El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

The Godyssey

La Odisea es el poema épico griego que narra la vuelta al hogar de Odiseo tras la Guerra de Troya. En inglés es Odyssey y si le agregas una ‘G’… ¡queda Godyssey! Un retruécano de aquellos que hubiese hecho las delicias de Asimov.

¿Y sobre que otra cosa podría versar una Godisea (o Diodisea) sino sobre el Dios del Antiguo Testamento enfrentado al Panteón Olímpico, o tal vez podría versar sobre culos y tetas… Yo me inclino más bien por esta última opción.

La famosa pelea entre Jesús y los dioses griegos másculinos (NSJC no le toca un cabello a las diosas) ya fue abordada en un post anterior y era de lo único que pretendía hablar pero… Oh Dios este cómic es tan delicioso que estoy salivando ahora mismo sobre el teclado. Y si les parece que Rob ha cambiado su estilo en este cómic de 1996, pues deben tener en cuenta que él no es el dibujante sino el binomio de Ed Benes y Michael Chang con tintas de nada menos que cuatro sujetos: Norm Rampund, Sean Parsons, Marlo Alquiza y Jonathan Sibal. Y ya que estamos mencionando gente, no olvidemos los colores de Dan Shadian (la portada sí es de Rob).

Mencionados casi todos quienes hicieron posible esta obra maestra, regresemos a la pelea entre Jesús y los dioses griegos. Como ya fue establecido esto no ocurrió realmente sino que es un sueño de carácter profético del cual despierta Avengelyne. Who the fuck is Avengelyne? Pues una de las creaciones más queridas de Rob junto a la modelo de Vampirella, Cathy Christian, en la cual supuestamente fue basado el look. Tenemos entonces que Avengelyne sería una suerte de Vampirella de segunda mano, pero reemplazándo las alas de murciélago por emplumadas alas blancas porque esta chica es un ángel. Sí, un ángel que fue exiliada del cielo por cuestionar el amor de Dios hacia la humanidad. Despojada de todas sus habilidades angélicas, a excepción de superfuerza y su milagrosa sangre, Avengelyne se dedica a combatir en la Tierra a las fuerzas del mal, demonios, monstruos, deidades paganas, etc.

El caso es que Avengelyne despierta de aquel ‘extraño’ sueño en el cual Jesús pelea con los Olímpicos y es sorprendida por la súbita aparición de Glory. Y ahora viene nuevamente la pregunta: who the fuck is Glory? Respuesta corta: otro personaje de Rob que pretende ser su versión de Wonder Woman, Gloriana Demeter es el producto de la unión de un demonio con una amazona y no hay mucho más que agregar salvo que Alan Moore escribió un cómic o dos de ella durante sus tiempos de mercenario.

Tenemos entonces a estas dos criaturas sobrenaturales en la misma habitación deseando que desaten sus pasiones lésbicas pero no… hay asuntos más importantes que tratar. Glory considera que Avengelyne tiene mucha ropa encima por lo que le pide vista una armadura que ella le ha traído. El resultado es que queda tan desvestida como antes lo que agradecemos de cualquier forma.

Glory ha tenido el mismo sueño que Avengelyne sobre el Hijo de Dios luchando contra los dioses olímpicos por lo que ha sido enviada por su madre para reclutar a Avengelyne. Ambas entonces parten al reino de las amazonas, para lo cual deben meterse al closet. Sí, meterse al closet. Las dos… solas… en el closet… Uno no sabe si esto es un homenaje a Las crónicas de Narnia o una suerte de metáfora del salir del clóset en su acepción más popular. Yo creo que en su genialidad Rob articula ambas.

Luego de esto vienen varios primerísimos planos de culos perfectos…

Y más culos…

Y más…

y luego las chicas pelean con Ares y Hércules y yo no puedo dejar de pensar en aquellos culos y tetas y en la genialidad de Rob al hermanar en una sola historia los temas bíblicos con la mitología griega y la Playboy. ¡Observen esta viñeta!:

Hércules arranca una columna y golpea con ella a Avengelyne arrojándola varios metros de distancia para luego jactarse con ella caída en el suelo en una pose de dominio masculino y ostentación fálica evidente (por cierto el pasado martes fue el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer). Pero entonces Glory irrumpe en escena solidarizando con su hermana y dándole justo castigo a ese bruto golpeador de mujeres (el que le pega a las mujeres es un mariquita me decían de niño).

Ahora bien, esté cómic es notable además por otra cosa: las declaraciones de Rob sobre su ruptura con Image y su relocación (junto a su equipo) en Maximum Press que vienen a toda página y con palabras destacadas en color y tamaño. Entre otras cosas, Rob asegura que “Image comics no nos quiere, tampoco la Wizard, la guía del cómic. Acéptenlo, nosotros lo hemos hecho. Image no está feliz con nuestra partida, o que sigamos existiendo. Wizard no nos aprecia y se burla constantemente de nosotros.”

Es sorprendente como Rob, pese a toda la adversidad y envidia del medio, consiguió salir adelante y convertirse en el creador que todos admiramos. Yo creo que se debe a su profunda fe en el Señor, aquella fortaleza que nunca abandona a los verdaderos creyentes.

Dios te bendiga, divino Rob.

Written by Amo del Calabozo

November 27, 2008 at 8:11 pm

Posted in Reseña, Rob Liefeld

Tagged with ,

One Response

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rob casi me hace creer jehová.

    Fraterno Dracon Saccis

    February 10, 2012 at 1:44 am


Comments are closed.

%d bloggers like this: