El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Marvel Boy

Como Noh-Varr formará parte de los Dark Avengers es una buena oportunidad para escribir una que otra palabra de este personaje creado por Grant Morrison y J.G. Jones hace ocho años.

Marvel Boy fue el título con el que Morrison debutó en Marvel, aunque pasó más bien desapercibido para el fanboy común más interesado en sus New X-Men. De cualquier forma muchos de los puntos que Morrison abordó en el Morrison Manifesto se aplican aún mejor en Marvel Boy que en los New X-Men. Morrison tenía muy presente la película de Singer, además de The Matrix y series como Buffy a la hora de re-concebir a los mutantes:

“Cada historia debe leérse como una película o una miniserie de televisión dependiendo del foco -comienzo, intermedio y fin, desarrollo de personajes y resolución. Cada vez que empezamos un arco argumental, cada vez que publicamos un nuevo número de hecho, debemos comenzar como si el lector tomara el cómic por primera vez en sus manos.”

Marvel Boy logra lo anterior de manera ejemplar, no estoy tan seguro que ocurra lo mismo con los New X-Men pero vaya si Morrison se esforzó ahí. El caso es que es obvio que se esforzó mucho menos en MarvelBoy y por ello no digo que el resultado sea inferior. Muy por el contrario, sin el esfuerzo de lidiar con personajes-franquicias creados por otros hace cuarenta años, Morrison pudo fluir libremente tomando sólo lo que necesitaba del universo Marvel, adaptándolo y moldeándolo a su gusto e inventándose todo el resto.

Noh-Varr por ejemplo, es un Kree pero no un Kree común sino uno aumentado con ADN de insecto en una suerte de paralelo con Spider-Man. Tampoco proviene del universo ‘normal’ Marvel sino de algún otro y se ha estrellado en la Tierra junto a la tripulación gestalt de la nave diplomática Kree ‘the Marvel’, tras surcar millones de realidades alternas en busca de su hogar. La causa de la muerte de sus compañeros y su amada es la codicia humana (específicamente la del apropiadamente llamado Midas) y por ello Noh-Varr le declara la guerra a la humanidad al tiempo que se ve obligado a protegerla.

Marvel Boy es ciencia-ficción, desenfado, wide-screen action pero sobretodo, es un campo minado de buenas y grandes ideas de esas que otros pueden tomar como guía para explortarlas aún mejor. Un ejemplo de ello es una de las tantas habilidades que posée Noh-Varr conocida como ‘La Carrera Blanca’ (The White Run). Al entrar en esta ‘modalidad’ todo estímulo innecesario es eliminado de la conciencia y la inteligencia corporal toma el control. Ninguna distracción es permitida. La mente está quieta y no hay corredor, pero si carrera. Una habilidad muy zen relacionada al ‘Mushin’, una abrevación de ‘mushin no shin’ que significa algo así como ‘no-mente’. En este estado y al no estar ocupada por pensamiento ni emoción alguna, la mente está abierta a cualquier posibilidad.

Aquí tenemos La Carrera Blanca tal cual apareció en Marvel Boy #4:

Como vemos aquí es sólo lo que su nombre alude, una carrera. Pero la cosa es muy diferente en Civil War: Young Avengers & Runaways #3 (noviembre, 2006):

Por supuesto que hay que ver las siguientes páginas para apareciar las viñetas anteriores:

Todo un acierto de Zeb Wells y Stefano Caselli. No olvidemos que fueron ellos quienes trajeron de vuelta a Noh-Varr, ya sea por que a Wells se le ocurrió o porque se los impusieron. La verdad no importa ya que desde entonces Noh-Varr siguió teniendo otras apariciones siendo el personaje central de Avengers: Illuminati #4 (septiembre, 2007) y participando activamente en la resistencia contra la invasión Skrull. Todo hacía presagiar que tras estos hechos vestiría el traje del Capitán Marvel homologando de cierta forma a Bucky quien ahora es el Capitán América, pero al parecer eso quedará en carpeta para más adelante.

Y por cierto, nunca he visto que alguien se atreva a llamar a Noh-Varr ‘Marvel Boy’ pese a su gusto por usar pantalones cortos.

Written by Amo del Calabozo

January 13, 2009 at 2:22 am

Posted in Grant Morrison, Marvel

%d bloggers like this: