El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

Audioficciones revisited

Preguntas de Sergio Alejandro Amira a Rafael Cheuquelaf

1.- A poco más de cuatro años desde el lanzamiento de Audioficciones puede que sea pertinente hacer una evaluación del impacto de este proyecto. Y el impacto inmediato parece haber surtido efecto en LLUVIA ACIDA, para quienes este tipo de discos ya no son la excepción sino la norma, aunque cabe señalar que casi todo el trabajo posterior que han hecho a este respecto pareciera ser casi exclusivamente en torno a la obra de Jorge Baradit. ¿Existe una especial afinidad con él o simplemente no hay otros autores que se hayan acercado a LLUVIA ACIDA para explorar la posibilidad que musicalizen sus obras?

Audioficciones fue un producto especial, incluso dentro de nuestra discografía. No era sólo un disco, sino una propuesta de como relacionar Música y Literatura y LLUVIA ACIDA tiene en su ADN formativo la clasificada como “Fantástica” y de “Ciencia Ficción”. Las limitaciones que en ese momento teníamos nos impidieron darle una mayor difusión, pero pudimos tocarlo en vivo en la Biblioteca de Santiago y participar con uno de sus videoclips en ese hermoso acontecimiento que fue el lanzamiento de la novela La segunda enciclopedia de Tlön de Sergio Meier. Transcurrido el tiempo, ha sido muy agradable ver que se han publicado comentarios sobre el disco en diversos sitios web y esa es una interesante forma de valoración. Lo que vino después, nuestras colaboraciones con Jorge Baradit (canciones para Synco y Kalfukura y el soundtrack de la novela gráfica Policía del karma), es consecuencia de eso. Hay una afinidad con él, eso es indudable, pues su escritura está llena de imágenes que son fácilmente traducibles a nuestro sonido híbrido. Además, él concibe su obra como algo más allá del papel, como productos multiplataforma y ahí la música tiene un aporte especial. Pero también hemos trabajado con otros autores, como el escritor Oscar Barrientos (con el tema Kerguelen, basado en su libro El viento es un país que se fue) y aportamos con un tema musicalizando un poema de Marjorie Mardones (escritora de Villa Alemana) para un proyecto de audiolibro que se publicaría pronto.



2.- Mencionaste a Sergio Meier, el más entusiasta de los autores en participar de Audioficciones, que además alcanzó a entroncarse, como bien mencionas, con el lanzamiento de su primera novela en ser publicada en un lapso de veinte años. Lamentablemente Meier nos dejó físicamente hace dos años, aunque su legado por supuesto continúa. Que más puedes contarnos sobre la experiencia de conocerlo y formar parte del advenimiento de Tlön.

Conocer a Sergio Meier, en el que fue probablemente uno de los momentos más felices de su vida, es un recuerdo que atesoraré siempre. Es una de esas ocasiones en que uno piensa: “¡que lástima no haber conocido a esta persona antes!”. Podríamos haber tenido conversaciones larguísimas, pero me conformo con haberlo escuchado hablar en ese evento en la Sala Rubén Darío de Valparaíso y con haber puesto en música la sensación que me produjo su escritura, la sensación de inquietud que produce lo enormemente vasto e ignoto.



3.- Voy a cometer una infidencia y citar a Meier cuando dijo que personas como tú, “son las que dan más ánimos para seguir trabajando por el despertar definitivo de la fantasía y la c-f en Chile”. ¿Crees que ese despertar definitivo del que habla Meier finalmente ocurrió o aún está por ocurrir?

¿En serio dijo eso? Bueno, qué puedo decir. Seguiré trabajando dentro de mis posibilidades para seguir siendo ese tipo de persona. Yo creo que el despertar del que hablaba Meier ya está ocurriendo, al menos en el estamento de los escritores y lectores. Y como suele suceder, son las editoriales y los que financian las publicaciones las últimas en darse cuenta. Chile es en sí mismo un país de raíz fantástica y desde esta esquina del mundo se pueden entregar visiones estimulantes y transfiguradoras de realidad. Como proyecto musical, LLUVIA ACIDA ha querido aportar a eso.


4.- ¿Qué bandas o solistas chilenos nuevos han llamado tu atención en estos últimos cinco años?

La verdad es que no soy un consumidor compulsivo de música, pero trato de estar al día con lo que está pasando en la música nacional. Yo generalmente escucho más a mis colegas y amigos que siguen sacando discos y actuando, como Mika Martini (aka Frank Behnko), Dj’ Fracaso, Namm, Aoraqui y otros. No tengo mucha cercanía con el pop, pero si valoro el trabajo que están haciendo gente como Gepe y Fakuta, entre otros. Un disco que me ha llamado la atención últimamente es Faisanes, de Los Embajadores. Su sonido es el de un pop muy sombrío y atmosférico. Y hace unos días fui a un evento de los netlabels Modismo y Discos Pegaos y me gustó mucho un dúo llamado Dub Vaders. Los tipos hicieron retumbar el recinto y el pecho de los asistentes a punta de frecuencias bajas.


Preguntas de Rafael Cheuquelaf a Sergio Alejandro Amira

1. ¿Cual fue tu criterio como antologador de los cuentos incluidos en Audioficciones?

Incluir los cuentos que más me gustaban de autores chilenos contemporáneos cuya obra me es de particular interés y que, por una de esas casualidades de la vida, además son buenos amigos míos.


2. ¿Según tú, cuales son las grandes líneas o rasgos que muestran estos cuentos? ¿Los consideras representativos de lo que se está escribiendo actualmente en Chile en esta vertiente?

Me parece que estos cuentos son muy representativos de sus propios autores y eso los convierte, a mi juicio al menos, en verdaderas joyas.


3. ¿Cual fue tu primera impresión al escuchar los temas? ¿Sentiste una vinculación con los textos que seleccionaste?

Mi primera impresión… las primeras impresiones son poco confiables ya que suelen carecer de los datos suficientes como para formarse un juicio certero. Ahora bien, en este caso, mi primera impresión fue la de estar oyendo algo que efectivamente se vinculaba a los textos de una forma… ominosa por decirlo de cierta manera. Hace algunos años le regalé un Audioficciones a un amigo, cuando luego le pregunté que le había parecido me dijo: “hue’ón, me recagué de miedo”. Y lo entiendo, Esa ventana que mira al mar por ejemplo, es un tema que te eriza los pelos, es como oír el canto de la sirena, hipnótico, bello pero aterrador al mismo tiempo. Como dijo Sergio Meier, “La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido” (nota: Meier era Lovecraft).


4. ¿Tienes alguna experiencia musical y en que te influyó respecto al rumbo que tomaste como creador?

Mi experiencia musical se remite a varios intentos por hacer música sin necesidad de aprender a tocar algún instrumento ni cantar muy bien, es por eso que lo primero más o menos serio que hice fue formar junto a mi amigo Luis Flores (aka Porno Rockett) el dúo experimental punk NECROAXILA. Porno era un eximio guitarrista, tocaba en una banda que hacía covers de U2 y se recitaba todo el speech de Bono en Bullet the Blue Sky. Yo en cambio, tenía sólo las ganas de hacer música y la impaciencia de formar una banda así que me dediqué a cantar, o más bien gritar. A veces invitábamos a otros amigos y hacíamos jam sessions que grabábamos en cassette. No teníamos ninguna pretensión al respecto, sólo divertirnos. Cuando me fui a Inglaterra y se disolvió NECROAXILA, le robé el sintetizador Yamaha a mi hermana y aprendí a tocar por mi cuenta de forma algo rústica pero competente. Me compré un manual para sacar canciones de los Beatles y lo primero que aprendí a tocar fue Yellow Submarine. Pero como me di cuenta que nunca sería un buen tecladista me dediqué luego al ruidismo. Fue gracias a esta inquietud por intentar hacer música y no sólo escucharla que asimilé las lecciones de bandas como The KLF y The Pop Will Eat Itself sobre la posibilidad de hacer música en base a sampling, apropiacionismo y combinatoria. Por ese mismo tiempo entré en contacto con la obra de William Burroughs y además asistí a la retrospectiva de Pop Art en la Royal Academy (1991) dónde vi cuadros de Rosenquist y Raushenberg, entre otros, que respondían a esos mismos métodos. Todo esto fue de enorme influencia para mis trabajos futuros, tanto en pintura como escritura.



Corolario

El disco Audioficciones fue editado originalmente en 2007, en una limitada partida de CD’s físicos. Transcurrido ya varios años, hemos querido ponerlo a disposición para la libre descarga, agregándole algunos temas más a manera de bonus tracks e incluyendo los los relatos que inspiraron este trabajo en formato PDF. Creemos en la libre circulación de la información y para nosotros tiene absoluto sentido que Audioficciones circule de esa manera, de computador a computador, navegando por ese inmenso espacio que flota sobre, debajo y entre nosotros…



Adennum

Audioficciones en:

Tribu de Plutón

Puerto de Escape

MUS.cl

Aficcion

Literatura Prospectiva

About these ads
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 33 other followers

%d bloggers like this: