El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Amazing Spider-Man #591-#592

Luego del número de Amazing Spider-Man a cargo de Van Lente, Siquiera, Santos y Cox, Marvel nos obsequió (a los que no pagamos por leerlo, claro) un arco argumental en dos números nacido de la cabeza de Dan Slott, con arte de Barry Kitson en la primera parte, y de Kitson auxiliado por Jesse Delpergang y Dale Eaglesham en la segunda. Todo esto como una suerte de preludio antes de Spider-Man 24/7 que cuenta con el equipo de Mark Waid y Mike McKone, un arco diseñado para mostrarnos que tan peligroso se ha vuelto el mundo de Spidey ahora que Norman Osborn se ha convertido en una de las figuras más poderosas del gobierno norteamericano. El título 24/7 hace referencia a la decisión de Peter de no quitarse el traje de Spider-Man durante un buen tiempo (metáforicamente hablando, suponemos que tendrá que ducharse). Esto supuestamente nos brindará más historias enfocadas en Spider-Man y no en el looser de Peter Parker lo que por lo menos a mí me parece bien ya que los problemas domésticos de Peter hace rato que me dejaron de interesar. Ahora vamos al grano:

Cómo se encargan de recordarnos en la intro de Amazing Spider-Man #591, el arácnido y los 4F cuentan con una larga relación de amistad que se remonta a aquella época en que el bueno de Spidey quiso unirse al equipo de Reed Richards para sí contar con una buena paga a fin de mes y dejar de preocuparse de la renta (cosa que no ha conseguido solucionar hasta ahora). La historia comienza con un flashback al primer viaje al macroverso que realizaran los 4F y Spider-Man durante la época de Civil War. Hasta hace poco tenía entendido que el macroverso era el universo Marvel normal en contraposición al microverso, pero no, el universo normal según lo que explica Slott es lo que está entremedio del microverso y el verdadero macroverso, una dimensión “sobre” la nuestra que en su atmósfera superior cuenta con “sistemas solares de bolsillo” y dónde el fuego es de color azul.

Explorando tranquilamente están nuestros héroes, cuando unos gritos llaman su atención y se encuentran con lo que es asertivamente descrito por Sue como una pintura del maestro Frank Frazetta (¿Sue una connoisseur del fantasy art? Uno nunca deja de sorprenderse con los 4F, ¿eh?) El caso es que los impulsivos Torch y Spidey intervienen en la refriega pese a que esto viola los protocolos de Uatu y los demás son forzados a seguirles la corriente y ayudan al jovencito a rescatar a la princesa de sus atacantes.

De vuelta en el presente, los 4F le piden a Spidey que los acompañen de regreso al macroverso ya que han recibido una llamada pidiéndoles ayuda. Y la pregunta no es sólo cómo esos sujetos que ni siquiera usaban pantalones ahora disponen de los medios para hacer llamadas de larga distancia interdimensionales, sino cómo es que los 4F cuando han querido llamar a su buen amigo y colega arácnido no han podido. “¿Cómo es que de pronto no tengo tú número, o un nombre que recordar?”, se pregunta Torch mientras los lectores nos decimos mentalmente (o en voz alta): “OMD, cabeza de cerilla.”

Peter desestima las preguntas de Johnny y se excusa de hacer el viaje porque debe trabajar y pagar la renta pero Reed lo calla con un cheque en blanco al portador. Así que Peter hace sus maletas, inventa como excusa un viaje a un campamento científico con uno de sus viejos profesores y se marcha con los 4F. Apenas deja el apartamento que compartía hasta hace poco con el poli corrupto suena el teléfono con la primera de las numerosas llamadas que recibirá Peter en el transcurso de su ausencia.

La forma común de acceder el microverso es a través de la reducciónd e tamaño por lo que al macroverso se llega, aumentando de tamaño, así de simple. La nave no se convierte en un agujero negro al aumentar su masa ni nada, es pseudociencia en la mejor tradición pulpesca que caracteriza a los 4F. Claro que algunas sorpresas los esperan de vuelta en el macroverso. Para empezar la civilización que dos años antes encontraran en una etapa similar a la era del bronce están a punto de convertirse en una sociedad preindustrial, y la forma en que les han llamado es a través de un estadio con unas estatuas dentro, estatuas de ellos mismos ¡que muestran a un Spider-Man sin máscara!

Aquí la Antorcha Humana se pone pesado mientras los nativos se acercan a los héroes que consideran sus dioses que han regresado a ayudarles tras escuchar sus plegarias. En la confusión que sigue (y que incluye a la otra raza de nativos atacándolos), Reed descubre que sus cálculos con respecto a la diferecia temporal entre el macroverso y el suyo están erradas pero antes que pueda desarrollar más la idea, Johnny le prende fuego a la máscara de Spidey para saber de una vez por todas quién es. Y lo que ve es un Spider-Man sin cabeza ya que Sue se la ha vuelto invisible porque “tiene derecho a su privacidad”, pero aún así la pregunta de porqué razón han olvidado todo lo referente a la identidad de su viejo amigo persiste. Torch está seguro que Spidey les reveló quién era y luego hizo algo para que lo olvidaran, pero Reed argumenta que eso es prácticamente imposible para alguien como Spider-Man (no cuenta con la intervención de Mefisto, por supuesto). El tema es relegado a un segundo plano ya que los héroes primero deben derrotar a los nativos invasores que son los mismos que atacaron a la pareja que ellos ayudaron durante su primera visita y luego deben enterarse que por cada hora que pasan en el macroverso 13.3 días transcurren en la Tierra.

Reed en un principio dice que perdieron dos días durante su primer viaje al macroverso (aunque no manifiesta cuanto tiempo estuvieron allí) y espera que el viaje les tome una semana en relación a la Tierra. Pero el caso es que todo demuestra que el tiempo pasa más rápido en el macroverso y no al revés y por supuesto no es Reed Richards el que ha errado los cáculos sino Slott. Es pseudeociencia, sí, pero esperamos que sea coherente con sus planteamientos internos por lo menos.

Mientras los 4F y Spider-Man intentan resolver el problema que causaron en un principio lo más rápido posible, en la Tierra la vida sigue su curso sin Peter Parker y vemos como tres nuevas parejas se forman, dos de ellas potenciales novias para Peter y la tercera la inefable tía May que anda con J. Jonah Jameson Sr. La trama que envolvía a una princesa robada à la Helena de Troya se resuelve con el desenmascaramiento del fruto del “matrimonio consumado” entre ésta y el rey al que fue ofrecida y sirve de gruesa metáfora para el propio desenmascaramiento de Spider-Man (como él mismo reconoce). Y aquí por primera vez en mucho tiempo veo a Spider-Man refiriéndose a los efectos y mecánica de lo hecho por Mefisto, lo que ciertamente es bienvenido ya que nunca me quedó claro si Peter estaba consciente o no del trato que hizo con el diablo, si acaso su propia memoria de los hechos estaba comprometida también. Tal vez me perdí de algo, no he leído todo lo que se ha publicado desde OMD. Aún así, lo que escribe Slott no lo aclara todo tampoco. Spider-Man habla de una suerte de “punto ciego-psíquico” que, “incluso aunque exista una cantidad de evidencia relevante de quién soy, tu mente no te permitirá relacionar los datos.”

“Ahhhhh, así que esa es la manera en que funciona esta cosa”, me dije yo, no se trataba de una reestructuración de la realidad y por eso la estatua en el macroverso no cambió… pero esto no explica por qué revivió Harry Osborn, o por qué Spidey perdió todos los poderes totémicos y gasta gran parte de su dinero en fluido para sus redes cuando tiene las propias orgánicas.

“¿Hay alguna forma de que tu identidad se vea comprometida?”, pregunta Reed.

“Si alguien me desenmascara o si me desenmascaro yo mismo frente a alguien, entonces todos los recuerdos volverán a esta persona”.

“Desenmáscarate entonces”, le dice Johnny, “somos tus amigos y podemos ayudarte.” Y Spider-Man se va de tésis y explica todas las razones que se ha dicho a sí mismo por las que no debe revelar su identidad e incluso agrega, “¿por qué no le digo a los Vengadores también?”, cosa que ya hizo en el último número de New Avengers que se publicó antes que Amazing Spider-Man #592 pero que cronológicamente vendría después situado dos meses después… ¡Vaya lío! El caso es que Spider-Man se desenmascara, los 4F recuerdan todo, regresa a Nueva York y J. Jonah Jameson ahora es el alcalde.

Y yo me voy por un café.

Written by Amo del Calabozo

April 18, 2009 at 12:00 am

%d bloggers like this: