El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

The Strange Adventures of H.P. Lovecraft #1

Si hay un medio en el que la influencia de Howard Phillips Lovecraft se siente con particular fuerza ese es el cómic. Adaptaciones del trabajo de Lovecraft al cómic se han publicado sistemática y continuamente desde 1950, pero eso no es tan relevante como el hecho que la obra misma de Lovecraft ya hace rato pasó a ser parte del medio siendo un referente obligado que más que extinguirse cada vez pareciera arder con más fuerza. Hoy en día es imposible no pensar en Lovecraft al convocar horrores primigenios y ominosos, a enfrentar nuestra insignificancia en el cosmos y la alienación del individuo en sociedad. Porque como todos sabemos uno de los grandes méritos de Lovecraft fue el de convertirse en un explorador del subconsciente humano, del origen del horror mismo que está en el centro de todo como Azatoth y del cual emanan nuestros pequeños grandes infiernos cotidianos.

Sólo en el género de superhéroes, que es el que mayormente nos convoca aquí, Lovecraft y su círculo mantienen una impronta relevante desde los orígenes. Desde el cómic dónde Superman exclama: “¡Gran Cthulhu!” al Asilo Arkham de Batman pasando por los enemigos del Dr. Strange y la presencia del mismo Lovecraft en el crossover de Planetary y Authority gritando ante unos “huevos de negros”, escopeta en mano, “No a la América Nubia!” En Chile también hay una particular predilección por Lovecraft y así lo atestiguan cómics recientes como Graveyard y El modelo de Pickman. ¿Cómo no si Valparaíso figura en relatos como La Llamada de Cthulhu de Lovecraft o Reliquia de un mundo olvidado de Heald?

Y los títulos que abordan el legado de Lovecraft suman y siguen con notables ejemplos como Dr. Sleepless, El Jóven Lovecraft, Haunt of Horror y The Strange Adventures of H.P. Lovecraft de Mac Carter, Tony Salmons (Truth: Red, White & Black) y Adam Byrne, miniserie de Image que hemos tenido el placer de leer.

El artista de portada (que homenajéa al pulp) y colorista Adam Byrne resume mejor de lo que yo podría hacerlo esta miniserie: “Es realmente sobre tomar a H.P. Lovecraft, el escritor y su convulcionada historia, y preguntarse: ¿y si la inspiración para su ficción sin precedentes proviniera de un horror irracional e inexplicable que se filtró en su vida real? Hemos intentado tomar elementos de la biografía de Lovecraft -es un personaje tan llamativo- y fusionarlos con su bizarra mitología, que es vasta y sugerente. La historia podría definirse como Shakespeare enamorado,’ pero en vez de Shakespeare es Lovecraft, y en vez de ‘Romeo y Julieta’ es el horror cósmico de Cthulhu.”

The Strange Adventures of H.P. Lovecraft #1 comienza con la espantosa y bastante pública muerte de Abdul Alhazred en las calles de Damasco tal y como fue narrada por Lovecraft en History of the Necronomicon (escrita en 1927). De ahí saltamos doce siglos a los “locos años veinte” dónde todos parecen estar pasándolo muy bien menos el joven Lovecraft que vive con sus dos tías y sufre del famoso “bloqueo del escritor”, por suerte tiene amigos como Clark Ashton Smith que intenta convencer al editor de Weird Tales, Farnsworth Wright de la originalidad de su amigo. “¿Originalidad? en este negocio es otra palabra para invendible”, responde Wright a Smith dando cuenta de lo poco que han cambiado los editores en ocho décadas. El diálogo entre Smith y Wright nos sitúa muy bien en la relevancia que tiene Lovecraft en esta historia como escritor ante todo, una suerte de declaración de principios que espero se mantenga y que nos dice: el Lovecraft de este cómic es el autor alienado y genial y no una versión de Indiana Jones con tweed à la Robert Langdon.

Y hablando de esto, según Variety The Strange Adventures of H.P. Lovecraft contará con su versión cinematográfica a cargo de Ron Howard por lo que no sería raro ver a Tom Hanks en el rol de Lovecraft, ¡el horror, el horror! Lo curioso es que los derechos para el cine ya habían sido vendidos incluso antes de ser publicado el primer número del cómic lo que deja a Kick-Ass obsoleto en lo que a inmediatez en llegar a la pantalla grande respecta.

Esos pequeños grandes infiernos cotidianos e individuales a los que me refería al principio están muy bien retratados tanto en dibujo como guión. Lovecraft es un personaje con el que al menos para mí me es imposible no sentirse identificado. Un tipo lleno de potencial que se entrampa a sí mismo, que podría tener a la chica más bella pero está a punto de perderla por su ineptitud y decidia al actuar. Lovecraft en efecto está a punto de perderlo todo, al borde del abismo, y es aquí cuando tras estar en contacto con un grimorio exhibido en una vitrina de la biblioteca se le abre el tercer ojo y comienza a soñar, y sus sueños se vuelven reales. Es como la película más lovecraftniana de todas las que he visto, In the Mouth of Madness de John Carpenter dónde el autor Sutter Cane está cambiando la realidad misma a través de su escritura. Cómo en el caso del Mr Hyde de LoEG que está influenciado por Hulk que a su vez está influenciado por el mismo Hyde el círculo se completa mordiéndose la cola como el uroboros.


The Strange Adventures of H.P. Lovecraft
es un cómic que pretendo seguir leyendo y que espero no me decepcione.

Written by Amo del Calabozo

April 24, 2009 at 1:03 am

Posted in Reseña

Tagged with

%d bloggers like this: