El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Joker

Este es un cómic que esperaba con ansias por varias razones. La primera obviamente es debido a su protagonista que según los previews estaba (al menos en apariencia) muy influenciado por el Joker de Heath Ledger. La segunda es que sería publicada como novela gráfica. La tercera es que estaría “fuera de la continuidad” lo que auguraba mayor libertad creativa al dream team de Brian Azzarello y Lee Bermejo. De entrada entonces señalo que todas mis expectativas fueron cumplidas.

Ya he dicho anteriormente que el formato de comicbook en entregas mensuales ha llegado a colmar mi paciencia al punto en que prefiero leer los TPB o esperar a que un arco argumental se desarrolle por completo o al menos tenga unos cincuenta números ya publicados. De lo contrario me frustro y aburro facilmente. No soy el único que piensa que el cómic de publicación mensual tiene los días contados, y Joker lo demuestra. Personalmente no habría resistido esperar cinco o seis meses para ver este arco argumental resuelto. A veces una buena historia simple y directa pierde toda efectividad cuando es narrada en interminables entregas a lo largo de un año que suelen incluir cambios en dibujantes (lo más notorio) y equipos creativos completos. Por eso para mí no hay mejor vehículo para contar una historia que la novela gráfica dónde, tal y como ocurre con una novela, hay tiempo para desarrollar personajes y situaciones sin la presión de las mezquinas veintidós páginas.

Teniendo en cuenta el tiempo requerido para desarrollar un proyecto como este, supongo que Joker fue escrita antes que Azzarello viera la película de Nolan por lo que no me atrevería a decir que está influenciada por ella. Tal vez no por The Dark Knight Returns pero sí ciertamente por Batman Begins. Por lo demás es la visión que cualquier autor con más de dos dedos de frente adoptaría a la hora de plasmar al Joker. Una visión “grim and gritty” y “realista” por más que el crítico de cine con el que compartí en el set de Los Nuevos Chilenos se negara a reconocerla como tal. “No es realismo si no otra clase de artificio” decía aquel sujeto. Claro, toda ficción es un artificio pero hay matices tal y como percibió el conductor del programa al decir que este Batman de Nolan bien podría ser Jack Bauer luchando contra los terroristas.

Cuando hablamos de “realismo” los lectores de cómics sabemos a que nos referimos. Batman es realista, Superman no lo es. Pese a esto Superman puede ser presentado de una manera muy realista y Batman de forma muy poco creíble. El Batman que me interesa a mí al menos es el primero. El que no anda de comparsa con Superman y Wonder Woman. Es el Batman de Arkham Asylum, de Dark Knight Returns y, por cierto, de Joker.

La fortaleza de Azzarello es justamente su falta de interés en los superhéroes lo que otorga la credibilidad necesaria para personajes como Batman y el Joker. Recuerdo un elseworld muy interesante llamado JLA: The Nail dónde para que el Joker sea una verdadera amenaza dentro del contexto superheróico de la JLA tienen que pasarle unas ‘mangas de poder’. “¿Notaste mis nuevos accesorios, Batman?”, le dice el Joker a su inmovilizado enemigo. “Hice nuevos amigos desde la la última vez que nos vimos, amigos poderosos… Que me hicieron poderoso.”

Este diálogo está totalmente fuera de caracter. El poder del Joker reside en su locura, en el caos como ya he escrito anteriormente. Y para que pueda operar como corresponde -por más que le desagrade aquella palabra al amigo crítico de cine- debe hacerlo en contextos “realistas”. Y ese es justamente el contexto que Azzarello, Bermejo y los demás en su equipo nos brindan. No crean que es poco. Un gran personaje en un mal contexto puede ser un desastre pero supongo es como suelen decir los actores: no hay personajes chicos sino actores pequeños. Todo depende del autor o el intérprete.

Azzarello y Bermejo están a la altura de lo que una historia del Joker requiere. No alcanza los niveles de The Killing Joke, por supuesto, pero no tiene por qué todo medirse con esa tan alta vara. Ya lo dijo Joseph Kosuth: “las obras maestras son las que impiden el surgimiento de nuevas obras maestras”. Y una obra puede ser efectiva y disfrutable sin tener que aspirar a tan altos niveles de excelencia. Sólo necesita ser consecuente con su propia coherencia interna y en esto Joker emerge como una novela gráfica exitosa.

Liberarse de la continuidad manteniendo los arquetipos y liberarse de la tiranía de la publicación mensual son dos objetivos que me parecen fundamentales a la hora de crear un trabajo significativo y significante. Joker lo consigue. Sobre la historia no escribiré nada, sólo puedo agregar que aquellos que como yo hayan disfrutado con el Joker de Heath Ledger al punto de considerarlo la mejor encarnación de personaje, no serán defraudados en absoluto.

E incluso en las últimas páginas aparece Batman.

Written by Amo del Calabozo

November 2, 2008 at 1:45 am

Posted in Batman, DC, Reseña

Tagged with , , , ,

5 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. :) me alegra encontrar esto!!

    Hércules Roquefort

    August 21, 2009 at 2:21 am

  2. Hey, volvió el Capitán América y no iba a regresar el Amo del Calabozo. Wellcome back, Herc!

    Sergio

    August 21, 2009 at 1:38 pm

  3. JAJAJAJAJAJAJA Sublime!!!

    Hércules Roquefort

    August 21, 2009 at 3:48 pm

  4. Según leí en alguna entrevista al dúo creativo, se supone que este diseño del Joker fue hecho ignorando como sería el de TDK.
    Mención honrosa al Killer Croc de esta versión, aterrador.

    • Y en otra entrevista Bermejo dijo: “I wanted the guy to have the lanky lumber that Bill the Butcher had in GANGS OF NEW YORK. Acting-wise, he was like a cross between Christopher Walken and Keith Richards for me.”

      Amo del Calabozo

      July 1, 2013 at 12:40 pm


Comments are closed.

%d bloggers like this: