El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Review X-Men Origins: Wolverine

Primero que todo debo advertir que éste es un review de las película plagado de spoilers dónde no dejaré nada digno de comentar sin ser comentado. Capisce? OK entonces, advertidos quedan, si quieren seguir es bajo vuestra propia responsabilidad… Y no me pregunten dónde la vi ni cómo hacer para verla ya que la sacaron del sitio dónde estaba alojada y del cual por más que intenté no pude descargarla. Seguramente aparecerán más copias pronto, es cosa de buscar o tener un buen informante como RoQ (gracias por el dato, Christian) o simplemente esperar a que se estrene en las salas de cine en mayo.

El argumento:

La película abre con una puesta en escena a grandes rasgos de lo que fue el cómic Wolverine Origins. Estamos en el año 1845 en los territorios del noreste de Canadá, el por entonces pequeño James Howlett está convaleciente y el también niño (aunque algo mayor) Victor Creed le acompaña reprochándole el que se la pase enfermo. Entra el padre de James interpretado por un actor con un notable parecido a Hugh Jackman (buen casting ahí) y le dice que estará bien por la mañana. Victor observa la escena con una mezcla de envidia y nostalgia dejándo en claro que ese es el padre que él hubiese deseado tener. En eso se escuchan los gritos del padre de Victor. “Otra vez está borracho”, dice el padre de James y Victor le contesta “no es a mí a quien llama”. John Howlett y Victor salen de la habitación, más gritos, “te dije que no volvieras más” y un disparo. James recorre el pasillo escuchando los gritos de su madre. Escaleras abajo, en el hall de entrada a la mansión yace el cuerpo moribundo del padre de James que prácticamente muere en sus brazos. Entonces el padre de Victor (otro acierto del casting) rifle en mano conmina a la madre del pequeño James a decirle la verdad. Entonces viene la manifestación de los poderes mutantes, James saca las garras por primera vez y asesina al padre de Victor, que con su último aliento le suelta un “Yo soy tu padre”. James ha perdido a dos padres y la infiel de su madre lo mira con cara de asco y desprecio soltándole un “qué eres tú”. El pobre James huye, pero Victor lo alcanza. No lamenta la muerte de un padre borracho y golpeador y le dice “Somos hermanos, Jimmy, y nos mantendrémos juntos no importa lo que pase”. Si bien James lo ha perdido todo, ha ganado a un hermano. Victor mantiene su promesa y durante los opening credits los vemos combatir juntos en lla Guerra de Secesión, las Primera y Segunda Guerra Mundiales y presumiblemente Vietnam dónde Victor, durante una redada a un pueblo, decide violentar a una muchacha vietnamita y es detenido por sus compañeros. Inmediatamente Creed desata una carnicería y a James no le queda otra que apoyar a su hermano incluso tras asesinar a uno de los soldados. Los condenan al paredón de fusilamiento y recién ahí comienza realmente la película.

Stryker se entrevista con ellos en la celda dónde los retienen tras comprobar que no pueden matarlos convencionalmente. Stryker sabe lo que son (mutantes) y les ofrece formar parte de un equipo de Black Ops que está armando. Una de estas misiones consiste en infiltrarse en un complejo militar de Lagos, la ciudad más poblada de Nigeria, para “recuperar” un trozo de un extraño mineral que para Stryker es más valioso que todos los diamantes allí reunidos. Esta misión da oportunidad a todos los mutantes para lucirse y gracias a la información otorgada por el líder nigerio terminan en una pequeña aldea dónde Stryker amenaza con matar a todos a menos que le digan dónde encontraron el mineral. Los nativos no le dicen obviamente porque es algo “sagrado”, y Stryker ordena a Victor comenzar la matanza. Pero James lo detiene y decide abandonar el equipo ante la frustración de Creed y Stryker.

Seis años más tarde, James trabaja de leñador en un pueblito de las montañas y vive una aparente apacible vida con su novia Silver Fox, que es profesora. Pero las pesadillas lo despiertan por las noches, garras desplegadas y todo que al parecer suelen dejar sus marcas en la pobre Silver Fox que ya parece algo acostumbrada. “¿La guerra de nuevo?”, le pregunta ella y James asiente. “Cual de todos”, pregunta de nuevo. “Todas”, responde él.

En el trabajo de James aparece Stryker junto al Agente Zero, para advertirle que un asesino de mutantes anda suelto eliminando a integrantes de su viejo equipo. Wade Wilson y Chris Bradley han caído y le advierte que él puede ser el siguiente y que dejé de jugar a la “casita en la pradera”, pero James no le hace caso. En una escena previa hemos visto a Creed asesinar a Bradley por lo que sabemos que él es este asesino en serie. Luego de esto James va a buscar a su novia a la escuela, se topan con un potencial conflicto con un vecino que ella calma, y regresan a su cabaña dónde Silver Fox le cuenta una historia del folklore indio que habla de dos dioses, uno de ellos es la luna y el otro el carcayú (Wolverine). Al día siguiente Victor asesina a Silver Fox de manera muy poco sutil y espera a un furioso James en un bar cercano. Ahí le da una paliza fenomenal azotándolo contra la pala de una excavadora y arrojándole un montón de troncos encima. James despierta en un hospital dónde ya se ha recuperado de sus heridas y Stryker lo está esperando para ofrecerle los medios de cumplir su venganza, o sea, el proceso de fusión de adamantium. “Recuerdas ese trozo de meteorito que buscaba en África, pues lo encontré”, dice Stryker.

Como ya todos sabemos, James acepta formar parte del experimento Weapon X (Arma Décima) con el auspicio del ejército norteamericano el cual resulta todo un éxito. Stryker pretende que le borren la memoria a James pero este lo escucha con su aguda sentido de la audición desde el tanque y antes que le frían el cerebro escapa de las instalaciones de Weapon X arrojándose por una cascada. Corte a…

Una pareja de ancianos al más puro estilo Ma y Pa Kent regresan a su granja en su vieja camioneta y ven a un sujeto desnudo meterse al granero. La pareja (que es una versión anciana de los Hudsons) acojen al extraño y le ofrecen ropa y hospedaje. Por la mañana en el granero, James está admirando la moto del viejo de la que habían hablado durante la cena y éste le regala la chaqueta de su hijo, en eso aparece la adorable viejecita con el desayuno para James y le llega un balazo, cortesía del Agente Zero que desde una distancia de cientos de metros en una colina procede a despacharse al viejo. Luego bormardean con un helicóptero el granero pero James de entre las llamas en la moto. Da cuenta de los vehículos militares que lo persiguen, el helicóptero con Agente Zero dentro y tras amenazar a Stryker por comunicador, se va a Las Vegas a ver a su antiguo asociado Wraith en busca de pistas que lo lleven a Victor. Allí y tras un berve round con Dukes a quién James ofende al llamar “Blob” (Logan dice que en realidad le dijo “bub” y le entendieron mal) averiguan que Stryker está trabajando con Creed en algo llamado “la Isla”, un complejo dónde se llevan a los mutantes que Victor captura para realizar experimentos. De hecho en ese preciso instante y para ilustrar este punto, Creed está “cazando” a Scott Summers que está realizando un castigo al más puro estilo Bart Simpson escribiendo cien veces en las pizarras una frase que no supo traducir en la clase de español.

James y Wraith van en busca de el único mutante que ha conseguido escapar de la Isla, Remy LeBau alias Gambit. James pelea con él mientras Wraith lo hace con Creed que lo mata y obtiene una generosa muestra de ADN del mutante jaunteador. James que ha conseguido liberarse de Gambit encuentra a Victor y esta vez está a punto de liquidarlo, pero Gambit se entromete en un asombroso despliegue de su poder para cargar con energía kinética los objetos inanimados. Creed escapa y un encabronado James termina la pelea con Gambit obligándolo a llevarle a la Isla en el Halcón Milenario, digo, en una avioneta propiedad de LeBau.

En la Isla entretanto, Stryker es enfrentado por un general que quiere cerrar su operación debido a que qué consideran que está demasiado comprometido con el asunto al tener un hijo mutante que asesino a su madre. Stryker asesina al general y prepara todo para “activar” a Weapon XI.

Mientras tanto, volando rumbo a la mentada isla, Gambit le explica a James que los silos nucleares instalados en aquel lugar no son otra cosa sino un bluff para mantener a la gente alejada, “no vaya a ser que la radiación los convierta en freaks”. Ya en las cercanías, James se lanza fuera de la avioneta y penetra sin dificultades en el complejo, dónde Stryker lo está esperando con una dolorosa verdad. Silver Fox aparece viva y Stryker le ordena que le revele a James cómo fingió su muerte. Silver Fox es una mutante que tiene una habilidad cohersitiva-táctil (y uno aquí dice, ¡así calmó los ánimos en la escena al comienzo de la película) y ha estado todo el tiempo manteniendo a James “bajo vigilancia”, extorsionada con la promesa que Stryker liberará a su hermana a quién mantiene prisionera en la Isla. Victor observa todo desde las sombras.

Con el corazón roto, James abandona el lugar. Los mutantes insisten en que Stryker cumpla su parte de los respectivos tratos con ambos (liberar a la hermana de Silver Fox y darle esqueleto de adamantium a Creed), pero éste se niega y ordena a Victor matar a la molesta Silver Fox. James escucha el grito de su ex-amada, regresa, se trenza en cruenta lucha con su hermano y está a punto de matarlo cuando Silver Fox le recuerda que no es un animal. James se remite a noquearlo y luego vana liberar a los jovenes mutantes de las celdas. Están a punto de huir, pero Stryker ha activado (antes de tiempo) a Weapon XI o Deadpool (que tiene los poderes de James, Wraith y Cyclops además de dos garras de adamantium en forma de espolones). James ordena a Silver Fox que busquen otra salida y se enfrenta a Wade a quién “por fin encontraron la manera de cerrarla la boca.” La pelea los lleva hasta el borde de uno de los silos y Deadpool va a ganar cuando aparece Victor y equilibra la lucha a favor de su hermano, “ya que nadie salvo él tiene derecho a matarlo”. Juntos eliminan a Deadpool a quien James decapita, pero la cabeza cae dentro del silo disparando rayos ópticos y dañando la estructura. Tras un momento de fraternidad en el cual James asegura que “no cambiará las cosas”, Victor se marcha. El silo comienza a derrumbarse y entonces reaparece Gambit cual Han Solo en Star Wars: A New Hope, y lo salva de ser sepultado entre los escombros. James le ordena ir en busca de los mutantes rescatados mientras él busca a Silver Fox a quien encuentra herida de bala. La carga en brazos para salir de allí pero entonces aparece Stryker con su pistola con balas de adamantium y le dispara. James desata toda su furia berseker pero recibe dos balazos de adamantium en plena frente. Stryker luego pretende terminar con Silver Fox, pero esta le pone una mano en un pie y hace que se ponga la pistola bajo el mentón. Le dice que no lo va a matar porque no es como él y le ordena alejarse caminando y seguir haciéndolo hasta que los pies le sangren.

Entretanto los jóvenes mutantes logran salir por una salida secreta de la Isla conducidos por Summers que asguera saber a dónde va y ya actúa como líder. Un sujeto calvo que emerge de un helicóptero los está esperando y comprendemos que es quien ha estado guiando a Summers fuera del complejo. Telepáticamente le dice a Scott que confié en él, que es un mutante como ellos y que estarán a salvo. De esta forma los mutantes se van con Charles Xavier (interpretado por Patrick Stewart) y Gambit llega justo a tiempo para constatar esto.

De vuelta junto al silo, Gambit encuentra a un amnésico y confundido James quién no tiene idea ni de cómo se llama él mismo. “Tu nombre es Logan”, le dice Gambit urgiéndole a escapar de regerso a la avioneta. En el camino se topan con el cadáver de Silver Fox, Gambit le pregunta a Logan si la conoce y este le dice que no. Le cierra los ojos y le dice a Gambit que se irá por su cuenta.

El epílogo muestra a Stryker con los zapatos destruidos y una barba de varios días caminando por una carretera siendo interceptado por un escuadrón militar que le dice se le requiere para interrogación sonre la muerte del general aquel.

Fin.

La evaluación:

Lo primero que pensé de X-Men Origins: Wolverine, es que a mi mamá, mi hermana y mi señora les va a encantar esta película plagada de los más típicos clichés hollywoodenses como el héroe con su amada muerta en brazos que grita: NOOOOOO!!!!! (aunque esto tiene un twist), el héroe caminando hacia la cámara con una gran explosión a su espalda que no le vuela ni un cabello, el mismo héroe a torso desnudo (e incluso a trasero desnudo), etc. Estos clichés están tan bien puestos, sin embargo, que no molestan ya que la película es mucho más que un resumidero de clichés como lo suelen ser los bodrios de Hollywood y los del llamado cine-arte que los intentan evitar y terminan siendo bodrios de igual forma, aburridos más encima.

Haciendo mi evaluación final debo decir que X-Men Origins: Wolverine me ha gustado, aunque no por las mismas razones que les gustará a ellas.

La gran fortaleza de esta película sin lugar a dudas es Hugh Jackman. El tipo ES Wolverine, no hay nada que hacer. Una versión galanezca y seductora de Wolverine pero Wolverine al fin y al cabo. Jackman sabe como transmitir las emociones precisas, desde la vulnerabilidad hasta la furia berserker, y supongo que eso para cierto público va a ser un Boom! en sus ovarios. Yo no tengo queja alguna con Jackman que se ganó el papel de Wolverine desde la primera entrega de X-Men con carisma y profesionalismo. Si hay una virtud que tuvo Singer en sus películas esa fue la de dejar actuar a los que sabían actuar como Patrick Stewart, Brian Cox, el propio Hugh Jackman o Ian McKellan; y darles diálogos mínimos o ningún diálogo a Tyler Mane, el tipo que hacía de Coloso o Ray Parker (la frase de Storm sobre qué es lo que le ocurre a un sapo cuando le cae un rayo claramente es una excepción a la regla).

La forma en que se comprime la convulsionada historia de Wolverine me pareció más que acertada. El hecho que Victor Creed fuese el Dog Logan del cómic Origin es el mejor ejemplo de ello ya que le otorgó un peso dramático a la historia entre Wolverine y Sabretooth que considero se desperdició en el cómic dónde se optó por una suerte de justificación filogenética. Los cómics de superhéroes suelen seguir los caminos más complicados cuando en ocaciones lo mejor es cortar por lo simple. Y eso es lo que hace X-Men Origins: Wolverine en varios aspectos convirtiéndose en su gran fortaleza. El guión de David Benioff tomó lo fundamental de Origin, el Weapon X de Barry Windsor Smith, los Weapon X de Frank Tieri y mezcló todo de tal forma que consiguió no contradecir ninguna de las entregas anteriores. Pese a que están presentes en la misma historia en pantalla, Scott Summer nunca ve a Logan y Xavier tampoco. Stryker queda libre y la particular atención que le merecía a Sabretooth la placa de identificación militar de Logan queda explicada. Incluso podemos pensar que la versión Tyler Mane de Sabretooth es una involución del personaje de Liev Schreiber o incluso una manipulación de Magneto para controlarlo mejor. El respeto que se tiene por la continuidad e historias planteadas en las películas anteriores es algo que se agradece, así mismo como la breve aparación de Patrick Stewart como Xavier (copypasteado o no) tan necesaria y contundente como las del Norman Osborn de Willem Dafoe en los Spider-Man de Raimi.

Y cómo toda película actual, X-Men Origins: Wolverine está llena de guiños a otras obras y películas (o tal vez esto sea una deformación mía). Los opening credits e historia inicial tiene mucho de Highlander (que los X-Fans siempre han comparado con los mutantes Externos), el conflicto en Vietnam tiene algo del drama de Casualties Of War con Michael J. Fox, Sean Penn, los silos nucleares y el castigo de Scott en la secundaria rememoran a Los Simpsons, la relación Logan-Moto es igual al resucitado Mickey Rourke en Rumble Fish (La Ley de la Calle), la frágil avioneta de Gambit que vuela a una isla a la del marido de Lois Lane en Superman Returns (curiosamente de Singer y con el Cyclops original pilotando), la llegada de Wolverine a la granja de los Hudson es como la del mismo Superman a la de los Kent, el tema del asesino de superhéroes (mutantes) miembros de un equipo especial es obviamente Watchmen, Gambit es verdaderamente un prototípo de Han Solo con todo y Halcón Milenario (Chewbacca vendría siendo Logan), y de Star Wars tenemos también el “yo soy tu padre” darthvaderiano y así podemos seguir. Pero estas son solo capas y más capas como de una cebolla citando a Shrek. Una cebolla suculenta que estoy seguro hará las delicias del público común y corriente y dejará medianamente satisfechos a los especialistas mega-exigentes como yo.

Written by Amo del Calabozo

April 2, 2009 at 2:07 am

%d bloggers like this: