El Calabozo del Amo del Calabozo

Cultura pop

X-Men: Animated Series vs X-Men Evolution

Hasta el momento se han producido para televisión dos series basadas en los X-Men (si descontamos ese bodrio conocido como Mutant-X, claro). Ambas, como suele ocurrir en estos casos de trasvasije, se toman bastantes libertades a la hora de adaptar el material que los inspira. ¿Cuáles son sus puntos fuertes?, ¿cuales sus debilidades?, ¿que tienen (o no tienen) en común con los cómics? That’s what you’ll find out next, True Believer.

X-Men: la primera mutación

Los X-Men debutaron en formato animado allá por 1988 en un capítulo para la serie Marvel Action Hour titulado Pryde of the X-Men (Orgullo de los X-Men) un retruécano que alude a Kitty Pryde, supuestamente la “protagonista” de este bochornoso estreno televisivo. No quería hacerlo, pero el rigor histórico me obligaba a mencionarlo. Ahora vamos por lo bueno.

X-Men hizo su debut en 1992 y fue producida por Saban y Graz Entertainment para el canal de televisión Fox Kids. Graz Entertainment realizó setenta y seis episodios de la serie antes de cerrar sus puertas, haciéndose cargo Saban de los últimos seis capítulos (el “cambio de mano” en el aspecto visual es notorio).

X-Men como ninguna otra serie animada de Marvel antes, logró estar en real sintonía con el espíritu de los cómics en que se basaba y estableció un nuevo estándar para las animaciones destinadas al segmento horario del sábado en la mañana convirtiéndose en la vara con la que serían medidos posteriores dibujos animados de acción/aventura en los EE.UU. Su éxito provocó el surgimiento de varias series de equipos de superhéroes. Algunas como Youngblood y CyberForce, nunca llegaron a ser transmitidas, mientras que otras como WildC.A.T.S. (de Jim Lee) y UltraForce, disfrutaron de una existencia muy corta siendo una de las razones del fracaso de estos proyectos sin duda el pobre material en el que se basaban, una suerte de recocido de los propios X-Men.

Originalmente, X-Men adoptó los personajes y algunas de las situaciones planteadas en ese momento en los cómics y los protagonistas de la formación televisiva respondieron a un criterio selectivo que supo de manera inteligente conjugar en un pequeño grupo a tres generaciones muy distintas de mutantes.

De los cinco miembros del equipo original de los X-Men quedaron tres: Jean Grey, Cíclope y Bestia. Jean fue la primera alumna de Xavier en los cómics, y si la elegían a ella debía forzosamente incluir a Cíclope, su eterno enamorado (esto les permitiría desarrollar algunas sub-tramas románticas que eventualmente captarían a un público femenino que no suele ver dibujos animados).

Bestia por otra parte estaba ahí para recordarnos que no todos los mutantes son tíos y tías de cuerpos y facciones perfectas, además de cumplir con el rol del “sabelotodo”; un tipo con la preparación científica necesaria como para explicar viajes en el tiempo y otros tópicos similares y con suficientes conocimientos en literatura como para lanzar una que otra cita de Ralph Waldo Emerson o Emilly Dickinson.

El porqué dejaron fuera de este equipo a Warren Worrington III alias Ángel o Arcángel es muy claro. Este débil personaje si ha tenido algún interés en los cómics ha sido sólo a partir de la amputación de sus alas y las alteraciones que en su anatomía hiciera el mutante inmortal En Sabah Nur mejor conocido como Apocalípsis (los seis capítulos en que Arcángel apareció en la serie fue justamente ligado a las maquinaciones del Gran A).

Ángel o Arcángel ha sido ignorado parcial y completamente de todas las encarnaciones posteriores de los X-Men, tanto en las dos películas de Singer como en Evolution y en el cómic Ultimate X-Men. Clara prueba del poco interés que despierta un personaje que no puede sostenerse por sí mismo.

Al Hombre de hielo, cuyo verdadero nombre es Bobby Drake, sólo lo vimos en un episodio y si bien este personaje poseía mayor potencial que Arcángel no se le echó de menos en lo absoluto.

De la formación que debutara en el ya mítico Giant-size X-Men #1 se eligieron a Wolverine y Tormenta. Coloso apareció en el episodio #8 y en el #17, Nightcrawler en el #44 y el #68. Ambos mutantes disfrutaron de un mayor protagonismo que Banshee, Thunderbird y Sunfire, que aparecieron sólo como “extras.”

De los personajes más recientes se incluyeron a Rogue y a Gambit (por razones similares a la de Jean y Scott) y a Júbilo, que pese a tener unos poderes bastante mediocres aportaba el elemento adolescente, además de ser la mejor amiga de Wolverine (según ella). Todo esto sin olvidarnos del Profe X y de un personaje creado especialmente para la serie: Morph. Posiblemente basado en Changelling, Morph nunca llegaría a ser incorporado al Universo Marvel regular, apareciendo sólo en la Era de Apocalípsis y luego en The Exiles.

Otro punto notable de esta serie es que se respetaron los uniformes y apariencia de los personajes tal y como aparecían en los cómics además de involucrar en las historias breves apariciones o cameos de personajes de otros títulos como Thor, El Dr. Extraño, Spider-Man, Ghost Rider, la Pantera Negra, los Vengadores, etc. Táctica conducente a recordarnos que los mutantes conforman sólo un pequeño fragmento de esa gran entelequia conocida como Universo Marvel.

Y así como la serie saltó del cómic a la televisión regresó al cómic al ser adaptadas las tres primeras temporadas de la serie bajo el título de X-Men Adventures (comenzando en noviembre de 1992). A partir de abril de 1999, el cómic pasó a llamarse Adventures of the X-Men y narraba historias originales dentro de esta misma continuidad. El título fue cancelado en marzo de 1997, poco después del término de la serie animada.

X-Men Evolution: evolución a la fuerza

X-Men Evolution debutó en Kids’ WB! el 4 noviembre del 2000 bajo la producción de Film Roman y su punto de partida es claramente la película (de cuyo éxito pretende capitalizar) y no los cómics como su antecesora. La serie es una especie de Buffy la Cazavampiros y las libertades que se toma en cuanto a los personajes y argumentos son algo que Lewald y los suyos jamás se hubiesen atrevido a perpetrar.

Algo así como el 80% de los personajes principales del cómic, la película y la primera serie están entre los veinte-treinta años (cierto dogma de las editoriales asegura que todos los superhéroes tienen veintinueve años a menos que se indique lo contrario), es decir, son adultos plenamente conscientes de sus acciones. En Evolution la proporción de adultos se invierte y nos quedamos con un 80% de adolescentes inmaduros aún aprendiendo a usar sus poderes. El equipo X está compuesto por Kitty Pryde, Nightcrawler, Jean Grey, Cyclops, Rogue, y un personaje que al igual que el Morph de la serie original, fue creado especialmente para el programa: Spike, al que hicieron sobrino de Tormenta.

Los únicos personajes que mantienen sus edades “reales” son Tormenta, Xavier, y Wolverine, los que vienen a ser algo así como el papá, la mamá, y aquel tío que aparece cuando le da la gana. En el Instituto de Xavier, los púberes son entrenados para utilizar sus poderes en combate (pareciera que los poderes mutantes no tuvieran otro uso), pero atienden clases regulares en la escuela de la ciudad vecina (la secundaria Bayville High). Supongo que la ejecutiva en jefe a la que hace mención Lewald quería a los jóvenes mutantes interactuando con humanos de su edad y no aislados en la mansión (de la cual sólo saldrían a cumplir sus “misiones”), como si de una especie de ghetto se tratase. Esta situación podría haberse evitado si, como se planteó en los últimos números de Generación X, la escuela hubiese estado abierta tanto a mutantes como humanos (los últimos costeando las becas de los primeros, no olvidemos que estas son escuelas privadas, lo que involucra grandes sumas de dinero).

Mystique, que en los cómics había empleado sus habilidades para posar como una funcionaria del pentágono, en la serie las usa para infiltrarse en una escuelita cuyo único valor estratégico parece radicar en que a ella atienden los alumnos de Xavier. Para matar el tiempo Mystique ensambla un grupo antagonista al de los X-Men compuesto por las versiones juveniles (e idiotas) de la Hermandad de Mutantes Malvados: Avalanche, Blob, Toad y Quicksilver. O sea, un patético conjunto de perdedores de los cuales sólo se salva el hijo de Magneto.

Estos mutantes “malvados” no asoman el menor atisbo de maldad limitándose sus fechorías a meras payasadas adolescentes que en la mayor parte de las ocasiones no representan ninguna amenaza seria. A decir verdad, no entiendo para qué diantres fueron agrupados por Mystique, en los cómics por lo menos tenían un objetivo claro, asesinar al senador Kelly (que en Evolution también ve disminuida su esfera de influencia al ser presentado como el director que reemplaza en el cargo a Mystique). Tan ambivalente es este grupito que uno de sus miembros (Avalanche) intenta unirse a los X-Men durante un tiempo mientras que una de las chicas-X (Boom-Boom) intenta lo mismo pero al revés.

Como bien menciona Lewald (ver anexo), los verdaderos villanos brillan por su ausencia limitándose a Magneto, Sabretooth, Mystique, y el debut y salida del Juggernaut en el mismo episodio. A fines de la segunda temporada aparece Mesmero y se hace alusión a Apocalípsis, pero este argumento no se desarrolla más allá de un capítulo.

La segunda temporada incorporaría nuevos estudiantes a las aulas de Xavier pero la presencia de villanos continuaría igual de escueta repitiéndose Magneto, Sabretooth y Mystique. Del Círculo del fuego infernal, Belasco, la isla viviente Krakoa, los Brood, Fabián Cortéz y los Acólitos, Graydon Creed y los Amigos de la Humanidad, la nación esclavizadora de mutantes Genosha, Siniestro y sus Marauders, los Morlocks, etc., etc., ni hablar.

La cosa se pondría interesante sólo en los dos últimos episodios de esta temporada donde Magneto ejecuta un plan para que los mutantes salgan del closet que involucra una batalla entre los X-Men contra un Centinela (sí, sólo uno) en medio de la ciudad. Trabajando para Magneto hacen su aparición Pyro, Coloso y Gambit, todos adolescentes. La Bruja escarlata tiene una pelea con su magnético padre, Cíclope desenmascara a Mystique que había estado posando como Xavier y en un saludo a los cómics, la mansión X es destruida en mil pedazos.

Lo más débil de la propuesta de Evolution, es que la opinión pública permanece totalmente ignorante con respecto a la existencia de los mutantes, algo que no ha ocurrido en ninguna de las demás adaptaciones del cómic original y que impide el desarrollo de las implicaciones segregacionistas y xenófobas. El lema de Xavier siempre ha sido el que humanos y mutantes coexistan en paz, pero parece extremadamente cómodo para los mutantes de Evolution hacerlo desde el anonimato, escondiendo y disfrazando su verdadera naturaleza como lo hace Nigthcrawler con el inductor de imágenes que le dio el profe X. Uno no sabe si acaso Xavier está esperando a que la raza humana se extinga para dar la cara o acaso gobernar desde las sombras como los Slans de A. E. Van Vogt.

Otra objeción: los personajes de Evolution aparecen más estereotipados aún que en los cómics, dos ejemplos: Cíclope y Jean. Scott es el líder porque es el chico blanco atlético que conduce un auto deportivo y no porque sea el más apto, punto. Jean Grey es la chica que toda adolescente desearía ser: bella, inteligente, alta, delgada, y porrista (de seguro que cualquier jovenzuela consultada estaría dispuesta a soportar el “molesto” asunto de los poderes psiónicos a cambio de poseer todas las características anteriores).

Pese que a Jean le gusta Scott, anda de novia con el capitán del equipo de Football, como dictaminan las leyes del cliché. De esta forma se establece un triángulo amoroso más “aceptable” bajo las leyes del casto mundo de Evolution que el mantenido por Cíclope, Jean y Wolverine tanto en las dos películas como en los cómics y la serie animada original (me imagino que Logan podría ser encarcelado sí se atreviera a insinuársele a una Jean menor de edad).

Lo peor de todo es que los responsables de Evolution no tienen empacho en convertir a la curvilínea y muy deseable Rogue en una chica anoréxica y medio gótica. El hecho de que Rogue fuera tan sensual hacía aún más terrible el hecho que nadie pudiera tocarla pero esto se pierde irremediablemente en su encarnación de Evolution, que sólo podría entusiasmar a un necrófilo.

Una sola cosa tiene a su favor Evolution con respecto a la serie original: la calidad de la animación. En todo el resto su antecesora la supera con creces, a ella y a todas las series de animación no-japonesas con la única excepción de los Transformers.

Anexo: algunas preguntas de rigor a Eric Lewald

Eric Lewald fue el editor ejecutivo de las historias de la serie animada y tuvo la gentileza de responder a algunas de nuestras preguntas:

Calabozo del Androide: ¿Cuál era tu relación con los X-Men antes de involucrarte en este proyecto?

Eric Lewald: Yo apenas conocía los cómics de los X-Men cuando empezamos, había leído Spider-Man, Hulk, los Cuatro Fantásticos, pero sólo ocasionalmente X-Men por lo que tuve que ponerme al día en un par de meses leyendo toneladas de cómics mutantes. Will Meugniot, Larry Houston y yo tratamos de usar los cómics como referencia y no algo que debiera ser adaptado, sentíamos como un verdadero deber el ser fieles al material impreso. Cuando los personajes y sus motivaciones estuvieron bien establecidos, mi equipo y yo comenzamos a adaptar algunas de las historias clásicas como la saga de Dark Phoenix, aunque “adaptar” no es la palabra más adecuada para nuestro trabajo, más bien podríamos decir que tomamos tan sólo la idea principal para luego buscar la mejor forma de contarla usando el formato animado.

CA: ¿Cómo fue vuestra relación con Fox Kids?

EL: En general fue buena. De entre la gente de Fox Kids tuvimos la suerte de trabajar con Sidney Iwander, un tipo de cuarenta años con el alma de un niño de nueve, que nos obligó a ir por las historias más profundas y significativas que hicieron de X-Men un título grandioso. El canal nunca pensó que la serie animada fuera tan exitosa, ya que había construido su audiencia con dibujos animados menos adultos. Luego de algunos retrasos en la producción, debutamos en enero, y desde esa semana y por tres años consecutivos Fox fue el canal infantil nº 1 y a partir de ese momento ya no nos presionaron más.

CA: Junto con la serie animada aquí en Chile debutó simultáneamente una línea de juguetes, yo en esa época ya era un fanático de los X-Men pero andaba algo corto de dinero y sólo pude comprarme una figura de Wolverine. Recuerdo haber visto unas bastante grandes, de cuarenta centímetros de alto por lo menos. Estaba Apocalípsis, Arcángel, Sabretooth, pero estoy divagando, disculpa. La pregunta es: ¿cuál fue la relación entre la serie animada y el merchandising en una época en que esto no era la motivación única para lanzar un dibujo animado como lo es hoy en día (léase Pokemon, Digimon, Yu-Gi-Oh!, etc.).

EL: A diferencia de lo que ocurría con gran parte de las series animadas y sus correspondientes líneas de juguetes, X-Men tuvo un periodo de merchandising relativamente muerto, por lo que no teníamos la presión de usar determinado juguete en la serie. Estábamos casi a mitad de la primera temporada cuando recibimos una llamada de una nueva compañía llamada Toy Biz (que luego terminaría siendo propiedad de Marvel Comics) que tenía pensado fabricar algunos juguetes de los X-Men. Nos dijeron que tenían tres o cuatro juguetes diseñados y nos preguntaron si podíamos incluirlos en la serie. Los juguetes en cuestión eran cosas como una Wolverinemoto, un Wolverinefono… Obviamente nos negamos a incluir este tipo de aparatos.

CA: ¿Hubo gente de Marvel involucrada en la elaboración de la serie?

EL: Uno que otro. Pese a que el contacto con Marvel era el editor en jefe Bob Harras, los productores de Saban decidieron contar además con la asesoría de Jim Lee, Scott Lobdell y Fabian Nicieza. Y como si esto fuera poco nos enviaron a quien junto a Jack Kirby creara a los X-Men en 1962: Stan Lee.

CA: ¿Cómo fue trabajar con este venerable dinosaurio?

LE: La relación que establecimos con Stan fue bastante curiosa ya que él realmente deseaba involucrarse, pese a que había estado alejado de los cómics por cerca de 10 años. Stan quería hacer cosas que podrían haber funcionado muy bien en cinco o seis páginas, pero que habrían tomado tres minutos de animación durante los cuales no en definitiva no habría estado ocurriendo nada en pantalla. Con unos veinte millones de dólares y total libertad Stan habría hecho una serie muy distinta, pero creo que finalmente aceptó nuestra línea de trabajo con una suerte de respeto mutuo.

CA: Por último, Eric, ¿qué opinas sobre X-Men: Evolution?

LE: No estoy involucrado en absoluto con la nueva serie de X-Men para WB, pero he hablado con los que sí lo están y es un proyecto difícil. Hay gente muy capaz trabajando en esta nueva serie, tienen un sólido editor de argumentos, excelentes animadores, y presupuestos más altos de lo que nosotros podríamos haber soñado, pero lamentablemente la nueva ejecutiva en jefe de WB ha tomado decisiones que harán que sea imposible que la serie sea fiel a los cómics. Ella proviene de Nickelodeon, admite que nunca le han gustado las animaciones de acción y aventura y ha decretado que los personajes no superen los dieciséis años. Los villanos serios deben ser ignorados y los conflictos entre los personajes dentro del equipo –el principal tema de nuestra serie­–, evitados. Evolution es más sobre los problemas de unos adolescentes en su últimos años de escuela que otra cosa. De hecho me llamaron cuando el primer editor argumental renunció al no poder soportar la frustración, pero le dije a Marvel que no veía posible hacer una serie de los X-Men bajo esas condiciones. Con suerte tal vez puedan llevar la serie hacia algo que los fans de X-Men puedan reconocer más fácilmente pero nadie de los que conozco cuenta con ello. Lamentablemente, y pese al buen trabajo que puedan lograr los talentos involucrados en Evolution, esta serie no será los X-Men sino otra cosa.

© 2003, Sergio Alejandro Amira.

Publicado originalmente en Calabozo del Androide #8 y Quintadimensión, febrero 2004.

About these ads

Written by Amo del Calabozo

September 19, 2009 at 2:33 pm

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 34 other followers

%d bloggers like this: