El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Secret Invasion: Dark Reign #1

Según Timothy Callahan (de CBR) Bendis ha creado un sub-género que él (Callahan) bautizó como “superhero board room” en el cual un grupo de supertipos (entre los cuales suelehaber más sospecha mutua que confianza)se reúnen en torno a una mesa para hablar. Dark Reign es justamente eso, diálogo y más diálogo lo que no está tan mal ya que es uno de los fuertes de Bendis (no me canso de repetir, si alguien no ha leído Powers, do it now!).

En cuanto a los “Illuminaughties” como les han llamado por ahí… Ya todos sabemos quienes son y ninguno de ellos necesita mayor presentación. La batuta la lleva el nuevo “king of the world” Norman Osborn que hace sólo dos años era un paciente psiquiátrico que babeaba espuma por la boca y era utilizado como peón para desencadenar un conlficto diplomático y posible guerra con Atlantis (su inestabilidad mental es algo que el mismo Osborn admite y que demuestra cómo puede cambiar la personalidad de un personaje dependiendo del escritor de turno).

Convocados a esta reunión están el epítome de la supervillanía: Victor von Doom, el paladín de los antihéroes: Namor, la Miss Universo de los mutantes: Emma Frost, la (ahora) hermanastra de Thor: Loki, y el único personaje con menos de 6 años desde su creación; Parker Robin alias “The Hood” a quién yo llamo de cariño: ‘El Caperucito’.

Este personaje fue creado por Brian K. Vaughan, Kyle Hotz y Eric Powell para The Hood, una serie limitada del imprint Max publicada en seis entregas durante el 2002. Si consideramos que el Caperuzo partió como un ladrón de poca monta y ahora se sienta con la crème de la crème de los villanos Marvel, podemos concluir que el sujeto es alguien que debe ser tomado en cuenta (ni siquiera Wolverine fue capaz de patearle el culo en los New Avengers). Y todo se lo debemos a Bendis, de no ser por él The Hood hubiese caído en el limbo de los segundones como tantos otros. No que esto sea gran mérito, si yo escribiese 100 títulos mensuales seguramente haría más de alguna cosa bien.

Hay ciertas ideas que a Bendis le gusta usar una y otra vez, su intención con el Caperuzo era convertirle en una especie de Vito Corleone, de Padrino de los villanos que reemplazara a Kingpin. Y con Osborn está haciendo lo mismo, tanto así que en una viñeta el parecido de Norman con Michael Corleone interpretado por Al Pacino en la película es innegable y el mismo The Hood lo acusa de estar robándole la idea.

Si toda esa invasión skrull era para llegar a un punto en que los villanos controlen el Universo Marvel, se me ocurren mil formas de haberlo hecho sin recurrir a los hombrecitos verdes del espacio y su maldita frase evangélizadora de pacotilla. Bastaba con jugar las piezas dejadas por Civil War, lo mismo corre para la caída en desgracia de Stark a quien Ben Urich y su colega (verdaderos Woodward y Bernstein de Marvel) tenían contra las cuerdas.

Pero bueno, este es el nuevo status quo y ya veremos cuanto dura Osborn a cargo de todo, especialmente con esos arranques homicidas como el mostrado en las últimas páginas. Dos preguntas quedan pendientes, ¿quién es el amigo de Osborn que permanece en las sombras y que puede intimidar a sujetos como Doom? ¿y en qué carajo estaba pensando Maleev a la hora de dibujar a Namor?

Written by Amo del Calabozo

December 11, 2008 at 2:11 am

%d bloggers like this: