pie.


Jakita Wagner: chica planetaria
Planetary de Warren Ellis y John Cassaday (me faltan palabras para ovacionar este trabajo), es la clase de cómic que me hubiese gustado crear. Planetary vio la luz el año 2000, pero yo no lo leí hasta mediados del 2001 en la edición publicada por Vid que luego se fusionaría con The Authority. Jakita aparece en la primera página del Planetary #1 (titulado Alrededor del mundo), en busca de Elijah Snow a quien ofrece integrarse a la organización Planetary. Ya en el primer número nos quedan claro que Jakita es una chica ruda que puede saltar desde un helicóptero desde unos 30 metros sin paracaídas. En Planetary #2 queda manifiesto que, además, puede correr tan rápido como Flash o Quicksilver y que es inmune al gas nervioso. En Planetary #3 la vemos usar su superfuerza por primera vez para destrozar un automóvil en movimiento de una patada en Hong Kong. Jakita es fuerte, muy fuerte. No tanto como para vencer a William Leather de Los Cuatro, pero sí como para soportar una caída desde el último piso de un rascacielos y hacerle la pelea a Batman. En el Planetary #8 la vemos luchar contra tres hormigas gigantes, algo que le produce gran satisfacción como podemos ver cuando es bañada por el ácido venenoso escupido por uno de los bichos (obviamente Jakita es inmune a esto también, no así su traje que tras la lucha luce carcomido en varios lugares, por suerte, poco comprometedores).

Pese a ser una chica ruda, Jakita también tiene su corazoncito como demuestra su relación amorosa con el supuestamente fallecido Jack Carter, o con el efectivamente fallecido Ambrose Chase, si es que entendí bien. ¿Qué más puedo agregar sobre Jakita? No es mucho lo que su sobre su vida personal se infiere tras la lectura de los primeros doce números del misterioso Planetary. Pero la falta de info no molesta, a Jakita hay que verla (sobretodo en acción) para apreciarla. Al igual que a todas las demás chicas mencionadas aquí.

¿Y las chicas del animé?
Había pensado mencionar a algunas chicas del animé pero la verdad es que para mi son todas iguales, sobretodo aquellas que protagonizan los populares hentai. Intento individualizar alguna pero realmente supone un esfuerzo de mi, a estas alturas, agotada mente. Pienso en Rey Ayanami de Evangelion (de la cual he encontrado algunas imágenes muy sugerentes en la Web); en Akane de Ranma; en Bulma, Milk, Maron y Lunch de Dragon Ball, en Alita… y hasta ahí llego.

Damos por finalizado entonces el presente artículo y me despido de ustedes ya que debo ir a comprar el almuerzo al supermercado. Espero encontrarme con varias curvilíneas promotoras, jejeje.


© 2004, Sergio Alejandro Amira

Mashup de dos artículos publicados originalmente en Calabozo del Androide #7, febrero 2004. Ahora continúe la lectura en ¡Yo la vi primero!: onanismo y superheroinas de Luis Saavedra Vargas.

Written by Amo del Calabozo

May 24, 2009 at 2:09 am

2 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. Faaaaaaaaaaaa cual quiera piituu-fiinna ♥

    Ludmila Ariadna Monzon

    August 9, 2011 at 3:07 pm

  2. Excelente artículo pero aquí falta Cheetara.

    Frank

    September 9, 2011 at 4:07 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: