El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

The League Of Extraordinary Gentlemen

LoEG en el nueve

La acción de esta novela gráfica del archiconocido Alan Moore transcurre en una Inglaterra alternativa de 1898 en la que Campion Bond (ancestro de James Bond) del Servicio Secreto de su Majestad se embarca en la tarea de reclutar un grupo de aventureros con el objetivo de recuperar un elemento anti-gravitatorio conocido como Cavorita de las manos del temible villano oriental Fu Manchu. Este variopinto grupo reúne a varios personajes de la literatura victoriana tales como Mina Murray de Bram Stocker, Allan Quatermain de H. Rider Haggard’s, el Capitán Nemo de Verne, el Hombre Invisible de H. G. Wells y el Dr. Jekyll/Mr. Hyde de Stevenson. A lo largo de los seis tomos que compusieron la primera entrega hacen breves apariciones además Auguste Dupin, el Profesor Moriarty y Mycroft Holmes. ¿Y que inspiró a Mr. Moore para crear esta Liga de Caballeros Extraordinarios? Pues al igual que Woody Allen cuando en una fila para entrar al cine saca de la nada a Marshall McLuhan, yo tengo aquí a Alan Moore en persona. Alan, cuéntanos un poco sobre el proceso creativo de este interesante cómic que has armado con Kevin O’Neill.

Alan Moore (luciendo una luenga barba, varios anillos extravagantes en los dedos y una túnica de hechicero): Bueno, la verdad es que me divierte mucho el mezclar personajes que supuestamente no deberían convivir en un mismo título. No tengo la menor idea de por qué esto me deleita tanto. Es como si tuvieras completa libertad para correr por el vecindario literario derribando las cercas que separan unas historias de otras, permitiendo que el monstruo de Frankenstein, por ejemplo, pueda aparecer en el medio de Mujercitas.

Sergio Alejandro Amira: Eso me hace recordar un episodio de Futurama, aquel del ataque de los cerebros alienígenas donde Fry, Bender y Leela persiguen al cerebro líder a través de varios libros clásicos mezclando personajes y locaciones.

AM: No lo he visto.

SAA: Y hay otro episodio donde Kif lleva a Mandy al Holo-deck de su nave espacial que es una copia al del Entreprise y al final por una falla en el sistema se hacen “reales” Atila, el profesor Moriarty, Jack el Destripador y El “malvado” Lincoln, que comienzan a destruir la nave y…

AM: Bueno, ¿me trajiste para hablar de La Liga Extraordinaria o de Futurama?

SAA: De La Liga…, de La Liga… Disculpe Mr. Moore.

AM: Está bien, ustedes los ñoños son así.

SAA: Yo admiro y respeto profundamente su trabajo, Mr. Moore, pero no me vaya a decir que usted no es un ñoño. Claro que lo es, la diferencia es que gana mucho dinero con su ñoñez mientras que a uno no le queda más que hacer lo que hace por convicción, y no por dinero. ¿Cree acaso que el Calabozo del Androide me produce alguna ganancia económica? Pues no, más bien es todo lo contrario. Pero como usted dijo la idea era hablar de La Liga… Por favor, sea tan amable de contarnos algo sobre los personajes que eligió como protagonistas de este proyecto.

AM: La mayoría de los personajes que escogí son bastante fieles a los originales. Alan Quartermain, por ejemplo. He leído todos los libros donde apareció y puedo decirte que es un cobarde proclive a la drogadicción. Nemo, es una suerte de fanático Sikh. Lo que uno tiende a olvidar cuando lo ve en pantalla interpretado por James Mason o alguien por el estilo. En el cine por lo general han representado a Nemo como un tipo blanco, pero todo el sentido de este personaje es que es un fanático Sikh que obviamente es un genio científico que odia al imperio Británico, con justa razón. ¿Cómo no iba a ser divertido poner a estos personajes juntos en un equipo de superhéroes?

SAA: Y todo super-equipo, por supuesto, requiere una heroína. ¿Qué motivó la elección de Mina Harker?

AM: Como bien has señalado necesitaba encontrar una heroína. Supuestamente había una mujer genio en los libros de Sherlock Holmes, la única mujer para la cual el gran detective tenía tiempo, pero aquel personaje era un tanto oscuro por lo que elegí a Mina Harker. Cambiada, eso sí, tras los eventos de Drácula. Mina se ha divorciado de Jonathan y se ha convertido en una “Suffragette”. Además tiene esta horrenda cicatriz en el cuello…

SAA: ¿Es Mina un vampiro en el cómic al igual que en la versión fílmica?

AM: No.

SAA: ¿Qué opinión le merece la película?

AM: Creo que es una pérdida de tiempo hablar de ella. Ahora si me excusa, tengo una performance mágica esperándome.

Y de esta forma esa leyenda viviente del cómic que es Alan Moore dio por concluida nuestra conversación imaginaria. Como ya no contamos con su presencia para comentar la película me veré obligado a aburrirles con mis impresiones, pero antes de pasar a ellas me parece adecuado mencionar cierto título de un compatriota de Mr. Moore, me refiero al excelente e imperdible Planetary de Warren Ellis dibujado por John Cassaday.

Interludio planetario

Planetary #13 está ambientada en 1919 y nos muestra como Elijah Snow (líder del grupo que provee de nombre a este cómic) logra rastrear una organización secreta hasta el último de sus miembros: el detective más grande de todos los tiempos, Sherlock Holmes. Luego de un breve enfrentamiento con Drácula (el cual es congelado) Snow y Holmes discuten sobre la conspiración llevada a cabo por este selecto grupo de personajes que incluyen, además de Drácula, al Dr. Frankenstein y su monstruo, a H.G. Wells y Julio Verne, al hombre invisible original (Griffin), a John Carter (el personaje de Edgar Rice Burroughs) y aparentemente a Robur el Conquistador (una suerte de capitán Nemo de los aires). El objetivo de la Conspiración era el de convertir al mundo en un mejor lugar a través de la eugenesia, la re-educación y la economía controlada pero en algún punto sus motivaciones se volvieron menos altruistas y cuando Snow le dice a Holmes que la Conspiración debe ser detenida este concuerda.

Por supuesto que los personajes de este número son reminiscentes de la Liga Extraordinaria pero mientras los chicos (y chica) de la Liga son los “buenos” los miembros de la Conspiración de Ellis son los “malos” (al menos desde el punto de vista de Elijah Snow). Otra vuelta de tuerca implementada por Ellis es incluir a Sherlock Holmes como un personaje clave, a diferencia del cómic de Moore donde lleva varios años muerto y es su némesis, el profesor Moriarty, quien cobra protagonismo.

LoEG en el siete

LoEG fue llevada al cine el año recién pasado (2003), su director fue Stephen Norrington y como suele ocurrir en esta clase de “adaptaciones” el resultado no fue del todo fiel a la obra original. El hombre Invisible de la película, por ejemplo, no es el de la novela de Wells, debido a problemas con el copyright, sino un ladrón que había hurtado la fórmula. Mina Harker, como el mismo Moore nos ha dicho, no es un vampiro y además es ella quien lidera al grupo en vez del heroinómano Allan Quatermain. Dorian Gray si bien aparece en el cómic no es miembro de la Liga original mientras que el detective Thomas Sawyer fue una adición exclusiva para el filme. El personaje de Campion Bond, por otro lado, fue excluido del filme aparentemente para evitar problemas con la franquicia de James Bond tan recelosamente salvaguardada por MGM. ¿Recuerdan como incordiaron al bueno de Mike Myers por aquello de Goldmember en el título de la tercera entrega de Austin Powers?

Tampoco hay ningún automóvil como el que conducen por las calles de Venecia. Supongo que es lógico pensar que un tipo como Nemo, que pudo construir un submarino en plena época victoriana, no debió tener problemas para inventar un vehículo sobre ruedas también. Esa misma lógica nos lleva a pensar: ¿por qué se detuvo ahí? Si existe un “Nemomovil”, ¿por qué no también un Nemocóptero, un Nemoplano o una Nemomoto al más puro estilo batmanesco? De hecho el énfasis puesto en los artefactos de Nemo y el villano M nos recuerda, más que a Batman, a las películas de James Bond y puede alegarse que LoEG no es más que una versión victoriana de la fórmula jamesbondesca que, además, incluye en el reparto al James Bond fílmico original (Connery).

El tipo de historia propuesta por el cómic de Moore a mi juicio funciona más apropiadamente dentro de los dominios de la literatura y no el Séptimo Arte, donde parece en extremo forzada. LoEG no dejó de recordarme películas ochenteras como las protagonizadas por Indiana Jones o incluso Escape del Barrio Chino con Kurt Rusell (todas mejor logradas que este filme, por cierto).

LoEG pese a ser lo que se denomina un “blockbuster” pareciera más bien una película clase-B, como si todo el dinero hubiese sido invertido en contratar a Sean Connery. Claro ejemplo de ello es el Mr. Hyde interpretado por Jason Flemyng, un corpóreo (como se denominan a los trajes tipo Tele-tubbies) de caucho que no convence en absoluto luego de ver el impresionante Hulk digital de Ang Lee (lo único que impresiona de esa película, además de lo mala). Aunque si debe destacarse el proceso de transformación de Jekyll en Hyde, que Norrington se esforzó por distanciar lo más posible de la metamorfosis de Banner en Hulk.

En cuanto a caracterización de personajes ni hablar. ¿Sería mucho pedir esta clase de cosas en una película de acción? Supongo que sí, pero el caso es que estamos hablando de personajes extraídos de clásicos de la literatura y no de maquetas hollywoodenses, aunque eso sea en lo que finalmente terminaron convertidos. El único personaje que adquiere cierta dimensión “humana” es obviamente Quatermain, como era de esperarse cuando se toma en cuenta que es el finalmente el protagonista. Connery como de costumbre es el personaje carismático que al igual que en Los Intocables, fuerza a todos los demás a existir bajo su sombra. Mina Harker, interpretada por Peta “Femme Nikita” Wilson, logra captar la atención solamente cuando actúa de forma “vampírica”. El hombre invisible cumple con el propósito de ser el “comic relief”, proporciona los momentos hilarantes del filme y no va más allá de eso. Con respecto al capitán Nemo da la impresión más bien de ser un artista marcial que el fanático Sikh que mencionaba Moore. El único destello de religiosidad que vemos en Nemo es cuando le rinde culto a Kali en un altar del Nautilus, ¿o era Shiva? Uno tiende a confundirse con las deidades de la India, sobretodo por la multiplicidad de brazos pero estoy casi seguro que era Kali, la diosa de la muerte y la destrucción, aunque Shiva también se identifica con este principio. Verán, el vedismo, doctrina que se halla comprendida en los Veda (“saber”), estaba dirigido por los brahmanes sacrificadores, y dividió a la sociedad en cuatro castas. A su ritualismo se enfrentaron en el siglo XI a. de C. el budismo y el jainismo, que proponían una interiorización para conseguir la liberación personal. Jina, el fundador del jainismo, predicó el ascetismo, la no violencia y el yoga. El vedismo evolucionó hacia el hinduismo siguiendo dos vías: la especulación metafísica y la religión popular, de donde nació una tríada: Brama, principio de la creación; Visnú, principio de conservación, y Shiva, principio de destrucción. Pero me estoy desviando del tema, ¿no es así?

Veamos, ¿Qué miembro de la liga queda por mencionar? Está Tom Sawyer, que ciertamente no es un “gentleman” y menos “extraordinario” y fue claramente incluido para venderle el filme al público yankee. El amanerado y decadente Dorian Grey no resiste mayor análisis y en cuanto al esteriotipado villano, sólo puedo decir que es menos creíble que cualquiera de los enemigos de 007.

Ya he hablado en varias ocasiones de las dificultades que conlleva el “trasvasije” de un medio a otro y en el caso de LoEG este trasvasije alcanza proporciones insospechadas. La película es la adaptación de una obra que en sí ya es una adaptación de no uno, sino varios libros inconexos revisitados, además, bajo el prisma del cómic de superhéroes. ¿Es de extrañarse entonces que el resultado de todo esto haya sido tan irregular?

© 2004, Sergio Alejandro Amira.

Publicado originalmente en Calabozo del Androide #9, marzo 2004.

About these ads

Written by Amo del Calabozo

October 16, 2009 at 6:25 pm

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 34 other followers

%d bloggers like this: